Breaking News

Una mujer de 35 años muere de hemorragia cerebral 11 días después de recibir la vacuna J&J

La familia de Anne VanGeest dice que la mujer de 35 años estaba sana antes de ser vacunada, y que murió por complicaciones de la vacuna de Johnson & Johnson.

Anne VanGeest, de 35 años, murió el 19 de abril en el hospital Mercy Health Saint Mary’s de Grand Rapids, Michigan, EE. UU., a causa de una hemorragia cerebral subaracnoidea aguda, informó FOX 17.

«Con profunda tristeza compartimos la noticia del fallecimiento de Anne Anne (Annie), que tenía 35 años, era una madre, esposa, hermana e hija cariñosa», dijo la familia en un comunicado proporcionado por Lambert, una empresa de relaciones públicas de Grand Rapids que está prestando sus servicios a la familia de forma gratuita.

VanGeest recibió la inyección de J&J el 8 de abril, cinco días antes de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) pusieran en pausa la vacuna para investigar los informes de coágulos de sangre potencialmente peligrosos en mujeres que recibieron la inyección.

La familia de VanGeest dijo que su dolor de cabeza comenzó el 16 de abril, ocho días después de ser vacunada. Murió tres días después. Su certificado de defunción indica que fue una muerte natural, concretamente por una hemorragia subaracnoidea aguda, o sea, una hemorragia entre el cerebro y el tejido que lo rodea.

Los síntomas de los raros coágulos de sangre suelen aparecer entre seis y quince días después de recibir la vacuna.

«Estos síntomas iniciales son bastante vagos e inespecíficos», dijo el Dr. Tom Shimabukuro de la Respuesta COVID-19 del CDC. «(Es) principalmente dolor de cabeza, pero lo más importante es que los dolores de cabeza para estos comenzaron seis o más días después de la vacunación».

El médico de VanGeest presentó un informe al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) del CDC.

En un correo electrónico a la familia VanGeest, los CDC confirmaron que su muerte había sido reportada al VAERS, pero dijeron que el sistema no está diseñado para determinar si un evento adverso reportado fue causado por la vacuna.

«Cuando VAERS recibe informes de enfermedades graves o muertes después de la vacunación, el personal de VAERS se pone en contacto con el hospital en el que se trató al paciente para obtener los registros médicos asociados con el fin de comprender mejor el evento adverso», indicaron los del CDC.

Según el sitio web de los CDC, «los CDC hacen un seguimiento de cualquier informe de muerte para solicitar información adicional y conocer mejor lo ocurrido y determinar si la muerte fue consecuencia de la vacuna o no».

The Defender se ha puesto en contacto con el CDC en repetidas ocasiones desde el 8 de marzo para determinar cómo se llevan a cabo las investigaciones sobre las muertes notificadas, pero aún no ha recibido respuesta.

El 13 de abril, el CDC y la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) pidieron que se suspendiera inmediatamente el uso de la vacuna COVID de J&J, comercializada por la filial Janssen de la empresa, mientras investigaban al menos seis casos de un trastorno raro y grave llamado trombosis venosa cerebral (TVC).

La TVC se produce cuando se forma un coágulo de sangre en los conductos venosos del cerebro. El coágulo impide que la sangre salga del cerebro. Como resultado, las células sanguíneas pueden romperse y filtrar sangre a los tejidos cerebrales, formando una hemorragia.

El 14 de abril, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC aplazó la votación sobre el levantamiento de la pausa de la vacuna de J&J, prolongándola en la práctica a la espera de un análisis más profundo de los datos relativos a los coágulos sanguíneos en las personas que recibieron la vacuna.

El 23 de abril, el ACIP (Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización) votó por 10 a 4 para recomendar el levantamiento de la pausa de la vacuna J&J sin restricciones o una advertencia adicional sobre el riesgo de trastornos de la coagulación de la sangre después de analizar 15 casos de coágulos sanguíneos raros, incluyendo tres muertes, según una presentación de diapositivas compartida durante la reunión.

El ACIP dijo que la relación entre los coágulos de sangre y la vacuna COVID de J&J era «plausible», pero concluyó que los beneficios de la vacuna superan los riesgos. La FDA y el CDC votaron a favor de levantar la pausa, pero la FDA dijo que añadiría una etiqueta de advertencia sobre los trastornos de coagulación sanguínea potencialmente graves.

Las autoridades sanitarias de Dinamarca anunciaron el lunes que retirarían la vacuna de J&J del programa de vacunas del país tras concluir que los beneficios de la vacuna no superan el riesgo de coágulos sanguíneos.

El 30 de abril, Children’s Health Defense consultó los datos del VAERS en busca de una serie de acontecimientos adversos asociados a la formación de trastornos de la coagulación y otras afecciones relacionadas. VAERS arrojó un total de 1.845 informes para las tres vacunas desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 23 de abril.

De los 1.845 casos notificados, hubo 655 informes atribuidos a Pfizer, 577 informes a Moderna y 608 informes a J&J. Sin embargo, las autoridades sanitarias estadounidenses solamente reconocieron 15 casos de coágulos sanguíneos asociados a la vacuna de J&J en la reunión del 16 de abril.

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *