Breaking News

Sustancias plásticas en los océanos atraen por engaño a los cangrejos ermitaños que buscan comida

Nuevos estudios de investigadores de la Universidad de Hull (Reino Unido) han revelado que ciertas sustancias químicas procedentes de la contaminación de los océanos por plástico provocan confusión en los cangrejos ermitaños.

La ecóloga química Paula Schirrmacher explicó que «los cangrejos ermitaños pueden identificar erróneamente la oleamida«, que tiene «un sorprendente parecido con el ácido oleico, una sustancia química liberada por los artrópodos durante la descomposición», como resultado de lo cual creen que han detectado una fuente de alimento. 

La oleamida sintética se utiliza como aditivo en la producción de polímeros y tiene múltiples usos industriales. Además, lo desprenden los plásticos de polipropileno, utilizados en una gran cantidad de envases de alimentos. De forma natural se encuentra en el plasma sanguíneo humano y en las feromonas animales. 

«Nuestro estudio demuestra que la oleamida atrae a los cangrejos ermitaños. El ritmo de respiración aumenta significativamente en respuesta a bajas concentraciones de oleamida», indicó Schirrmacher. El aumento del ritmo de la respiración de los cangrejos ermitaños indica atracción. Así, los cangrejos ermitaños pueden recorrer cierta distancia en busca de un alimento solo para descubrir plástico en su lugar. 

«Los cangrejos ermitaños muestran una atracción conductual comparable a su respuesta a un estimulante alimenticio», agregó la ecóloga. Su equipo escribió en un artículo sobre la investigación que «los aditivos plásticos que imitan a los infoquímicos marinos pueden ser un problema que no se limita a los cangrejos ermitaños ni al olor asociado a la comida». 

«Las especies marinas pueden percibir la oleamida como una señal de alimentación, lo que aumenta potencialmente el consumo de microplásticos«, agregan.

En un estudio relacionado, otro equipo de investigadores, dirigido por Katharina Wollenberg Valero, examinó el impacto combinado del cambio climático y los plásticos en la vida oceánica. Uno de sus conclusiones consiste en que la contaminación por plásticos en los océanos, unida a la acidificación de los mismos, puede afectar de forma diferente a los mejillones macho y hembra.

Demostraron que los mejillones azules macho se vieron afectados sobre todo por el aumento de la temperatura, pero las hembras fueron más sensibles al DEHP, una sustancia química tóxica que se encuentra en muchos plásticos. La investigación concluyó que el aumento de la temperatura del mar, combinado con el incremento de la contaminación por plásticos, puede confundir sus ciclos de reproducción y, por tanto, repercutir en los índices de reproducción.

Fuente: RT

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *