17 mins 6 meses
Estamos siendo CENSURADOS, por Favor Comparta ESTE ARTÍCULO:
Read Time:12 Minute

En 2008, se publicó en el sitio web de las Naciones Unidas un artículo que promocionaba los beneficios del hambre en el mundo para crear una fuerza laboral barata y motivada. El artículo reapareció recientemente en Twitter y se volvió viral; fue rápidamente retirado por la ONU en 24 horas.

El quid del artículo es que la clase de élite tiene una motivación distinta para no acabar con el hambre en el mundo, porque si todos están bien alimentados, es posible que no haya nadie dispuesto a proporcionar mano de obra barata y esclavizar algunos de los trabajos físicamente más exigentes y desagradables del planeta.

Si bien la ONU afirmó que el artículo era una sátira, su autor negó que fuera una pieza satírica y dijo que tenía la intención de crear conciencia de que algunas personas se benefician de la existencia del hambre en el mundo.

¿Qué podría ser bueno sobre el hambre en el mundo? Mucho, según un artículo escrito por el ahora jubilado profesor de ciencias políticas de la Universidad de Hawai George Kent. La historia se publicó por primera vez en 2008 y pasó desapercibida durante más de una década, a pesar de que, extrañamente, se publicó en el sitio web de las Naciones Unidas.1

No fue hasta que el artículo resurgió en Twitter que se volvió viral, y fue rápidamente eliminado por la ONU en 24 horas.2 En respuesta, Crónica ONU tuiteó:3

«Este artículo apareció en la Crónica de la ONU hace 14 años como un intento de sátira y nunca fue destinado a ser tomado literalmente. Hemos sido conscientes de sus fracasos, incluso como sátira, y lo hemos eliminado de nuestro sitio».

Kent, sin embargo, quien ahora es el editor adjunto de la revista World Nutrition, dijo a Newsbusters que este no es el caso. «Nunca tuve la intención de que fuera una sátira», dijo Kent. «No esperaba que se leyera como un elogio del hambre. Mi punto principal era y sigue siendo que algunas personas se benefician de la existencia del hambre en el mundo. Eso ayuda a explicar por qué el hambre es tan persistente en muchos lugares».4

«Nadie trabaja más duro que las personas hambrientas»

El quid del artículo de Kent, sátira o no, es que la clase de élite tiene una motivación distinta para no acabar con el hambre en el mundo, porque si todos están bien alimentados, puede que no haya nadie dispuesto a proporcionar mano de obra barata y esclavizar algunos de los trabajos físicamente más exigentes y desagradables del planeta.

«El hambre tiene un gran valor positivo para muchas personas. De hecho, es fundamental para el funcionamiento de la economía mundial. Las personas hambrientas son las personas más productivas, especialmente donde hay una necesidad de trabajo manual», escribió Kent, y agregó:5

«… Para aquellos que dependen de la disponibilidad de mano de obra barata, el hambre es la base de su riqueza … Gran parte de la literatura sobre el hambre habla de cómo es importante asegurar que las personas estén bien alimentadas para que puedan ser más productivas. Eso es una tontería. Nadie trabaja más duro que las personas hambrientas. Sí, las personas que están bien alimentadas tienen una mayor capacidad para la actividad física productiva, pero las personas bien nutridas están mucho menos dispuestas a hacer ese trabajo».

Kent escribió que la ONG Free the Slaves estima que 27 millones de personas en el mundo moderno podrían definirse como esclavos, lo que significa que no pueden alejarse de sus trabajos. Eso fue en 2008. En 2022, Free the Slaves afirma que 40 millones de hombres, mujeres y niños se ven obligados a trabajar en contra de su voluntad, generando $ 150 mil millones en ganancias anuales para los traficantes.6

Entre ellos, alrededor del 50%, o 21 millones, están atrapados en la esclavitud del trabajo forzoso en industrias que dependen del trabajo manual, como la agricultura, la ganadería, la tala, la minería, la pesca y la fabricación de ladrillos, y las industrias de servicios, como lavavajillas, conserjes, jardineros y criadas. Sin embargo, estas cifras no incluyen a las personas que son «esclavas del hambre», señala Kent, lo que podría, tal vez, aplicarse a cualquiera de nosotros:7

«No incluyen a las personas que podrían describirse como esclavos del hambre, es decir, aquellos que son libres de alejarse de sus trabajos pero no tienen nada mejor a lo que ir. ¿Tal vez la mayoría de las personas que trabajan son esclavos del hambre?

Para aquellos de nosotros en el extremo superior de la escala social, acabar con el hambre a nivel mundial sería un desastre. Si no hubiera hambre en el mundo, ¿quién araría los campos? ¿Quién cosecharía nuestras verduras? ¿Quién trabajaría en las plantas de renderizado? ¿Quién limpiaría nuestros baños? Tendríamos que producir nuestra propia comida y limpiar nuestros propios baños».

Yo diría que el número de esclavos es en realidad exponencialmente mayor debido a la deuda. Esto es especialmente cierto para la mayoría de los médicos que se han graduado en los últimos diez años. Están endeudados hasta los globos oculares de los préstamos escolares y trabajan en alguna clínica grande donde no tienen control ni autonomía y se ven obligados a seguir la narrativa. El incumplimiento resulta en la pérdida de su trabajo y la incapacidad de comprar alimentos o pagar por el refugio.

UN Predicts Total Societal Collapse

In addition to advertising how to create a cheaper workforce by leveraging world hunger, the U.N. released its 2022 Global Assessment Report on Disaster Risk Reduction (GAR2022), which paints a dismal picture of the future:8

“Risk creation is outstripping risk reduction. Disasters, economic loss and the underlying vulnerabilities that drive risk, such as poverty and inequality, are increasing just as ecosystems and biospheres are at risk of collapse. Global systems are becoming more connected and therefore more vulnerable in an uncertain risk landscape.”

The report warns that a perfect storm of disasters, economic vulnerability and ecosystem failures are occurring, which predict a coming global collapse if things don’t change — and fast. Noam Chomsky concurs, stating at the American Solar Energy Society’s 51st annual conference held June 21, 2022, “The challenge ahead is beyond anything humans have ever faced. The fate of life on the planet is now at hand.”9

The Bulletin of Atomic Scientists introduced the Doomsday Clock in 1947. It represents a countdown to global nuclear annihilation. During the height of the Cold War, it came its closest to midnight — 2 minutes — then cooled, stretching to 17 minutes by 1991.

In 2015, around the time the film was released, increased instability had moved the clock back to 3 minutes to midnight, due to modernizations in global nuclear weapons and “outsized nuclear weapons arsenals,” with world leaders failing to “act with the speed or on the scale required to protect citizens from potential catastrophe.”10

In an update released January 20, 2022, however, the Bulletin reported that the world is “at doom’s doorstep,” with the clock moving to just 100 seconds to midnight.11

According to Counterpunch, “It will be set again in January [2023], and Chomsky believes a good case can be made to move the second hand even closer to midnight, which is the final hour when humanity self-destructs, either with a bang or suffocation.”12 Some of the concern centers on the deterioration of rational discourse, with censorship reaching unprecedented levels.

Americans Are Being Kept in the Dark

Chomsky spoke with Counterpunch about the way Americans are being misled about the Russian invasion of Ukraine. While stating that it “should be clear that … [it] has no (moral) justification,” it was not an unprovoked invasion.

“Of course, it was provoked. Otherwise, they wouldn’t refer to it all the time as an unprovoked invasion,” he said. The background of the war, which is missing in mainstream media coverage, that provoked the invasion is NATO expansion. Chomsky explained:13

“This is not just my opinion, it is the opinion of every high-level US official in the diplomatic services who has any familiarity with Russia and Eastern Europe.

This goes back to George Kennan and, in the 1990s, Reagan’s ambassador Jack Matlock, including the current director of the CIA; in fact, just everybody who knows anything has been warning Washington that it is reckless and provocative to ignore Russia’s very clear and explicit red lines.

That goes way before (Vladimir) Putin, it has nothing to do with him; (Mikhail) Gorbachev, all said the same thing. Ukraine and Georgia cannot join NATO, this is the geostrategic heartland of Russia.”

What is particularly chilling is that Americans haven’t been allowed to hear this side of the story — and most are unaware that they’re being kept in the dark and fed propaganda. Chomsky continued:14

“By now, censorship in the United States has reached such a level beyond anything in my lifetime. Such a level that you are not permitted to read the Russian position. Literally. Americans are not allowed to know what the Russians are saying. Except, selected things.

So, if Putin makes a speech to Russians with all kinds of outlandish claims about Peter the Great and so on, then, you see it on the front pages. If the Russians make an offer for a negotiation, you can’t find it. That’s suppressed. You’re not allowed to know what they are saying. I have never seen a level of censorship like this.”

Are We Beyond the Point of No Return?

The late astrophysicist Enrico Fermi was certain that conditions existed on many planets that would support higher intelligence. The Fermi Paradox is that we’ve never been able to find them. One explanation, Chomsky noted, is that whenever higher intelligence developed, perhaps it has proven to be lethal, with self-annihilation possibly inherent with higher intelligence, which hasn’t yet gained the moral capacity to save itself.

“We are now confronted with whether that principle holds for modern humans,” Chomsky said.15 The U.N.’s landmark report seems to lean in its favour. According to an investigative report by Byline Times, a senior adviser to the U.N. Office for Disaster Risk Reduction who contributed to GAR2022 stated that the world had already “passed a point of no return,” and this wasn’t being communicated in the report, which was watered down before being released to the public.16,17

The person said, “The GAR2022 is an eviscerated skeleton of what was included in earlier drafts.”18 With even the U.N. appearing to dilute its own findings, Byline Times noted, “Like the fictional film Don’t Look Up, we are more concerned with celebrity gossip and political scandals, seemingly unable — or unwilling — to confront the most important challenge that now faces us as a species.”19

The World Is Heading for a Reset

We’re at a pivotal point in history, with many sensing that society is already on edge, and rising inflation, food costs and product shortages threaten to push it over the line. While we’re told that looming food shortages are primarily the result of climate change and the Russia-Ukraine conflict, the Rockefeller Foundation had already predicted this scenario in July 2020 and was calling for a revamp of the food system as a whole to address it.20

Their report, “Reset the Table,”21 was published just one month after the World Economic Forum (WEF) officially announced its plans for a “Great Reset,” and many of the contributors to the Foundation’s paper are WEF members.22 They intend for the current food system to fall apart, so they can then “solve” the problem by introducing a new system based on patented lab-grown synthetic and genetically engineered foods and massive insect farms.

Attacks are coming in from all sides, however, and the food supply isn’t all that they’re after. An influx of investors — including Wall Street — entered the housing market during the pandemic, drawn in by low mortgage rates, easy access to loans and enticing home appreciation.23

Ahora está claro que no solo los inversores, incluidos los peces gordos como Blackstone e iBuyers, que hacen ofertas instantáneas en efectivo en línea, incursionaron en el mercado de la vivienda durante la pandemia, sino que su participación puede haber sido fundamental para aumentar los precios y dificultar que el estadounidense promedio logre la propiedad de la vivienda.24

Si el estadounidense promedio es expulsado del mercado de la vivienda, y la mayoría de las viviendas disponibles son propiedad de grupos de inversión y corporaciones, usted se vuelve deudor de ellos como su propietario. Esto cumple parte del dictum de la «nueva normalidad» del Gran Reinicio, la parte en la que no poseerás nada y serás feliz. Esto no es una teoría de la conspiración; es parte de la agenda 2030 del WEF.25

En un mundo donde los alimentos naturales están siendo amenazados por contrapartes cultivadas en laboratorio, Bill Gates, cofundador de Microsoft, posee más tierras de cultivo que cualquier otra persona en los Estados Unidos.26 — y las mega empresas de gestión de activos están comprando tantas casas que algunos creen que los inversores de Wall Street podrían lograr el feudalismo en 15 años,27 el concepto de inanición que impulsa el trabajo adquiere un nuevo significado.

«No es de extrañar que la gente en el extremo superior no se apresure a resolver el problema del hambre», escribió Kent. «Para muchos de nosotros, el hambre no es un problema, sino un activo».28

Fuentes y referencias

1, 5, 7, 28 Internet Archive Naciones Unidas, Los beneficios del hambre en el mundo

2 Michigan Capitol Confidential 10 de julio de 2022

3 Twitter, Crónica ONU 6 de julio de 2022

4 Noticias de la USSA 12 de julio de 2022

6 Liberen a los esclavos, esclavitud hoy

8 UNDRR, Nuestro mundo en riesgo, GAR2022

9, 12, 15, 17 Contragolpe 8 de julio de 2022

10 YouTube, Jawadson, Ucrania en llamas Documental, 1:30

11 Boletín de los Científicos Atómicos 20 de enero de 2022

13, 14 Contragolpe 28 de junio de 2022

16, 18, 19 Byline Times 26 de mayo de 2022

20, 21 La Fundación Rockefeller restablece la mesa

22 ThreadsIrish junio 18, 2022

23, 24 Fortune 26 de junio de 2022

25 Forbes noviembre 10, 2016

26 New York Post 27 de febrero de 2021

27 Bitcoin.com, Noticias 11 de junio de 2021

Fuente Expose

Deja un comentario