Breaking News

Tribunal alemán levanta la obligatoriedad de mascarillas, distancia social, y tests para los niños en los colegios

El pasado 8 de marzo, el Tribunal del Distrito de Weimar, en el estado de Turingia (Alemania), ha dictaminado que la obligación de llevar mascarillas, mantener distancias mínimas y de realizar pruebas rápidas en las escuelas supone una amenaza para el bienestar mental, físico o emocional de los niños. Tan grave que, sin ninguna intervención, se puede prever con un alto grado de certeza daños importantes para los más jóvenes.

El juez declaró en su decisión: “Aquí hay tal riesgo. Porque los niños no solo están en peligro en su bienestar mental, físico y espiritual, sino que también están actualmente dañados por la obligación de usar mascarillas durante el horario escolar y de mantener la distancia entre ellos y otras personas. Como resultado, numerosos derechos de los niños y sus padres derivados de la ley se vuelven internacionales violados. Esto se aplica en particular al derecho al libre desarrollo de la personalidad y a la integridad física del artículo 2 de la Ley Fundamental, así como al derecho del artículo 6 de la Ley Fundamental a la educación y el cuidado de los padres (también con respecto a las medidas de atención de la salud y ‘objetos’ que deben llevar los niños.)»

La sentencia completa (Tribunal de Distrito de Weimar, decisión del 8 de abril de 2021, Az.: 9 F 148/21) consta de 178 páginas y es una declaración general con el reglamento COVID en las escuelas. 

«Se prohíbe a la administración escolar ordenar o prescribir lo siguiente a otros niños y alumnos enseñados en estas escuelas:

1. Usar máscaras faciales de todo tipo en clase y en las instalaciones de la escuela, en particular cubre boca y nariz, las llamadas máscaras calificadas (máscara quirúrgica o máscara FFP2) u otras,

2. Mantener distancias mínimas entre sí o con otras personas que vayan más allá de lo conocido antes de 2020,

3. Participar en pruebas rápidas para la determinación del virus SARS-CoV-2″

Como justificación, el juez afirmó: «Los niños son dañados física, psicológica y educativamente y sus derechos son vulnerados, sin beneficio alguno para los propios niños ni para terceros». 

El juez llegó a la conclusión de que los administradores de la escuela y los maestros no podían confiar en las regulaciones estatales en las que se basan las medidas. Esto se debe a que estas regulaciones son inconstitucionales y, por lo tanto, nulas. El juez lo justificó con el hecho de que violaron el principio de proporcionalidad y, por ende, el estado de derecho.

La sentencia señala: “De acuerdo con este principio, también conocido como la prohibición en exceso, las medidas previstas para lograr un fin legítimo deben ser adecuadas, necesarias y proporcionadas en el sentido más estricto, es decir, al sopesar las ventajas y desventajas logradas. Las medidas que no se basan en pruebas, contrariamente a la Sección 1 (2) de la IfSG, ya son inadecuadas para lograr el propósito fundamentalmente legítimo que persiguen, a saber, evitar la sobrecarga del sistema de salud o reducir la tasa de infección por el virus SARS-CoV-2. En cualquier caso, sin embargo, son desproporcionados en el sentido más estricto, porque las considerables desventajas / daños colaterales que causan no se compensan con ningún beneficio perceptible para los propios niños o para terceros ”, explicó el juez.

También señaló una “falta de beneficio del uso de mascarilla y el cumplimiento de las regulaciones de distancia para los propios niños y terceros”:

Para la condena del tribunal, resumió que la efectividad de las mascarillas para personas sanas en público no está probada por evidencia científica. Asimismo, la ‘protección a terceros’ y la ‘transmisión desapercibida’, con la que el RKI (Instituto Robert Koch) justificó su ‘reevaluación’, no están respaldadas por hechos científicos. 

La verosimilitud, las estimaciones matemáticas y las valoraciones subjetivas en las contribuciones de opinión no pueden reemplazar los estudios clínico-epidemiológicos basados ​​en la población. Los estudios experimentales sobre el rendimiento del filtro de las máscaras y las estimaciones matemáticas no son adecuados para demostrar la eficacia en la vida real. 

Las autoridades sanitarias internacionales están a favor de llevar máscaras en los espacios públicos, pero también dicen que no hay evidencia de estudios científicos al respecto. Más bien, todos los resultados científicos disponibles actualmente sugieren que las mascarillas no tienen ningún efecto sobre el proceso de infección. Todas las publicaciones que se citan como evidencia de la efectividad de las máscaras en espacios públicos no permiten esta conclusión. Esto también se aplica al llamado estudio de Jena.

El fallo sobre el estudio de Jena también establece: “Porque en el estudio de Jena, como la gran mayoría de otros estudios, es una estimación puramente matemática o un estudio de modelado basado en supuestos teóricos sin un seguimiento de contacto real, con autores del campo de la macroeconomía sin conocimiento en estudios epidemiológicos.

Como explicó en detalle el experto, no se tiene en cuenta la circunstancia epidemiológica decisiva de que los valores de infección ya cayeron significativamente antes de la introducción del requisito de mascarillas en Jena el 6 de abril de 2020 y no hubo relevancia a fines de marzo de 2020. Hubo más infección en Jena».

A juicio del juez, se señalan los peligros de llevar una máscara: “Como explica además el tasador, toda máscara debe usarse correctamente para que sea eficaz en principio. Las máscaras pueden convertirse en un riesgo de contaminación si se tocan. Sin embargo, por un lado, la población no los lleva adecuadamente y, por otro lado, muy a menudo se tocan con las manos. Esto también se puede ver en políticos que se pueden ver en televisión. A la población no se le enseñó cómo usar las mascarillas correctamente, no hubo explicación sobre cómo lavarse las manos en movimiento o cómo desinfectarlas eficazmente. Tampoco explicó por qué es importante la higiene de las manos y cómo tener cuidado de no tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos. La población quedó prácticamente sola con las máscaras. El riesgo de infección no solo no se reduce con el uso de la mascarilla, sino que aumenta con el manejo incorrecto de la mascarilla. En su informe, la experta explica esto en detalle, así como el hecho de que y por qué razones es «irreal» lograr el uso adecuado de las máscaras por parte de la población «.

La transmisión del coronavirus a través de “aerosoles” no es médicamente plausible y no está científicamente probada, prosiguió el juez: “Según la última presentación de las vías de transmisión por parte de la OMS (del 1 de diciembre de 2020), el nuevo coronavirus (como todos los demás virus respiratorios) transmitidos a través de (grandes) recipientes de secreciones respiratorias y a través del contacto directo e indirecto con las secreciones respiratorias de personas infectadas. No se puede descartar la transmisión de aerosoles fuera de la atención médica (donde se pueden usar medidas que produzcan aerosoles, como la succión endotraqueal abierta de pacientes intubados), pero un examen detallado de todos los grupos publicados, en el que los autores respectivos postularon o al menos consideraron probable la transmisión por aerosoles, sugirió, según la OMS, que la transmisión a través de las llamadas gotas grandes y / u objetos contaminados (es decir, el contacto) también podría explicar la transmisión de patógenos dentro de estos grupos. Las otras autoridades sanitarias internacionales (ECDC, CDC) también están de acuerdo en que el patógeno que causa COVID-19, al igual que otros patógenos respiratorios virales, se transmite principalmente a través de gotas grandes y por contacto [117, 118]. El RKI no se compromete y considera que la transmisión por aerosol es posible en principio, pero no enfatiza esta vía de transmisión [119]. El papel de la transmisión aérea en el SARS-CoV-2 no está al menos científicamente claro».

Las explicaciones de la política sobre máscaras, primero máscaras de tela en 2020, luego, desde principios de 2021, máscaras quirúrgicas o máscaras FFP2, carecían de una línea clara, según el fallo del juez. Las máscaras quirúrgicas y las máscaras FFP son máscaras médicas, pero tienen funciones diferentes y, por lo tanto, no son intercambiables: “O los políticos que tomaron estas decisiones por sí mismos no entendieron para qué tipo de máscara es básicamente adecuada, o no les importa sino el valor simbólico de la máscara. Desde el punto de vista del experto, las decisiones políticas enmascaradas son incomprensibles y, por decirlo suavemente, pueden describirse como inverosímiles «.

Con referencia al experto Prof.Dr. Kuhbandner escribe al tribunal que “hasta ahora no existe evidencia científica de alta calidad de que el uso de mascarillas pueda reducir significativamente el riesgo de infección. Según los hallazgos del experto, las recomendaciones del RKI y la guía S3 de los colegios profesionales se basan en estudios observacionales, pruebas de laboratorio sobre el efecto filtro y estudios de modelización, que solo aportan niveles de evidencia bajos o muy bajos, porque no existen niveles de evidencia realmente válidos. Las conclusiones sobre el efecto de tales estudios debido a la metodología subyacente pueden eliminarse de las máscaras en la vida cotidiana y en las escuelas. Además, los resultados de los estudios individuales son heterogéneos y los estudios observacionales más recientes también proporcionan resultados contradictorios «.

Además, según el juez, “la medida en que se puede reducir el riesgo de infección con el uso de una mascarilla en las escuelas es muy baja, porque las infecciones rara vez ocurren en las escuelas incluso sin mascarillas. En consecuencia, la reducción del riesgo absoluto es tan baja que no se puede combatir una pandemia de manera relevante con ella… Según el experto, el número supuestamente creciente de infecciones en niños en la actualidad se debe en realidad al hecho de que el número de pruebas en los niños ha aumentado drásticamente. Dado que el riesgo de infección en las escuelas es muy pequeño, incluso con un posible aumento de la tasa de infección con la nueva variante del virus B.1.1.7 en el rango asumido en los estudios, no es de esperar que que la propagación del virus en las escuelas está aumentando significativamente. Este pequeño beneficio se ve compensado por numerosos efectos secundarios potenciales relacionados con el bienestar físico, psicológico y social de los niños que muchos de ellos tendrían que sufrir para prevenir una sola infección. El experto los presenta en detalle, entre otras cosas, utilizando el registro de efectos secundarios publicado en la revista Pediatric Journal«.

Bajo el título “La inadecuación de las pruebas de PCR y las pruebas rápidas para medir la tasa de infección” dice en el juicio: “Ya el experto profesor y doctor en medicina a través de su informe (Kappstein) señala que solo se puede detectar material genético con la prueba de PCR utilizada, pero no si el ARN proviene de virus que son capaces de infectar y, por tanto, capaces de replicarse (= capaces de reproducirse).»

En su informe de experto en biología molecular, Kämmerer confirma que una prueba de PCR, incluso si se realiza correctamente, no puede afirmar si una persona está infectada con un patógeno activo o no. Debido a que la prueba no puede diferenciar entre materia «muerta» *, p. Ej. un fragmento de genoma completamente inofensivo como remanente de la lucha del propio sistema inmunológico del cuerpo contra un resfriado o gripe (tales fragmentos del genoma se pueden encontrar muchos meses después de que el sistema inmunológico se haya «ocupado» del problema) y materia «viva», es decir, un virus reproductivo «fresco». Por ejemplo, la PCR también se utiliza en medicina forense para reproducir ADN residual de residuos de cabello u otros materiales traza mediante PCR de tal manera que se pueda identificar el origen genético del perpetrador (es) («huella genética») «.

El juez continúa: “Incluso si todo se hace“ correctamente ”al realizar la PCR, incluidos todos los pasos preparatorios (diseño y establecimiento de la PCR, muestreo, preparación y ejecución de la PCR) y la prueba es positiva, esto no significa bajo ninguna circunstancia que la persona que dio positivo tenga una replicación del SARS-CoV -2 infectada y por lo tanto contagiosa = peligrosa para otras personas. Más bien, para determinar una infección activa con SARS-CoV-2, se deben utilizar métodos de diagnóstico adicionales, específicamente, como el aislamiento de virus que son capaces de replicarse.

Independientemente de la imposibilidad fundamental de determinar una infección por el virus SARS-CoV-2 con la prueba de PCR, los resultados de una prueba de PCR también dependen de las declaraciones del experto a partir de una serie de parámetros, que por un lado provocan incertidumbres considerables y por otro lado pueden manipularse de tal forma que se obtengan muchos o pocos resultados (aparentemente) positivos.

El «resultado» al final de la sentencia de 178 páginas dice:

“La compulsión impuesta a los escolares a llevar máscaras y a mantenerse alejados unos de otros y de terceros perjudica a los niños física, psicológica, educativa y en su desarrollo psicosocial, sin más que un beneficio marginal para los propios niños o terceros.

Las escuelas no juegan un papel importante en el evento de «pandemia».

Las pruebas de PCR y las pruebas rápidas utilizadas son por sí solas en principio y ni siquiera inicialmente son adecuadas para determinar una «infección» con el virus SARS-CoV-2.

Según las declaraciones del informe pericial, esto ya resulta de los propios cálculos del Instituto Robert Koch. Según cálculos de RKI, como el experto Prof.Dr. Kuhbandner explica, en las pruebas masivas con pruebas rápidas, independientemente de los síntomas, la probabilidad de estar realmente infectado si se obtiene un resultado positivo es solo del dos por ciento con una incidencia del 50. Eso significaría: por cada dos resultados de prueba rápida realmente positivos, habría 98 resultados de prueba rápida con falsos positivos, todos los cuales tendrían que volver a analizarse con una prueba de PCR.

No se puede imponer una compulsión (regular) para realizar pruebas masivas sin causa, en personas asintomáticas, es decir, personas sanas para las que ya falta la indicación médica, porque es desproporcionada al efecto que se puede lograr con ella. Al mismo tiempo, la obsesión regular de realizar un examen pone a los niños bajo presión psicológica, porque su capacidad para ir a la escuela se pone a prueba constantemente.

Basado en encuestas en Austria, donde no se usan máscaras en las escuelas primarias, pero se realizan pruebas rápidas tres veces por semana en todo el país, según las explicaciones del experto Prof.Dr. Bandner:

«100.000 estudiantes de primaria tendrían que soportar todos los efectos secundarios de llevar una mascarilla durante una semana para prevenir una sola infección por semana.»

«Describir este resultado como desproporcionado sería una descripción completamente inadecuada. Más bien, muestra que la legislatura estatal que regula esta área se ha alejado mucho de los hechos, que ha asumido dimensiones que parecen históricas.»

«Al ordenar tales medidas, se pone en peligro el bienestar de los niños. Por tanto, los profesores no pueden encargar estas medidas. No pueden invocar las ordenanzas estatales pertinentes y el citado decreto general, ya que, por su inadecuación para alcanzar los fines deseados, violan en cualquier caso el principio de proporcionalidad por su carácter desproporcionado y por tanto son inconstitucionales y nulos.»

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *