Breaking News

Violaciones en grupo, torturas, y sustracción de órganos: El infierno que vivió una mujer en una prisión china

Una sobreviviente de uno de los modernos campos de concentración de China ha revelado las palizas, violaciones y «desapariciones» que presenció tras la alambrada. 

Sayragul Sauytbay nació en la provincia noroccidental de China y se formó como médico antes de ser nombrada como funcionaria superior.

Kazaja, pertenecía a una de las minorías étnicas de China que vivían en lo que se conocía como Turkestán Oriental hasta que Mao Zedong lo anexó y lo rebautizó como Xinjiang en 1949.

La vida de esta madre de dos hijos dio un vuelco en noviembre de 2017 cuando se le ordenó entrar en un campo de concentración para enseñar a los prisioneros, en su mayoría kazajos y uigures, en uno de los 1.200 gulags que se calcula que existen en la región.

Se calcula que los campos de concentración de Xinjiang albergan a tres millones de kazajos y uigures que son sometidos a experimentos médicos, torturas y violaciones.

Los investigadores internacionales creen que el régimen chino intenta exterminar a las minorías étnicas. El PCCh afirma que los campos son «centros de formación profesional» y que los residentes están allí por su propia voluntad. 

Sauytbay fue puesta a trabajar en uno de estos campos «reeducando» a los internos en la lengua, la cultura y la política chinas. 

Ahora ha expuesto con valentía el perverso sistema en el libro The Chief Witness: Escape from China’s Modern-Day Concentration Camps, escrito con la periodista Alexandra Cavelius. 

A los reclusos se les afeitaba la cabeza y apestaban a sudor, orina y heces, ya que se les mantenía en condiciones de hacinamiento y se les permitía ducharse una o dos veces al mes.

Sauytbay vio evidencias de la sustracción de órganos y cuenta que a una mujer de 84 años le arrancaron las uñas después de que negó haber hecho una llamada telefónica internacional.

La obligaron a ver cómo los guardias violaban a una mujer de poco más de 20 años después de que ésta confesara haber enviado un mensaje de texto con felicitaciones navideñas musulmanas a una amiga cuando estaba en el noveno curso.

Sauytbay fue literalmente obligada a firmar su propia sentencia de muerte, aceptando que se enfrentaría a la pena de muerte si revelaba lo sucedido en la prisión o rompía alguna norma. 

Durante su internamiento, Sauytbay también tuvo acceso a información secreta que revelaba los planes a largo plazo del Partido Comunista para socavar sus minorías y las democracias de todo el mundo.

Entre los secretos de Estado que leyó en papeles con el sello «Documentos clasificados de Pekín» estaba el verdadero propósito de los campos de Xinjiang, esbozado en un plan de tres pasos.

  1. El primer paso establecido entre 2014-2015 era «asimilar a los que están preparados en Xinjiang, y eliminar a los que no lo están». 
  2. Segundo paso sería entre 2025-2035: «Una vez completada la asimilación dentro de China, se anexarán los países vecinos».
  3. El paso tres se extiende desde el 2035 al 2055: “Después de la realización del sueño chino viene la ocupación de Europa”.

Tras su liberación en marzo de 2018, Sauytbay escapó de Xinjiang a Kazajistán, donde se reunió con su marido y sus hijos antes de huir a Suecia.

Tras revelar lo que Sauytbay describe como «el mayor encarcelamiento sistemático de un solo grupo étnico desde el Tercer Reich», vive con la amenaza constante de represalias.

Sauytbay, que ahora tiene 44 años, está físicamente destrozada y tiene pesadillas sobre su estancia en el gulag, oyendo a los prisioneros torturados gritar «sálvanos, por favor, sálvanos»..

Lo que sigue es un extracto editado de El testigo principal: Escape from China’s Modern-Day Concentration Camps, de Sayragul Sauytbay y Alexandra Cavelius.

LA SUSTRACCIÓN DE ÓRGANOS HUMANOS «HALAL».

En el departamento médico prestaban especial atención a los expedientes de personas jóvenes y fuertes. Al principio, era muy ingenua y sólo más tarde me pregunté por qué siempre se marcaban los expedientes de personas fundamentalmente sanas.

¿Habían preseleccionado a estas personas para la extracción de órganos? ¿Órganos que los médicos extraerían después sin consentimiento? Era un hecho que el Partido tomaba órganos de los prisioneros.

Varias clínicas del Turquestán Oriental comerciaban con órganos. En Altai, por ejemplo, era sabido que muchos árabes preferían los órganos de sus compañeros musulmanes, porque los consideraban «halal». Pensé que tal vez también comerciaban con riñones, corazones y partes del cuerpo utilizables en el campamento.

Después de un tiempo, me di cuenta de que estos jóvenes y sanos reclusos desaparecían de la noche a la mañana, llevados por los guardias, aunque su puntuación no había bajado. Cuando lo comprobé más tarde, me di cuenta con horror de que todos sus expedientes médicos estaban marcados con una X roja.

«LOS CRUDOS GRITOS DE UN ANIMAL MORIBUNDO»

Estuve de centinela hasta la una de la madrugada. A medianoche, tenía que permanecer en el lugar que me habían asignado en la gran sala durante una hora. A veces cambiábamos de lado con los otros centinelas.

Siempre nos colocaban detrás de una línea dibujada en el suelo. En raras ocasiones también había algunos reclusos alineados allí, pero siempre había un guardia junto a cada uno de ellos. “No podemos permitir bajo ningún concepto una fuga”, insistían. No es que la fuga parezca probable. Todas las puertas tenían múltiples cerraduras. Nadie podía salir.

Nunca había escuchado algo así en toda mi vida. Gritos como ese no son algo que se olvida 

Si, por casualidad, uno de los prisioneros lograba escapar, continuaron, no debíamos dejar que la noticia se difundiera por el campo.

Me quedé mirando la garita de cristal de enfrente. Detrás estaba la escalera. Enseguida me di cuenta de que debía de haber varios niveles inferiores, porque el personal administrativo a menudo tardaba mucho en ir a buscar las cosas al «piso de abajo», incluso cuando se les ordenaba que se dieran prisa.

La escalera también estaba cerca de la «sala negra», donde se torturaba a la gente de las formas más abominables. Después de dos o tres días en el campo, oí por primera vez los gritos, que resonaban por toda la enorme sala y se colaban por todos los poros de mi cuerpo. Me sentí como si estuviera al borde de un abismo vertiginoso.

Nunca había escuchado algo así en toda mi vida. Gritos como ese no son algo que se olvida. En cuanto los oyes, sabes qué tipo de agonía está experimentando esa persona. Sonaban como los gritos crudos de un animal moribundo.

HACER DESAPARECER A LOS MUERTOS

Ya he descrito un tipo de documento confidencial: el que acaba convertido en cenizas. Pero algunos temas controvertidos no estaban destinados a la enseñanza, así que adoptaron un enfoque diferente. Ni siquiera los guardias de la sala podían saber el contenido de estos documentos, y así una noche me encontré inmóvil en un pequeño despacho, leyendo en silencio la Instrucción 21.

También aquí los agentes observaban mis expresiones faciales, tratando de averiguar cómo reaccionaba ante el contenido. Pero había aprendido la lección. Por muy atroz que fuera el mensaje, mi cara no mostraba ninguna respuesta.

«Todos los que mueran en el campo deben desaparecer sin dejar rastro». Ahí estaba, tan claro como el día, en una jerga oficial, como si estuvieran hablando de deshacerse de la comida estropeada. No debe haber signos visibles de tortura en los cuerpos. Cuando un prisionero era asesinado, o moría de alguna otra manera, debía mantenerse en absoluto secreto. Cualquier evidencia, prueba o documentación debía ser destruida inmediatamente. Estaba estrictamente prohibido hacer fotos o grabaciones de vídeo de los cadáveres. Los familiares debían ser engatusados con vagas excusas sobre la forma de la muerte; y en ciertos casos, explicaban, era aconsejable simplemente no mencionar nunca que habían muerto.

LA CÁMARA DE TORTURA «LA HABITACIÓN NEGRA»

Durante la «clase», me di cuenta de que varios prisioneros gemían y se rascaban hasta sangrar. No podía saber si estaban realmente enfermos o se habían vuelto locos. Mientras abría y cerraba la boca, apenas me escuchaba hablar de nuestro abnegado patriarca Xi Jinping, que «transmite el calor del amor con sus manos», varios de los «alumnos» se desplomaron inconscientes y se cayeron de sus sillas de plástico.

Muchos reclusos, atados por las muñecas y los tobillos, fueron atados a sillas que tenían clavos que sobresalían de los asientos

En situaciones de amenaza, los seres humanos tenemos una especie de interruptor en el cerebro que funciona como un fusible en un circuito eléctrico. En cuanto el nivel de angustia que experimentamos supera la capacidad de nuestros sentidos, simplemente nos desconectamos: para evitar que nos volvamos locos de miedo, perdemos la conciencia in extremis.

Cuando esto ocurría, los guardias llamaban a sus colegas de fuera, que entraban corriendo, agarraban al prisionero inconsciente por ambos brazos y lo arrastraban como a un muñeco, con los pies arrastrados por el suelo. Pero no sólo se llevaban a los prisioneros inconscientes, los enfermos y los locos. De repente, la puerta se abría de golpe y hombres fuertemente armados entraban en la habitación. Sin motivo alguno. A veces era simplemente porque un prisionero no había entendido una de las órdenes del guardia, emitidas en chino.

Estas personas eran de las más desafortunadas del campamento. Podía ver en sus ojos cómo se sentían: esa tormenta de dolor y sufrimiento. Oír sus gritos de auxilio en los pasillos después nos helaba la sangre en las venas y nos ponía al borde del pánico. Eran prolongados, constantes, prácticamente insoportables. No había un sonido más doloroso.

Vi con mis propios ojos los diversos instrumentos de tortura en la «habitación negra». Las cadenas en la pared. A muchos presos, atados por las muñecas y los tobillos, los ataban a sillas que tenían clavos clavados en los asientos. Muchos de los torturados nunca volvieron a salir de esa sala; otros salieron a trompicones, cubiertos de sangre.

ARRANCANDO LAS UÑAS DE LAS MANOS Y DE LOS PIES 

El espacio, de unos veinte metros cuadrados, parecía un cuarto oscuro. Una franja negra desordenada de unos treinta centímetros de ancho había sido pintada en la pared justo encima del suelo, como si alguien la hubiera untado con barro. En el centro había una mesa de tres o cuatro metros de largo, repleta de todo tipo de herramientas y dispositivos de tortura. Tasers y garrotes policiales de diversas formas y tamaños: gruesos, finos, largos y cortos. Varillas de hierro utilizadas para fijar las manos y los pies en posiciones agónicas a la espalda de una persona, diseñadas para infligir el máximo dolor posible.

 Las paredes también estaban colgadas con armas y utensilios que parecían de la Edad Media. Había herramientas que eran utilizadas para arrancar las uñas de las manos y de los pies, y un palo largo, un poco como una lanza, que había sido afilado como una daga en un extremo. Lo utilizaban para clavarse en la carne de una persona.

En un lado de la sala había una hilera de sillas diseñadas para diferentes fines. Sillas eléctricas y sillas de metal con barras y correas para impedir que la víctima se moviera; sillas de hierro con agujeros en el respaldo para poder girar los brazos hacia atrás por encima de la articulación del hombro. Mi mirada se paseó por las paredes y el suelo. Cemento áspero. Gris y sucio, repugnante y confuso, como si el mismísimo mal estuviera acurrucado en aquella habitación, alimentándose de nuestro dolor. Estaba segura de que moriría antes del amanecer.

Fuente: Tierra Pura

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *