Breaking News

Un adolescente fue hospitalizado por coágulos en el cerebro tras la primera dosis de la vacuna de Pfizer

La madre del joven de 17 años, cuyos síntomas se descartaron inicialmente como un tirón muscular en el cuello, dijo que se arrepiente de su decisión de permitirle vacunarse.

Everest Romney, de 17 años, recibió la vacuna el 21 de abril y empezó a sentir dolor de cuello, fiebre y fuertes dolores de cabeza un día después. Su madre, Cherie Romney, dijo que el pediatra de su hijo desestimó inicialmente los síntomas como un tirón muscular en el cuello. Sin embargo, ella estaba convencida de que se trataba de algo más, informó ABC4 News.

Después de más de una semana de síntomas y de no poder mover libremente su cuello, la familia recibió este diagnóstico: dos coágulos de sangre dentro de su cerebro, y uno en el exterior.

«Ni en un millón de años me lo esperaba», dijo Romney. «Lo peor, lo peor, es que el médico venga y diga: ‘Bien, hemos encontrado dos coágulos de sangre dentro de su cerebro’. Lo más duro fue dejar que le pusieran esa inyección. Y antes estaba sano y bien. Pero lo cuestionas, no puedes evitar cuestionarlo cuando todo va mal».

Everest fue dado de alta de la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) el 5 de mayo, pero le queda un largo camino por recorrer. Su madre dijo que no está claro cuánto tiempo estará en el hospital. «Necesitábamos un milagro, todavía lo necesitamos. Pero creemos en los milagros», afirmó.

Romney no quiere desanimar a los padres para que dejen que sus hijos se vacunen porque cree que cada padre debe tomar la decisión por sus hijos, pero deseó que su elección hubiera sido diferente.

El Departamento de Salud de Utah, EE. UU., dijo a FOX 13 que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se encargan de investigar los posibles efectos secundarios de la vacuna.

«Al comparar el riesgo y los beneficios con las vacunas contra la COVID, animamos encarecidamente a nuestros pacientes a que se vacunen porque el riesgo es mucho menor que el de la enfermedad», dijo el Dr. Richard Orlandi, de la Universidad de Salud de Utah, en una conferencia de prensa.

Los CDC y Pfizer niegan los riesgos de coágulos de sangre, pero los estudios sugieren lo contrario

Después de administrar casi 100 millones de dosis de la vacuna de Pfizer, los CDC informaron de que, hasta el 12 de abril, no se había producido ni un solo caso relacionado con la formación de un coágulo de sangre en el cerebro.

La declaración de los CDC contradice numerosos informes de noticias, estudios, científicos y el propio sistema de la agencia para controlar las reacciones adversas, el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS).

Utilizando un criterio de búsqueda que incluía informes de coágulos de sangre asociados con trastornos de la coagulación, VAERS arrojó un total de 2.808 informes para las tres vacunas desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 30 de abril. De los 2.808 casos reportados, hubo 1.043 informes de trastornos de coagulación de la sangre atribuidos a Pfizer.

Como informó The Defender en abril, los científicos advirtieron a los funcionarios reguladores de los Estados Unidos ya en diciembre de 2020 que las vacunas Pfizer y Moderna COVID presentan riesgos de coagulación de la sangre similares a los de Johnson & Johnson.

Un estudio publicado en febrero en el Journal of Hematology examinó la trombocitopenia tras la vacunación de Pfizer y Moderna en respuesta a la muerte de un médico de 56 años de Florida, el primer paciente identificado que murió de una hemorragia cerebral 15 días después de recibir la vacuna de Pfizer.

Los investigadores examinaron 20 informes de casos de pacientes con trombocitopenia inmunitaria (PTI) tras la vacunación, incluidos 17 sin trombocitopenia preexistente, utilizando datos de los CDC, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., VAERS, informes publicados y comunicaciones con pacientes y proveedores de tratamiento.

Tras analizar los datos, los investigadores no pudieron excluir la posibilidad de que las vacunas de Pfizer y Moderna tuvieran el potencial de desencadenar PTI (Púrpura trombocitopénica idiopática: afección por la que el sistema inmunitario destruye las células sanguíneas que forman coágulos de sangre) y recomendaron una vigilancia adicional para determinar la incidencia de trombocitopenia tras la vacunación.

Un estudio publicado por la Universidad de Oxford descubrió que el número de personas que desarrollaron coágulos de trombosis del seno venoso cerebral (TSVC) después de las vacunas COVID fue aproximadamente el mismo para Pfizer, Moderna y AstraZeneca, la vacuna utilizada predominantemente en otras partes del mundo, y que los reguladores de la UE relacionaron con los coágulos de sangre.

Según el estudio de Oxford, 4 de cada millón de personas experimentaron TSV durante las dos semanas siguientes a la vacunación con la vacuna de Pfizer o Moderna, frente a 5 de cada millón de personas con la de AstraZeneca.

La Asociación de Médicos y Cirujanos Americanos identificó además 37 casos de personas que desarrollaron un raro trastorno plaquetario tras recibir la vacuna de Pfizer o Moderna, e informó a la FDA de que las vacunas de ARNm, a través de las proteínas de espiga, pueden tener «el potencial de causar lesiones microvasculares [inflamación y pequeños coágulos sanguíneos llamados microtrombos] en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones de formas que no se evaluaron en los ensayos de seguridad.» La FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) nunca respondió.

El 8 de diciembre de 2020, antes de que cualquier vacuna COVID recibiera la Autorización de Uso de Emergencia en los Estados Unidos, el médico formado en Harvard J. Patrick Whelan, M.D., Ph.D., escribió a la FDA sobre el potencial de las vacunas diseñadas para crear inmunidad a la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 «para causar lesiones microvasculares y coágulos de sangre en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones en formas que no fueron evaluadas en los ensayos de seguridad».

Whelan reconoció el potencial de las vacunas para detener rápidamente la propagación del virus -suponiendo que las vacunas demuestren que realmente previenen la transmisión, lo que tampoco se evaluó en los ensayos clínicos. Pero advirtió que «sería mucho peor que cientos de millones de personas sufrieran daños duraderos o incluso permanentes en su microvasculatura cerebral o cardíaca como resultado de no haber apreciado a corto plazo un efecto no deseado de las vacunas basadas en la proteína de la espiga completa en otros órganos».

El mes pasado, Johnson & Johnson se puso en contacto con Pfizer, Moderna y AstraZeneca para que se unieran a un estudio sobre el potencial de las vacunas COVID para provocar coágulos sanguíneos. Los responsables de AstraZeneca dijeron que estaban interesados, pero Pfizer y Moderna declinaron participar en el estudio.

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *