PREVENCIA

Seguridad | Salud | Prevención

Uno de cada 10 estudiantes de entre 12 y 19 años ha intentado suicidarse

7 minutos de lectura
Read Time:8 Minute

Nuevos datos sobre la precaria salud mental de los niños y adolescentes españoles tras la pandemia. En esta ocasión del estudio PsiCE, la mayor investigación hasta la fecha en el contexto educativo a nivel nacional e internacional, que ha comenzado a evaluar a más de 14.000 alumnos de ESO, Bachillerato y Formación Profesional, para hacer un retrato de su bienestar emocional. Con porcentajes a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, a través del Consejo General de la Psicología (COP), una primera muestra de la encuesta concluye que un 15,6% de esos escolares ha pensado en quitarse la vida y, un 9,3%, ha intentado suicidarse.

El estudio PsiCE (Psicología en Contextos Educativos) arrancó el pasado marzo y recoge información sobre problemas emocionales y comportamentales, depresión, ansiedad, afecto positivo y negativo, suicidio, bienestar emocional, autoestima, comportamiento prosocial, consumo de sustancias, regulación emocional, rendimiento académico…de los estudiantes españoles.

En la evaluación, que impulsa la Fundación Española para la Promoción y el Desarrollo de la Psicología Científica y Profesional, en colaboración con el Consejo General de Psicología y las comunidades autónomas, participan más de 14.000 alumnos de Andalucía, Galicia, Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Madrid, Asturias, Murcia, La Rioja o Santa Cruz de Tenerife.

Un 24,4 % de los estudiantes encuestados admite haber ido al psicólogo alguna vez.

Los profesionales ya tienen unas primeras conclusiones que escuecen tal y como vienen advirtiendo los expertos desde que estalló la pandemiaAsí lo explica Pilar Calvo, coordinadora del estudio, decana del Colegio Oficial de Psicología de la Rioja y responsable de Psicología Educativa del órgano colegial. A punto de finalizar la primera parte del estudio en seis comunidades -con una muestra aleatorizada actual de 6.046 alumnos de 12 a 19 años, un 46,4, varones y un 53,3% mujeres- la investigación que Calvo avanza para este diario indica, por ejemplo, que un 24,4% de los estudiantes admite haber ido al psicólogo alguna vez.

DESÁNIMO Y DEPRESIÓN

En cuanto a los sentimientos de desánimo y depresión, un 44% el total admite tenerlos y, que los padezcan a diario, un 9,8 responde de la misma manera. A la pregunta de si han tenido la idea de quitarse la vida, un 15,6% responde que sí. Y cuando se les cuestiona si han tratado de suicidarseun 9,3 responde también de forma afirmativa. Datos relevantes, explica Pilar Calvo, que se completan con otros igual de inquietantes: un 11,4% de los alumnos están ansiosos o alterados a diario y más de la mitad de los días, un 19,5% muestra ese desasosiego.

A la pregunta de si no han podido dejar de preocuparse a diario, un 14,4 responde que así es y un 20,3% que más de la mitad de los días están angustiados.

A la pregunta de si no han podido dejar de preocuparse a diario, un 14,4 responde que así es y un 20,3% que más de la mitad de los días están angustiados. «Con una preocupación excesiva casi todos los días nos encontramos a un 15% del alumnado y más de la mitad de los días, un 22,3. Sobre estar enfadado o irritado todos los días un 17,6%». Así lo desgrana la psicóloga Pilar Calvo en un primer avance del estudio que ha coordinado y que, explica, doblará la muestra y finalizará en unos meses.

Los psicólogos piden una intervención temprana para que esos trastornos no deriven en problemas crónicos de salud mental.

Por no ofrecer sólo datos dramáticos, Calvo aporta otros porcentajes, en este caso en torno a satisfacción con la vida: con una puntuación de 8, hasta un 21,4% de los alumnos dicen estarlo. Sin embargo, incide, las conclusiones anteriores son las que les preocupan y es por eso por lo que piden una intervención temprana para que esos trastornos no deriven en problemas crónicos de salud mental.

PLAN DE SALUD MENTAL

El pasado abril, la ministra de Educación y Formación ProfesionalPilar Alegría, avanzaba la creación de un Plan de Salud Mental, dotado con 5 millones de euros, que se llevará a cabo en colaboración con las comunidades autónomas. Enmarcado dentro del Plan de Acción 2021-2024 Salud Mental y COVID-19 -presentado por el Gobierno el pasado mes de octubre-, la hoja de ruta dará especial importancia a la formación del profesorado, proporcionándoles herramientas que les ayuden a identificar y actuar ante situaciones cada vez más comunes entre los alumnos tras una larga pandemia que ha dejado seriamente dañada su salud mental.

Con los porcentajes del estudio PsiCE, Calvo alude a esa estrategia del Gobierno para abordar el preocupante aumento de los trastornos mentales y de la conducta en los alumnos tras la crisis sanitaria. Un plan que no acaba de convencer a la comunidad escolar. Las medidas anunciadas por las distintas administraciones, son insuficientes, «por su infrafinanciación y su diseño inadecuado» para el COP y varias organizaciones de profesores, familias, estudiantes y sindicatos del ámbito educativo.

LA FIGURA DEL PSICÓLOGO EDUCATIVO

La responsable de la división educativa del COP explica que, desde la organización colegial -y ya antes de la pandemia- siempre han defendido instaurar la figura de los psicólogos educativos en los centros escolares para trabajar en la prevención y detección temprana. «¿Qué ha ocurrido?. Que con la pandemia toda esta problemática se ha disparado más. Además, desde 2020 la sociedad está reclamando que haya una atención a los trastornos que padecen la infancia y la adolescencia», apunta.

Unas niñas en la entrada de un colegio de Barcelona./MANU MITRU

Calvo alude a otros datos estremecedores como los recientemente presentados por la Fundación ANAR correspondientes a su Informe Anual Teléfono/Chat ANAR 2021 y que retratan con extrema crudeza, más allá de las estadísticas, los graves problemas que aquejan a muchos niños, niñas y adolescentes españoles. Una cifra sobresale por el dolor extremo que entraña: en 2021, la entidad trató a 4.542 menores por ideación o intento suicida o autolesiones. Cifras espeluznantes que hablan, también, de violencia de género, maltrato físico y psicológico, abusos sexuales, acoso escolar…que se traducen en trastornos de alimentación, duelo, adicciones, depresión, baja autoestima, ansiedad…

ORIENTACIÓN EDUCATIVA

Dentro de la orientación educativa, explica Calvo, hay psicólogos, pero también pedagogos y psicopedagogos. El peso de la atención psicológica no puede recaer en los profesores, advierte. «Tal y como está regulada formalmente, la orientación educativa no indica que se intervenga en estos problemas. En centros, tanto concertados como públicos, hay psicólogos, sí, pero necesitamos profesionales formados en problemas graves, como autolesiones o intentos de suicidio. La clave fundamental de la psicología educativa es trabajar en el contexto y con quienes intervienen en ese contexto. Es importante la coordinación con tutor, profesores, familias, compañeros…», apunta.

La ministra de Educación, Pilar Alegría, en una rueda de prensa. /ALBERTO ORTEGA / EUROPA PRESS

«La orientación educativa es muy importante y está contribuyendo a solucionar muchas cuestiones, pero lo que queremos transmitir es que la complejidad de los problemas hacen que sea necesario contar en el sistema educativo con profesionales expertos (psicólogos) que permita evaluar con precisión, detectar e intervenir lo antes posible. La orientación está bien, pero no cubre toda la problemática», insiste Pilar Calvo.

El COP pide la figura del psicólogo educativo hasta alcanzar una ratio de un especialista por cada 500 alumnos.

El COP reclama la existencia de esa figura del psicólogo educativo hasta alcanzar una ratio de un especialista por cada 500 alumnos. Consideran que las administraciones deben incorporar progresivamente a estos profesionales a las plantillas de los centros educativos, donde sus programaciones deben reservar tiempos y espacios adecuados para el desarrollo de esos programas de evaluación e intervención, dirigidos a mejorar las competencias emocionales y el bienestar del profesorado, alumnado y familias.

ESCASA FINANCIACIÓN

Además, desde la organización colegial critican que la financiación de 5 millones de euros prevista por el Ejecutivo es insuficiente. Pilar Calvo detalla que se traduciría en una inversión de apenas 14 céntimos por alumno. Ante esto, el Consejo General de la Psicología (COP) y varias organizaciones de profesores, familias, estudiantes y sindicatos del ámbito educativo -CANAE (Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes) CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado), el sindicato STEs, el Sindicato de Estudiantes o CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos) han dado a conocer esta misma semana un manifiesto para mejorar el bienestar de la comunidad educativa.

No saturar los centros; cubrir «eficaz y rápidamente» las bajas laborales de los docentes o reducir las ratios de alumnado, son algunas de las propuestas.

En el documento suscrito de forma conjunta, indican que el Consejo Escolar del Estado es conocedor de esta situación y ha planteado que las administraciones deben atender los problemas relacionados con la salud mental. Pero, matizan los firmantes, es preciso que existan unas condiciones más saludables en los centros educativos: no saturarlos con excesos de grupos de alumnado; cubrir «eficaz y rápidamente» las bajas laborales de los docentes o reducir las ratios por docente, incrementando el número de profesores contratados.

Fuente: epe.es

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.