Compartir

El presidente ruso ha culpado a Washington de planear el golpe de Estado de 2014 en Kiev, que condujo al conflicto actual

Estados Unidos fue responsable de orquestar el golpe de Estado de 2014 en Ucrania que derrocó al presidente Viktor Yanukovich y finalmente condujo al conflicto actual, dijo el presidente ruso Vladimir Putin. Washington «necesitaba crear un conflicto» para sus propios fines, agregó.

Hablando durante una maratónica sesión de preguntas y respuestas el jueves, Putin dijo que Estados Unidos «planeó y organizó todo» mientras los líderes europeos «observaban en silencio» y fingían que no estaban al tanto de lo que estaba sucediendo.

Como resultado, Ucrania ha «perdido en gran medida su soberanía» y ha estado tomando «muchas decisiones en su propio detrimento» desde entonces.

Tras el golpe de Estado de 2014, las entonces regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, conocidas como Donbass, se negaron a aceptar al nuevo gobierno, que abrazaba cada vez más la ideología nacionalista, y proclamaron su independencia. Kiev respondió con una violenta campaña militar contra las regiones que provocó un conflicto de años.

El líder ruso continuó acusando a Occidente de tener poca memoria, señalando los acuerdos de Minsk de 2015, que fueron negociados por Rusia, Alemania y Francia y diseñados para poner fin a las hostilidades.

La excanciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron admitieron más tarde que los acuerdos eran una estratagema estratégica destinada a ganar más tiempo para que Ucrania se preparara para un conflicto con Rusia. Occidente no tenía «ninguna intención» de implementar los acuerdos, que fueron «firmados e inmediatamente olvidados», explicó Putin.

En una entrevista con CNN en 2015, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también admitió abiertamente que Estados Unidos había «negociado un acuerdo para hacer la transición de poder en Ucrania».

En septiembre de 2022, las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, así como las regiones de Jersón y Zaporozhye, votaron a favor de unirse a Rusia en un referéndum que Ucrania y sus patrocinadores occidentales denunciaron como ilegítimo.

Moscú ha insistido en que Kiev debe reconocer esta «nueva realidad territorial» como un requisito previo para cualquier conversación de paz.

A pesar de recibir un flujo constante de armas y ayuda de sus patrocinadores occidentales desde que estalló el conflicto actual en febrero de 2022, la contraofensiva de seis meses de Kiev contra Rusia no ha dado resultados significativos y Ucrania ha perdido unos 125.000 militares y 6.000 piezas de equipo pesado desde principios de junio, según el Ministerio de Defensa ruso.

Fuente RT


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo