La ivermectina podría ser un “fármaco poderoso” para combatir el cáncer, le explicamos por qué

0
Compartir

A diferencia de muchas terapias convencionales contra el cáncer, la ivermectina mata las células cancerosas potenciando la respuesta inmunitaria
 
A Rick Alderson, trabajador jubilado de un aserradero, le diagnosticaron un cáncer de colon terminal en noviembre de 2020.

Experimentó un dolor insoportable en los intestinos durante meses; entonces, un gastroenterólogo le detectó un gran tumor en el recto y les dijo a él y a su mujer que solo le quedaban seis meses de vida.

Para el oncólogo, el Sr. Alderson “era hombre muerto”, dijo la esposa del Sr. Alderson, Eve Alderson, a The Epoch Times.

Los médicos se opusieron a que iniciara el tratamiento debido a la edad del Sr. Alderson y a la gravedad de su cáncer, pero el Sr. y la Sra. Alderson decidieron que su destino estaba en manos de Dios y decidieron hacer todo lo posible.

Rick Alderson y su esposa, Eve Alderson, después de que el Sr. Alderson desarrollara cáncer de colon. (Cortesía de Joshua Treadway)

El Sr. Alderson empezó con 10 rondas de radioterapia. Inicialmente, su antígeno carcinoembrionario (ACE), un marcador de la actividad tumoral, se elevó significativamente a 480 nanogramos por mililitro (ng/mL). Un mes después, empezó la quimioterapia. Para entonces, sus niveles de ACE habían aumentado a 1498 ng/mL.

Cuando el Sr. Alderson empezó el tratamiento, su cáncer de colon había hecho metástasis y se había extendido al hígado, donde tenía 25 tumores.

“Me había salido de los gráficos”, declaró el Sr. Alderson en una entrevista con The Cancer Box, un blog sobre el diagnóstico del cáncer.

Debido a la preocupación por COVID-19 y la pandemia en curso, el Sr. Alderson empezó a buscar medicación preventiva y encontró la ivermectina.

Otras investigaciones demostraron que el fármaco podía mejorar la eficacia de su quimioterapia y radioterapia y que era relativamente seguro. En febrero de 2021 empezó a tomar ivermectina.

Diez días después, sus niveles de ACE habían descendido a 184 ng/mL.

En marzo, la cifra era de 47.9 ng/mL. El 7 de abril, era de 20.7; el 21 de abril, había bajado a 13.9 ng/mL. A mediados de verano, había caído al rango normal. De los 25 tumores que tenía en el hígado, solo quedaban tres.

El Sr. Alderson vivió otros dos años antes de sucumbir a una insuficiencia hepática debido a la progresión de los tres tumores de hígado que le quedaban.

“Su vida se alargó definitivamente”, dijo la Sra. Alderson, reflexionando sobre el viaje contra el cáncer del Sr. Alderson.

Ella atribuye la supervivencia del Sr. Alderson más allá de su pronóstico a su éxito con la ivermectina y el fármaco de quimioterapia fluorouracilo. “La ivermectina fue decisiva”, afirma.

Múltiples efectos anticancerígenos

“Hay al menos nueve objetivos oncológicos perfectamente definidos a las que afecta la ivermectina”, declaró a The Epoch Times el Dr. Alfonso Dueñas-González, oncólogo e investigador principal de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los primeros informes sobre las propiedades anticancerígenas de la ivermectina se publicaron en 1995. Dos investigadores franceses descubrieron que la ivermectina -un fármaco antiparasitario galardonado con el Premio Nobel- podía invertir la multirresistencia de los tumores. El fármaco se dirige a las células madre tumorales -impulsoras de los tumores cancerosos y las recaídas- y favorece la muerte del cáncer.

La ivermectina también potencia los efectos de la quimio y la radioterapia. Tiene una amplia repercusión en el sistema inmunitario, aumentando la ofensiva inmunitaria contra los cánceres.

También inhibe los ciclos celulares del cáncer, ayudando a prevenir la formación de nuevas células cancerosas. El fármaco favorece la destrucción de las células cancerosas al inducir el estrés mitocondrial y evita la supervivencia del cáncer al impedir la formación de nuevos vasos sanguíneos, que transportan energía y combustible a los cánceres, cerca de las células cancerosas.

Aunque muchos estudios han descubierto que la ivermectina tiene un potencial impresionante como fármaco anticancerígeno, hay pocos estudios clínicos sobre su uso contra el cáncer. Un estudio realizó un seguimiento de tres niños con leucemia mieloide aguda, un cáncer agresivo que progresa rápidamente si no se trata. Tras el fracaso de la quimioterapia convencional, los tres niños recibieron una terapia combinada con ivermectina. Aunque todos los pacientes acabaron sucumbiendo a la enfermedad, dos niños experimentaron una mejoría temporal de sus síntomas, lo cual es digno de mención dada la rápida progresión del cáncer. El tercer paciente no respondió a la ivermectina.

Otro estudio japonés realizó un seguimiento de tres pacientes con distintos tipos de cáncer —mama, hueso y pulmón— que recibían una combinación de ivermectina y otros fármacos, incluido un tratamiento hormonal contra el cáncer.

En el caso de dos pacientes, la ivermectina se añadió en último lugar en la combinación terapéutica, y los médicos observaron mejoras significativas de los síntomas. Poco después de añadir la ivermectina, “se aliviaron todos los síntomas”, señalaron los autores sobre uno de los pacientes.

Al otro paciente se le recetó ivermectina junto con otros fármacos. Tras un ciclo de tratamiento, podía acudir a la clínica “a pie por sí mismo”.

Un refuerzo inmunitario

El Dr. Peter P. Lee, catedrático de inmuno-oncología del City of Hope, es uno de los principales investigadores en Estados Unidos sobre la ivermectina como fármaco inmunoterapéutico contra el cáncer.

Las terapias convencionales contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia, se centran en dañar el ADN de las células cancerosas y destruirlas. Al mismo tiempo, los tratamientos también matan las células inmunitarias y suprimen el sistema inmunitario.

“La ivermectina puede destruir las células cancerosas de un modo que impulsa la respuesta inmunitaria del huésped, lo que llamamos muerte celular inmunogénica (MCI)”, explica el Dr. Lee.

La investigación del Dr. Lee descubrió que cuando ratones con cáncer de mama recibían ivermectina, empezaban a aparecer células inmunitarias en tumores que antes no tenían. Este proceso se conoce como “calentar” tumores “fríos”.

“En realidad, las pacientes con tumores calientes tienen mejores resultados clínicos, con menor riesgo de recaída y viven más tiempo, por lo que hay mucho interés en saber qué regula que los tumores sean calientes o fríos”, afirma el Dr. Lee.

Sin embargo, los tumores siguieron creciendo en los ratones a los que se administró ivermectina sola, lo que significa que el fármaco no es suficiente por sí solo. El Dr. Lee razonó que la ivermectina podría actuar en sinergia con el inhibidor del punto de control inmunitario anti-PD1, un fármaco de inmunoterapia. La inmunoterapia es una forma relativamente nueva de terapia contra el cáncer que refuerza el sistema inmunitario del organismo para combatirlo. Aunque algunas inmunoterapias tienen amplios efectos de refuerzo inmunitario, las más utilizadas se dirigen únicamente a un subconjunto específico del sistema inmunitario.

Tras inyectarles de nuevo células cancerosas, los ratones cuyos tumores se habían eliminado tras esta terapia combinada ya no formaban nuevos tumores.

Células inmunitarias CD4+ (verde), células T CD8+ (amarillo) y células cancerosas (rojo) mostradas mediante tinción. (Cortesía de NPJ Breast Cancer)
Sin embargo, solo la ivermectina y el pembrolizumab juntos podían eliminar por completo la metástasis.

“La ivermectina es muy prometedora para el cáncer, pero probablemente no como único tratamiento “, afirmó el Dr. Lee.

El Dr. Martin Gleave, catedrático de ciencias urológicas de la Universidad de Columbia Británica, ya había analizado la capacidad de la ivermectina para inhibir la HSP27, una proteína “estresante” que se libera tras la quimioterapia y la radioterapia. Unos niveles elevados de esta proteína impiden que el organismo responda a los tratamientos contra el cáncer y se recupere de ellos. La ivermectina redujo con éxito su actividad en un modelo animal.

Sin embargo, los investigadores decidieron no realizar ensayos clínicos por temor a una posible neurotoxicidad, ya que se administró a los ratones una dosis de 10 miligramos por kilogramo, muy superior a la prescrita para las enfermedades parasitarias.

¿Una nueva realidad terapéutica?

El equipo del Dr. Lee ha iniciado un ensayo clínico de ivermectina combinada con inmunoterapia para mujeres con cáncer de mama metastásico. También han descubierto que la ivermectina es eficaz contra otros tipos de células cancerosas. Por lo tanto, es posible que se incluyan más pacientes en futuros ensayos.

La interacción de las dos terapias es un proceso muy complejo que depende del momento, la dosis y las combinaciones de fármacos.

El Dr. Lee comparó el proceso de utilización de múltiples fármacos para reforzar la inmunidad con el entrenamiento de un equipo de fútbol. “No se junta a todos los jugadores y se les dice: ‘A correr’. Hay diferentes personas que hacen cosas diferentes. Tienes diferentes secuencias para intentar marcar”.

“Lo que estamos aprendiendo es que la ivermectina va a ser un fármaco muy potente en el contexto de combinaciones de inmunoterapia desarrolladas con mucho cuidado”, añadió.

El Dr. Kathleen Ruddy, cirujano especializado en cáncer de mama y formado en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, también se interesó por la ivermectina después de que tres pacientes a las que consultó experimentaran una mejora espectacular de su estado tras tomarla junto con otros tratamientos complementarios.

El primero de los tres pacientes padecía un cáncer de próstata en estadio 4. Apareció bruscamente y tras agotar todos los tratamientos posibles en nueve meses, sus médicos le anunciaron que le quedaban tres semanas de vida. El paciente empezó a tomar ivermectina junto con otros nutracéuticos, y en dos meses, su antígeno prostático específico (PSA), un marcador potencial del tumor de próstata, se volvió insignificante. A los seis meses, las lesiones metastásicas habían empezado a desaparecer y, en menos de un año, “salía a bailar cuatro horas” tres noches por semana, según el Dr. Ruddy.

Lo mismo les ocurrió a otros dos pacientes.

“Soy cirujano oncológico desde hace más de 30 años. Nunca había visto algo así en un paciente, y mucho menos en tres seguidos”, dijo el Dr. Ruddy.

El Dr. Ruddy está reclutando pacientes para un estudio observacional sobre los efectos de los tratamientos alternativos contra el cáncer. Al tratarse de un estudio observacional, los pacientes tienen pleno control sobre la terapia que desean recibir, y los investigadores solo los seguirán mientras dure su pronóstico.

Algunos médicos ya han tratado el cáncer con ivermectina, con cierto éxito.

El Dr. Dueñas-González, residente en México, ha recetado ivermectina en su clínica privada. La mayoría de sus pacientes también recibieron tratamientos de quimioterapia, y algunos observaron reducciones en las marcas de sus tumores después de tomar ivermectina.

El Dr. Scott Rollins, del Centro de Medicina Integral de Colorado, lleva décadas tratando a pacientes con cáncer con protocolos de tratamiento alternativos. Desde la pandemia de COVID-19, ha añadido la ivermectina a este protocolo tras conocer sus efectos anticancerígenos. Sin embargo, dado que los pacientes reciben una combinación de fármacos, no está seguro de si las mejoras de los pacientes se deben a la ivermectina, a la combinación global de fármacos o a los otros fármacos del protocolo.

Tipos de cáncer que responden

Según el Dr. Ruddy, la ivermectina ha demostrado cierto grado de efecto anticancerígeno en todos los tipos de cáncer en los que se ha probado.

Las investigaciones del Dr. Dueñas-González han demostrado que al menos 26 líneas celulares de cáncer distintas, como las de próstata, riñón, esófago, mama, ovario, pulmón, glioblastoma, estómago, colon, hígado, linfoma, útero, páncreas y vejiga, responden a la ivermectina en estudios de laboratorio.

Su uso en algunos tipos de cáncer está más estudiado que en otros, aunque la mayoría de las investigaciones no se han realizado en seres humanos, sino en líneas celulares humanas o animales.

Uso de la ivermectina en algunos tipos de cáncer, como la leucemia y los cánceres de mama, ovario y colorrectal. (Natasha Holt/The Epoch Times)


Cáncer de mama

Los estudios de laboratorio realizados en tejidos de cáncer de mama han revelado que la ivermectina es eficaz contra todos los tipos de tejidos de cáncer de mama humano, incluido el triple negativo, el más resistente al tratamiento.

Los estudios en animales y en laboratorio demuestran que la ivermectina induce la autofagia en las células del cáncer de mama. La autofagia es un proceso anticanceroso que mata de hambre y degrada las células inútiles al tiempo que bloquea el crecimiento de las células cancerosas. La ivermectina también potencia los efectos de la quimioterapia en el tratamiento del cáncer de mama.

Leucemia

Los estudios de varias líneas celulares de leucemia mieloide crónica demostraron que la ivermectina mata estas líneas induciendo la disfunción mitocondrial y la producción de radicales libres.

En ratones con leucemia, la ivermectina aumenta la afluencia de iones cloruro en las células, lo que favorece la muerte celular.

Cuando la ivermectina se combina con dos fármacos quimioterapéuticos, la producción de radicales libres aumenta aún más. La ivermectina también invierte la resistencia a los fármacos en las células leucémicas resistentes a la quimioterapia.

Cáncer de ovario

Los estudios de laboratorio de tres líneas celulares diferentes de cánceres de ovario mostraron que cuando solo se utilizaba ivermectina, el fármaco inhibía modestamente el crecimiento de las células cancerosas. Sin embargo, cuando se combinaba con pitavastatina, un tipo de estatina, la sinergia aumentaba los efectos de ambos fármacos.

La ivermectina se dirige preferentemente a las células madre del cáncer de ovario, promoviendo su muerte al favorecer la formación de radicales libres. Otro estudio realizado con una línea celular y un modelo animal que combinaba ivermectina con cisplatino, un tipo de fármaco quimioterapéutico, demostró que la ivermectina por sí sola detenía el crecimiento de las células ováricas. Sin embargo, cuando se combinaba con cisplatino, invertía por completo el crecimiento de las células cancerosas.

Cáncer colorrectal

Las investigaciones de laboratorio en líneas celulares de cáncer colorrectal han demostrado que la ivermectina inhibe el crecimiento celular. El fármaco también favorece a la formación de radicales libres, que pueden atacar el ADN y los componentes celulares de estas células cancerosas. Con dosis crecientes de ivermectina, se producían más radicales libres. La ivermectina también invierte la resistencia a la quimioterapia en las células de cáncer colorrectal.

Fuente: The Epoch Times


Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo