Breaking News

Violencia en Colombia: lugareños luchan contra la mafia indígena con machetes

Los lugareños en Cali, Colombia, respondieron a la afluencia de cientos de indígenas que protestaban en sus complejos residenciales con armas de fuego y machetes el domingo, un testimonio del descontento civil generalizado con el manejo del gobierno de los disturbios de izquierda en todo el país la semana pasada.

Las protestas comenzaron la última semana de abril en toda Colombia contra las reformas tributarias propuestas por el presidente Iván Duque. Si bien Duque se identifica como un miembro conservador del partido Centro Democrático del ex presidente Álvaro Uribe, sus reformas incluyen aumentos de impuestos significativos y progresivos que indignaron tanto a los conservadores como a los progresistas. El 2 de mayo, Duque anunció que ya no seguiría con las subidas de impuestos.

El anuncio de Duque no impidió que una coalición de grupos de extrema izquierda lanzara un «paro nacional» para dañar la economía del país, pidiendo bloqueos de carreteras y protestas masivas en todo el país. El «paro nacional» ha atraído en particular violencia contra la policía, incluido el bombardeo de decenas de comisarías de policía en Cali, Bogotá y otras ciudades importantes, e incidentes de manifestantes que prendieron fuego a agentes de policía. Como resultado, los agentes de policía no han podido ejercer plenamente sus funciones por temor a los ataques de turbas.

Cali, en el oeste de Colombia, ha sufrido gran parte de lo peor del «paro nacional». Los bloqueos de carreteras han provocado escasez de productos clave como la gasolina: el 90 por ciento de sus estaciones de servicio sufrieron ataques de izquierda. En la primera mitad de la semana pasada, los ataques de saqueo a comercios y comisarías llevaron a la población civil a recoger armas de fuego y enfrentarse a los asaltantes de izquierda.

Una versión de esa escena pareció repetirse el domingo, cuando autobuses que transportaban a cientos de personas que se identificaban como manifestantes indígenas entraron en el área metropolitana. Según el diario colombiano El Tiempo , el grupo indígena que organizaba el evento buscaba participar en el “paro nacional” y comenzó a bloquear una carretera importante, indignando a los lugareños. Según los informes, algunos de ellos también comenzaron a atacar complejos de condominios locales. En medio del caos, grupos de civiles armados surgieron para proteger el barrio, en la localidad de Jamundí.

“Según los informes, los hechos violentos comenzaron en medio de la [carretera] Panamericana… los ciudadanos discutieron con los indígenas y algunos civiles sacaron machetes. Luego, los indígenas bloquearon la carretera con un autobús de dos pisos ”,  relató El Tiempo . Según los informes, los autobuses se dirigían a Cali propiamente dicha. Las amenazas con machete se convirtieron en disparos, que la mayoría de las fuentes colombianas coinciden en que fueron disparados por los lugareños contra los manifestantes indígenas. Según los informes, los disparos provocaron una reacción indignada por parte de los manifestantes, que comenzaron a atacar vehículos y residencias en la zona. La policía informó la quema de al menos dos camiones y daños significativos a varios otros vehículos, incluidos algunos con personas dentro de ellos que simplemente intentaban conducir por la Panamericana.

El Tiempo informó que, al cierre de esta edición del lunes, las autoridades identificaron a diez personas heridas, ocho de ellas entre los manifestantes indígenas.

La Policía Metropolitana de Cali acusó al grupo indígena de “incitar al terrorismo” al atacar domicilios y confirmó denuncias de vehículos volcados y quemados. Los medios de comunicación colombianos publicaron varios videos la noche del domingo y el lunes, aparentemente tomados a través de un dron, que muestran a grandes grupos de manifestantes aparentemente robando residencias y atacando a personas en sus casas poco antes de que comenzara el tiroteo. Los lugareños dijeron a NTN24, una red de noticias venezolana, que los manifestantes indígenas nos estaban «reteniendo como rehenes en nuestros propios hogares».

“En nuestra unidad, tuvimos que estacionar los autos al frente para evitar que la gente entrara, pero de todas formas amenazaron al portero con armas y lograron ingresar al área común”, un testigo anónimo en uno de los condominios que atacó la turba. dijo a El País de Colombia  «Rompieron las ventanas de varios camiones y destruyeron los jardines».

Semana , una revista colombiana, citó  testigos presenciales que dijeron que la turba indígena también estaba armada con machetes y palos y atacaba a los residentes para evitar que bloqueasen las carreteras. Los videos no indican la presencia de agentes de policía o agentes de la ley en ningún lugar del área.

«Nos estamos viendo secuestrados en nuestras propias casas». Habitantes del Oeste de la ciudad de Cali alertan sobre intimidaciones y amenazas de vándalos, denuncian cobro de «peajes» en las calles como condición para poder circular. @ LaNocheNTN24 @ NTN24 @CanalRCN pic.twitter.com/S15Mw9WN0O

– La Noche NTN24 (@ LaNocheNTN24) 8 de mayo de 2021

Dato. Otro vídeo de la comunidad, denunciando que la minga indígena del Cauca, se metió violentamente a los condominios de Pance en el Sur de Cali. @ONU_es @JMVivancoHRW pic.twitter.com/hyRR7jMCUO

– El Expediente (@EIExpedienteCol) 9 de mayo de 2021

El Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), el grupo indígena que participó en el incidente, emitió un comunicado el domingo afirmando que una “turba escoltada por policías” agredió a sus miembros mientras transitaban por la zona.

«No atacamos ni somos nosotros los que estamos creando desorden de ninguna manera», escribió Giovanny Yule, un líder del CRIC, en Twitter. “Algunos ciudadanos del sur de Cali protestaban contra el paro nacional y la minga indígena  [palabra que significa más o menos“ esfuerzo colectivo ”] y [sic] buscaron quitar uno de los puntos de resistencia… atacaron y, cuando más de su comunidad vinieron a proteger ellos, estos nos dispararon con armas de fuego «.

El CRIC insistió en que los que dispararon eran «policías vestidos de civil». También usó su cuenta de Twitter para publicar videos que, según afirmaba, demostraban su versión de la historia.

La Minga somos Paz.

Agresión a disparos cuando iba pasando la Mninga en el día de ayer. #SomosMinga pic.twitter.com/KzANQyCN9C

– Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) (@CRIC_Cauca) 10 de mayo de 2021

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, instó a Duque a viajar a Cali e intentar negociar personalmente la paz entre los ciudadanos y la mafia el domingo. Dentro de los límites de la ciudad de Cali, la comunidad indígena al parecer no ha jugado un papel significativo en las protestas. En cambio, según el Fiscal General Francisco Barbosa Delgado, los protagonistas de saqueos, incendios y otros actos de vandalismo han sido personas vinculadas a organizaciones terroristas marxistas como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). No obstante, Ospina animó a Duque el domingo a intentar negociar.

“Hay una protesta indígena y una huelga ciudadana, es un problema político de carácter nacional lo que está ocurriendo en Cali”, dijo Ospina. “Este problema político que heredamos en Cali… requiere su visita y la de todo el aparato nacional para solucionar el problema a través del diálogo”.

Duque inicialmente rechazó la invitación públicamente, pero al parecer visitó la ciudad en las primeras horas del lunes, entre las 11:30 pm del domingo, hora local, y las 3:30 am del lunes. Duque aprovechó la visita para reunirse con líderes militares, el ministro del Interior de la nación y funcionarios locales, incluido Ospina.

Bajo las órdenes de Duque, Cali impuso importantes restricciones a la movilidad para evitar que los forasteros intensificaran la violencia. También entró en vigor una “ley seca” que prohíbe la venta de alcohol y los funcionarios ordenaron una gran presencia policial en toda el área metropolitana de Cali.

“Nuestro mensaje y mi presencia aquí hoy es para que, como comandante supremo de las Fuerzas Armadas y la Policía, estemos tomando todas las medidas para proteger la ciudad de Cali”, dijo Duque durante su visita, “y para que sea absolutamente claro que nuestro rol es lograr que los ciudadanos de esta ciudad y este departamento [estado] puedan estar tranquilos mañana, puedan recuperar la tranquilidad, y eso no es posible sin un fin a los bloqueos ”.

Fuente: Breibart

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *