Compartir

Las emisiones del gas superenfriado son casi cuatro veces más altas que las del carbono, según una investigación

El gas natural licuado (GNL), que Alemania ha estado utilizando cada vez más para hacer frente a la crisis energética desde el corte del suministro de gas ruso, podría ser mucho peor para el medio ambiente que la quema de carbón, informó Welt el lunes, citando el último estudio estadounidense.

Antes del conflicto de Ucrania, la mayor economía de la UE cubría hasta el 40% de su demanda con gas procedente de Rusia. El año pasado, sin embargo, Berlín redujo su dependencia de la energía rusa sustituyéndola por importaciones de gas natural licuado (GNL), especialmente de Estados Unidos, que se convirtió en la principal fuente de combustible para el país.

«En todos los escenarios considerados, las emisiones totales de gases de efecto invernadero del GNL son mayores que las del carbón, oscilando entre un 24% y un 274% mayores», dijo el autor del estudio, el investigador de metano Robert W. Howarth de la Universidad de Cornell.

Identificó las fugas de metano en la cadena de suministro de GNL, que incluye varias etapas, desde el fracking y la licuefacción hasta el transporte de gas superenfriado por mar y la generación de energía, como la causa del daño ambiental. El metano es un gas de efecto invernadero particularmente agresivo.

La investigación dice que las emisiones de GNL solo durante el transporte son al menos un 24% más altas que las de la quema de carbón convencional, incluso si se utilizan los buques más modernos y las rutas de envío más cortas.

«En todos los escenarios considerados, en todos los tipos de buques cisterna utilizados para transportar GNL, las emisiones de metano superan las emisiones de dióxido de carbono de la combustión final de GNL», señaló el estudio.

Según un artículo reciente de The New Yorker, los datos del estudio son indicativos de la política climática errónea del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya que las capacidades de exportación de GNL de Estados Unidos se están ampliando significativamente en medio de una mayor demanda de los países de la UE, lo que va en contra de los objetivos de protección climática del gobierno de Estados Unidos.

Algunos políticos alemanes han señalado previamente a Washington como el beneficiario del sabotaje de los gasoductos Nord Stream, que se construyeron para abastecer a Alemania y otros países de la UE con gas natural barato de Rusia.

Fuente RT


Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo