Breaking News

Suecia tuvo una tasa de mortalidad inferior a la de la mayor parte de Europa en 2020, a pesar de que no hubo confinamientos

Pocas personas fueron más criticadas en el 2020 que Anders Tegnell, el principal epidemiólogo de Suecia.

Pero el hombre que forjó el enfoque sueco de laissez-faire ante el COVID-19 al principio de la pandemia dice que los nuevos datos internacionales revelan una dura verdad sobre los controles gubernamentales.

“Creo que la gente probablemente evaluará con mucho cuidado estos confinamientos totales, y lo buenos que fueron realmente”, dijo Tegnell a Reuters en una entrevista reciente. “Es posible que hayan tenido un efecto a corto plazo, pero cuando lo miras a lo largo de la pandemia, surgen más y más dudas”.

Tegnell se refería a los datos publicados por Reuters que muestran que Suecia, que evitó los estrictos cierres adoptados por la mayoría de las naciones del mundo, experimentó un menor aumento de su tasa de mortalidad que la mayoría de los países europeos en 2020.

“Los datos preliminares de la agencia de estadísticas de la UE, Eurostat, recopilados por Reuters, muestran que Suecia tuvo un 7.7% más de muertes en 2020 que su media de los cuatro años anteriores. Los países que optaron por varios periodos de bloqueo estricto, como España y Bélgica, tuvieron el llamado exceso de mortalidad del 18.1% y el 16.2% respectivamente.

Veintiuno de los 30 países con estadísticas disponibles tuvieron un exceso de mortalidad superior al de Suecia. Sin embargo, Suecia lo hizo mucho peor que sus vecinos nórdicos, ya que Dinamarca registró sólo un 1.5% de exceso de mortalidad y Finlandia un 1.0%. Noruega no tuvo ningún exceso de mortalidad en 2020”.

Durante casi un año, Suecia estuvo a la cabeza del debate sobre cómo debían responder los gobiernos al coronavirus.

Los informes del pasado mes de abril mostraban que, a pesar de las críticas generalizadas por no haber adoptado un aislamiento gubernamental total, el COVID-19 había alcanzado lo que Tegnell describió como una “meseta” en Suecia.

“Si la caracterización de Tegnell resulta ser cierta, será toda una reivindicación para Suecia, que ha sido ampliamente denunciada por oponerse a la tendencia entre los gobiernos de imponer decretos draconianos de “refugios en casa” que han paralizado la economía mundial y han dejado a millones de personas sin trabajo”, informó Bloomberg.

Meses después, los datos mostraban que Suecia había conseguido “aplanar la curva”, en contraste con muchos otros puntos críticos del mundo.

Muchos críticos contraatacaron comparando la tasa de mortalidad de Suecia con la de sus homólogos nórdicos, Noruega y Finlandia, que tenían algunas de las tasas de mortalidad más bajas de Europa. Noruega y Finlandia, sin embargo, adoptaron políticas aún menos restrictivas que las de Suecia durante la mayor parte de la pandemia.

Los expertos en salud pública suecos afirman que las últimas estadísticas son una prueba más de que Suecia fue uno de los pocos países que acertaron con el virus. “Algunos creían que era posible eliminar la transmisión de la enfermedad cerrando la sociedad”, dijo Johan Carlson, Director de la Agencia de Salud Pública de Suecia. “Nosotros no lo creíamos y se ha demostrado que teníamos razón”.

Las pandemias son horribles y el COVID-19 es un virus horrible. (Yo mismo lo tuve hace poco y no fue divertido. Estuve gravemente enfermo durante días). Pero los legisladores de todo el mundo cometieron dos graves errores de cálculo cuando decidieron descartar las libertades fundamentales y adoptar los confinamientos.

En primer lugar, llegaron a la conclusión de que podían contener un virus mediante la planificación centralizada. No lo consiguieron, como demuestran numerosos estudios académicos.

En segundo lugar, los políticos olvidaron la realidad básica de los sacrificios, algo que el economista y politólogo James Harrigan reconoció al principio de la pandemia.

“En tiempos de crisis, la gente quiere que alguien haga algo y no quiere oír hablar de sacrificios. Este es el caldo de cultivo de las grandes políticas impulsadas por el mantra “si salva una sola vida”. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, invocó el mantra para defender sus políticas de confinamiento. El mantra resonó en todo el país, desde los consejos de condado hasta los alcaldes, pasando por los consejos escolares, la policía y el clero, como justificación para los cierres, los toques de queda y el distanciamiento social forzado.

Las personas racionales entienden que el mundo no funciona así. Independientemente de que lo reconozcamos, los sacrificios existen”.

Lo que Harrigan y Davies quieren decir es que las medidas políticas no siempre funcionan según lo previsto. A menudo conllevan una serie de consecuencias imprevistas, que pueden ser adversas o incluso destructivas.

“Toda acción humana tiene consecuencias intencionadas y no intencionadas”, explicaron Antony Davies y James Harrigan. “Los seres humanos reaccionan a cada norma, regulación y orden que imponen los gobiernos, y sus reacciones dan lugar a resultados que pueden ser muy diferentes de los que pretendían los legisladores”.

Una de las razones por las que Suecia tuvo una tasa de mortalidad más baja que la mayoría de sus homólogos europeos es porque sus dirigentes lo reconocieron. Como resultado, Suecia evitó gran parte de los daños colaterales asociados con los cierres, que incluyen dificultades económicas, aumento del suicidio, depresión por aislamiento social, abuso de alcohol y drogas, y otras consecuencias adversas para la salud pública.

Estados Unidos no lo hizo. Por ejemplo, el año pasado la salud mental en Estados Unidos alcanzó su nivel más bajo en 20 años. El CDC informa de un aumento de la depresión entre los jóvenes. Ha habido picos de suicidio y sobredosis de drogas,

A nivel mundial, hemos visto tendencias similares. El suicidio infantil está aumentando en todo el mundo, según declararon recientemente los médicos a Associated Press.

“Se trata de una epidemia internacional, y no la estamos reconociendo”, afirmó el Dr. David Greenhorn, que trabaja en la unidad de urgencias del Bradford Royal Infirmary de Inglaterra. “En la vida de un niño de 8 años, un año es un tiempo muy, muy, muy largo. Están hartos. No ven el final”.

Esto es desgarrador. También es enloquecedor porque los altos cargos de la salud pública estadounidense reconocieron al principio de la pandemia que los cierres prolongados podrían causar “daños irreparables”.

“No podemos permanecer encerrados durante un periodo de tiempo tan considerable que podría causar daños irreparables y tener consecuencias no deseadas, incluyendo las consecuencias para la salud”, dijo el año pasado a la CNBC el Dr. Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del país.

Fauci tenía razón. Por desgracia, a diferencia de Tegnell, no tuvo la valentía en sus convicciones. Y los estadounidenses pagaron el precio.

Fuente: Bles

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *