Arzobispo Viganò: «La camarilla globalista quiere establecer el reino del Anticristo en la tierra»

0
Compartir

«Estos asesinos pronto tendrán que responder por sus crímenes, si no ante el tribunal del mundo, ciertamente ante Dios», escribió el arzobispo Carlo Maria Viganò.

Agradezco la invitación del profesor Massimo Citro della Riva para saludar a los participantes en el Día de Conmemoración del Holocausto en Salud. Ustedes saben bien que nunca he tenido vergüenza de ofrecer mis intervenciones desde el comienzo de la farsa psicopandémica, y que mi denuncia -desde mayo de 2020- anticipaba todo lo que ha surgido en estos cuatro años respecto a la gestión criminal de este experimento de ingeniería social de origen neomaltusiano.

Lo que hoy aparece en toda su evidencia es el plan subversivo de un golpe de Estado global, dirigido a diezmar a la población mundial y esclavizar a los sobrevivientes. La presión por la aprobación del Tratado Pandémico de la OMS y por el pasaporte sanitario -acompañada de la activación de la billetera digital- demuestran que los autores de este golpe no tienen intención de renunciar a sus intenciones criminales, y no lo harán a menos que se enfrenten a la oposición firme y decidida de la población y de aquellos pocos de sus representantes que no están vendidos al Foro Económico Mundial. por aquellos que valientemente no fallan en sus deberes.

Hemos visto a la falsa iglesia bergogliana totalmente subordinada a la agenda del tratamiento genético, un tratamiento que se producía utilizando fetos abortados. Hemos visto a médicos y paramédicos matar a personas frágiles y ancianas en cuidados intensivos mediante el uso de anestesia. Hemos visto a gobernantes, magistrados y fuerzas policiales desatar una criminalización sin precedentes de quienes no se dejaron «marcar». Sabemos quién está detrás de estas personas, quién les paga y quién las chantajea: sus nombres son bien conocidos. Estos asesinos pronto se encontrarán respondiendo por sus crímenes, si no ante el tribunal del mundo, ciertamente ante Dios, a quien odian y a quien quisieran reemplazar, en un loco delirio de omnipotencia que es un preludio inexorable de su derrota eterna. Los hijos de las tinieblas, los conspiradores del Foro Económico Mundial, y la cábala globalista quieren establecer el reino del Anticristo en la tierra, como una falsificación obscena del Reino de Cristo Nuestro Señor.

Mira su obra: solo mentiras, engaños, horror, pecado, vicio, violencia y monstruosidad. Y siempre por un precio, porque todo lo que hacen es objeto de intercambio, de comercio: se paga por tener hijos, se paga por matarlos, se paga por vender sus órganos, se paga por abusar de ellos, se paga por imponer tratamientos letales, se paga por vivir y por morir, se pagan por las mentiras de los medios de comunicación y las obscenidades de internet, Pagas por la simulación del amor y la amistad, pagas por la quimera de una eternidad digital. También pagas para terminar en el infierno, para condenar tu alma. Mientras que con las cosas de Dios, todo es gratis, es fruto de la caridad, la generosidad y la magnificencia.

Con razón denuncias el holocausto sanitario: con este término destacas, por un lado, la magnitud del crimen cometido por los servidores de la OMS y, por otro, el deseo de «sacrificar» millones de víctimas al Moloch globalista. No hay que perder de vista este elemento fundamental: el exterminio -en formas no muy diferentes a las que provocaron los regímenes totalitarios del siglo pasado- nos muestra el aspecto ritual del Gran Reinicio y revela la cultura de la muerte abrazada por quienes la promueven. La muerte de los bebés en el vientre materno; la muerte de enfermos y ancianos en los hospitales; la muerte de jóvenes arrancados de la vida por las drogas; la muerte de la familia en nombre de perversiones y traiciones; la muerte de la belleza, el conocimiento y la ciencia. Es una muerte que afecta no solo al cuerpo, sino también al alma, matando la llama de la esperanza dentro de ella. Y es significativo que aquellos que niegan la existencia de un infierno de otro mundo parezcan querer hacer todo lo posible para recrearlo en esta tierra, como para vengarse de nosotros por el destino que inexorablemente les espera a estos asesinos psicópatas.

Por lo tanto, continúen en su valiente compromiso, pero nunca pierdan de vista el panorama general de esta batalla histórica, en la que las fuerzas del bien y del mal se preparan para un choque decisivo. Es importante entender que la farsa psicopandémica fue solo uno de los medios para imponer este plan infernal, y que va acompañada de otras amenazas que siguen el mismo guión bajo la misma dirección. Demuéstrale a la gente esta coherencia general e incluso los más distraídos entenderán y se rebelarán contra lo que se les ha impuesto a través del fraude y la violencia.

Nuestro Señor dijo: «La verdad os hará libres». Aquel que dijo de sí mismo: «Yo soy el Camino, la Verdad, la Vida». Sólo la verdad de Cristo puede liberarnos de las cadenas de la mentira y de la falsedad del enemigo de la humanidad. Por lo tanto, peleen esta batalla con la conciencia de que su adversario y el nuestro solo pueden ser derrotados con las armas de la Verdad. San Pablo nos exhorta: No os dejéis vencer por el mal, sino venced el mal con el bien. Actúa con libertad dentro de los límites de lo que es bueno, y el Señor bendecirá tu compromiso, como siempre lo ha hecho a lo largo de la historia por aquellos que lo aman y obedecen sus mandamientos. Si cedes en esto, expondrás tu flanco al enemigo, y todo tu esfuerzo habrá sido en vano. Y recuerden las palabras del Señor: «No temáis, yo he vencido al mundo».

Os bendigo con todo mi corazón.

Carlo Maria Vigano

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo