Compartir

Casi una quinta parte de toda la electricidad del país es generada por reactores nucleares

España ha confirmado sus planes de cerrar todos los reactores nucleares del país para 2035, fijándose el objetivo de invertir en más energía verde. Los planes han resultado polémicos, y muchos argumentan que el país se privará de una fuente clave de energía.

Los costes previstos del cierre y de la gestión de los residuos nucleares se estiman en unos 20,2 millones de euros (22,3 millones de dólares), según los resultados de una reunión del Consejo de Ministros publicados el miércoles. Los costes serán sufragados por los propietarios de las instalaciones nucleares, de acuerdo con el principio español de «quien contamina paga».

El destino de las centrales atómicas españolas fue una de las muchas manzanas de la discordia durante las elecciones del país en el verano. El opositor Partido Popular se comprometió a revertir cualquier eliminación nuclear. «No podemos desenchufar el 21% de la energía instalada en España sin tener otro 21% capaz de funcionar con energías renovables», dijo en julio el líder del partido, Alberto Núñez Feijoo, advirtiendo de que «el precio de la energía subirá exponencialmente» si los planes siguen adelante.

El mes pasado, el Círculo de Empresarios también pidió que se salvaran las centrales atómicas de España, insistiendo en que la política y la ideología no deberían afectar a la infraestructura energética establecida.

Madrid se decidió originalmente por el desmantelamiento a principios de 2019, cuando redactó un plan nacional de energía y clima requerido por las normas de la UE.

El miércoles, España también esbozó nuevas reglas para el desarrollo de proyectos de energía verde y renovable. El Consejo de Ministros acordó ampliar los plazos para los próximos proyectos, incluso en el sector de la energía, donde las solicitudes de permisos de construcción se incrementaron en seis meses, hasta los 49 meses.

Las subastas gubernamentales para proyectos de energía renovable, como la energía eólica, también incorporarán nuevos criterios que tengan en cuenta el «valor social y ambiental para la industria europea».

Otros planes incluyen recortar el gasto excesivo de energía y hacer que el consumo de energía entre las empresas y los consumidores sea más eficiente.

España no es el único país europeo que se ha alejado de la energía nuclear este año. Los últimos tres reactores nucleares de Alemania, Emsland, Isar 2 y Neckarwestheim 2, se cerraron en abril.

Fuente RT


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo