Compartir

El conflicto ha empujado a 400.000 personas a la pobreza, según la organización

El conflicto entre Israel y Hamas ha tenido un efecto económico devastador en Cisjordania y Gaza, donde el PIB se ha contraído un 4,2% en el mes desde que estallaron los combates, según un informe de la ONU. Agregó que 400.000 personas se han sumido en la pobreza durante el mismo período.

Según un documento publicado el jueves por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO), el «shock» a la actividad económica palestina ha sido severo. Citó el asedio total de Gaza, la destrucción de capitales, el desplazamiento forzado y las restricciones a la circulación de personas y bienes en Cisjordania.

Si la guerra continúa por segundo mes, el PIB palestino, que era de 20.400 millones de dólares antes de que comenzara la guerra, caería un 8,4%, o 1.700 millones de dólares, según las proyecciones de la ONU. Si el conflicto se prolonga a un tercer mes, la pérdida aumentaría al 12,2% del PIB, o 2.500 millones de dólares, empujando a más de 660.000 personas a la pobreza.

Los cálculos preliminares apuntan a una pérdida potencial del PIB de hasta el 15% para una guerra de tres meses en comparación con el nivel proyectado para 2023 antes del conflicto.

Se espera que la caída del PIB se deba a una reducción del comercio, de las entradas de capital y de la inversión y la productividad futuras, así como a un aumento de los costos de producción -incluido el transporte- y a una mayor inseguridad general. Los efectos negativos sobre la producción potencial y la productividad podrían durar años, advirtió el informe. Además, se espera que la inversión total disminuya hasta un 15,3% en comparación con las estimaciones anteriores a la guerra para 2023, mientras que se espera que las exportaciones e importaciones totales disminuyan hasta un 13,2% y un 4%, respectivamente.

«La guerra en curso plantea la posibilidad de repercusiones regionales y globales más amplias», declaró la ONU. «Al examinar las posibles consecuencias regionales y globales, la guerra actual tiene el potencial de transmitir su impacto a través de los precios del petróleo y el gas, que han experimentado aumentos moderados hasta ahora. Una mayor escalada podría conducir a aumentos sustanciales de los precios, lo que resultaría en costos elevados de producción y transporte y, en última instancia, en una mayor inflación», concluyó el informe.

Fuente RT


Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo