4 mins 5 meses
Estamos siendo CENSURADOS, por Favor Comparta ESTE ARTÍCULO:
Read Time:2 Minute

«Como Pastor y Sucesor de los Apóstoles, no puedo no condenar con la mayor fuerza las escandalosas palabras de Paglia, que contradicen el Evangelio y la enseñanza de los Romanos Pontífices».

El Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, Vincenzo Paglia, en el curso de una entrevista concedida al canal de televisión italiano RaiTre el 26 de agosto (aquí), se refirió a la infame Ley 194 que legaliza el aborto como «un pilar de nuestra vida social», escandalizando a millones de católicos italianos que son fieles al Magisterio y todavía son conscientes de las ardientes palabras de Juan Pablo II contra ese horrible crimen, que solo en Italia ha sacrificado a más de seis millones de niños inocentes en el altar del egoísmo y la ideología liberal anticristo. 

La justa indignación del cuerpo eclesial en respuesta a las declaraciones del Presidente de una Academia fundada por Juan Pablo II precisamente para oponerse al aborto va acompañada del aplauso de los defensores de la «salud reproductiva» y de la «interrupción del embarazo», que siempre están dispuestos a acusar a la Iglesia de injerencia cuando habla con la voz de Cristo, pero sin embargo, ofrecen elogios tan pronto como sus peores exponentes se prostituyen al pensamiento alineado del mundo y adoptan los principios inhumanos del neomalthusianismo como propios. 

Como Pastor y Sucesor de los Apóstoles, no puedo no condenar con la mayor fuerza las escandalosas palabras de Paglia, que contradicen el Evangelio y la enseñanza de los Romanos Pontífices. 

El Nuevo Orden Mundial, las Naciones Unidas, la OMS, la Unión Europea, el Foro Económico Mundial, la Comisión Trilateral, el Club Bilderberg y todas las organizaciones que siguen la Agenda 2030 consideran el asesinato bárbaro del niño inocente en el vientre de la madre como un derecho, como un «pilar de la vida social». Es emblemático y revelador que la secta de apóstatas que infestan la Jerarquía Católica y han ocupado sus niveles más altos se encuentren alineados con las posiciones ideológicas de los enemigos de Cristo, no solo en temas que aparentemente no están conectados – como la narrativa psico-pandémica y la ideología verde – sino también en la negación de los fundamentos mismos de la Ley Natural, incluido el respeto por la vida desde la concepción hasta la muerte natural.  

Es desconcertante que nadie entre mis hermanos en el episcopado, y menos aún entre los miembros del Colegio Cardenalicio, se atreva a alzar la voz para condenar las delirantes palabras de Paglia y pedir su renuncia inmediata a la Pontificia Academia para la Vida. 

Que los fieles, amonestados por buenos sacerdotes, se alejen de estos lobos vestidos de oveja y oren al Señor pidiéndole que intervenga para salvar a su Iglesia, ocupada por un Sanedrín de hombres corruptos y pervertidos que continúan crucificando a Jesucristo en su Cuerpo Místico.  

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

27 agosto 2022

Deja un comentario