Monseñor Viganò: Acuso a Bergoglio de herejía y cisma

0
Compartir

El arzobispo Carlo Maria Viganò argumenta que no está en cisma con la Iglesia católica y acusa a «Jorge Maria Bergoglio de herejía y cisma», solicitando que sea «destituido del trono que ha ocupado indignamente durante más de 11 años».

El siguiente ensayo es la traducción completa al inglés de una declaración del arzobispo Carlo Maria Viganò en respuesta a la acusación de cisma del Dicasterio para la Doctrina de la Fe del Vaticano, publicada en italiano el 28 de junio de 2024.

Pero incluso si nosotros o un ángel del cielo

Os prediquemos un evangelio distinto del que os anunciamos,

Que sea maldito ese.

Como hemos dicho antes, y ahora vuelvo a decir,

Si alguien os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido,

que sea anatema’. Gálatas 1:8-9

Cuando pienso que estamos en el palacio del Santo Oficio, que es el testigo excepcional de la Tradición y de la defensa de la fe católica, no puedo dejar de pensar que estoy en casa, y que soy yo, a quien llamáis ‘el tradicionalista’, quien debe juzgaros». Así habló Monseñor Marcel Lefebvre en 1979, cuando fue llamado al antiguo Santo Oficio, en presencia del prefecto, el cardenal Franjo Šeper, y de otros dos prelados.

Como dije en mi comunicado del 20 de junio, no reconozco la autoridad del tribunal que pretende juzgarme, ni de su prefecto, ni de quien lo nombró. Esta decisión mía, que ciertamente es dolorosa, no es el resultado de la prisa o de un espíritu de rebelión; sino que está dictada por la necesidad moral que, como obispo y sucesor de los apóstoles, me obliga en conciencia a dar testimonio de la verdad, es decir, de Dios mismo, de Nuestro Señor Jesucristo.

Afronto esta prueba con la determinación que me da saber que no tengo por qué considerarme separado de la comunión con la Santa Iglesia y con el papado, al que siempre he servido con filial devoción y fidelidad. No podía concebir un solo momento de mi vida fuera de esta única Arca de Salvación, que la Providencia ha constituido como el Cuerpo Místico de Cristo, en sumisión a su Divina Cabeza y a Su vicario en la tierra.

Los enemigos de la Iglesia católica temen el poder de la gracia que actúa a través de los sacramentos, y sobre todo el poder de la Santa Misa, un terrible katechon que frustra muchos de sus esfuerzos y gana para Dios tantas almas que de otro modo serían condenadas. Y es precisamente esta conciencia de la fuerza de la acción sobrenatural del sacerdocio católico en la sociedad lo que está en el origen de su feroz hostilidad a la tradición.

Satanás y sus secuaces saben muy bien la amenaza que la única Iglesia verdadera representa para su plan anticrístico. Estos subversivos, a quienes los romanos pontífices han denunciado valientemente como enemigos de Dios, de la Iglesia y de la humanidad, son identificables en la inimica vis, la masonería. Se ha infiltrado en la jerarquía y ha logrado que deponga las armas espirituales a su disposición, abriendo las puertas de la ciudadela al enemigo en nombre del diálogo y de la fraternidad universal, conceptos que son intrínsecamente masónicos. Pero la Iglesia, siguiendo el ejemplo de su Divino Fundador, no dialoga con Satanás: lo combate.

Las causas de la crisis actual

Como señaló Romano Amerio en su ensayo seminal Iota Unum, esta rendición cobarde y culpable comenzó con la convocatoria del Concilio Ecuménico Vaticano II y con la acción clandestina y altamente organizada de clérigos y laicos vinculados a las sectas masónicas, con el objetivo de subvertir lenta pero seguramente la estructura de gobierno y magisterio de la Iglesia para demolerla desde dentro. Es inútil buscar otras razones: los documentos de las sectas secretas demuestran la existencia de un plan de infiltración concebido en el siglo 19ésimo siglo y se llevó a cabo un siglo después, exactamente en los términos en que fue concebido. Procesos similares de disolución habían tenido lugar anteriormente en el ámbito civil, y no es casualidad que los papas hayan sido capaces de captar en los levantamientos y guerras que ensangrentaron a las naciones europeas la obra desintegradora de la masonería internacional.

Desde el concilio, la Iglesia se ha convertido así en portadora de los principios revolucionarios de 1789, como han admitido algunos de los proponentes del Vaticano II, y como lo confirma el aprecio por parte de las logias por todos los papas del concilio y del período postconciliar, precisamente por la implementación de los cambios que los masones habían pedido durante mucho tiempo.

El cambio –o mejor aún, el aggiornamento– ha estado tan en el centro de la narrativa conciliar que ha sido el sello distintivo del Vaticano II y ha postulado a esta asamblea como el terminus post quem que sanciona el fin del antiguo régimen -el régimen de la «vieja religión», de la «vieja misa», del «preconciliar»- y el comienzo de la «iglesia conciliar». » con su «nueva masa» y la relativización sustancial de todo dogma.

Entre los proponentes de esta revolución aparecen los nombres de quienes, hasta el pontificado de Juan XXIII, habían sido condenados y retirados de la enseñanza a causa de su heterodoxia. La lista es larga e incluye también a Ernesto Buonaiuti, el vitandus excomulgado, amigo de Roncalli, que murió impenitente en la herejía, y a quien hace pocos días el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el cardenal Matteo Zuppi, conmemoró con una misa en la catedral de Bolonia, como relata con mal disimulado énfasis Il Faro di Roma:

Casi ochenta años después, un cardenal que está completamente en línea con el Papa comienza de nuevo con un gesto litúrgico que tiene en todos los aspectos el sabor de la rehabilitación. O al menos un primer paso en esa dirección.

La Iglesia y la antieclesiástica

Por lo tanto, soy convocado ante el tribunal que ha tomado el lugar del Santo Oficio para ser juzgado por cisma, mientras que el jefe de los obispos italianos – identificado como uno de los papabili y «completamente en línea con el Papa» – está celebrando ilícitamente una misa de sufragio para uno de los peores y más obstinados exponentes del modernismo, contra la cual la Iglesia, de la que, según ellos, estoy separado, había pronunciado la sentencia de condena más severa. En 2022, en el periódico Avvenire, de la Conferencia Episcopal Italiana, el profesor Luigino Bruni elogió el modernismo en estos términos:

[…] un proceso de renovación necesario para la Iglesia católica de su tiempo, que todavía era impermeable a los estudios críticos sobre la Biblia que se habían establecido durante muchas décadas en el mundo protestante. Para Buonaiuti, la aceptación de los estudios científicos e históricos sobre la Biblia fue el camino principal para el encuentro de la Iglesia con la modernidad. Un encuentro que no se llevó a cabo, porque la Iglesia católica seguía dominada por los teoremas de la teología neoescolástica y bloqueada por el temor de la Contrarreforma de que los vientos protestantes pudieran finalmente invadir el cuerpo católico.

Estas palabras bastarían para hacernos comprender el abismo que separa a la Iglesia católica de la que la sustituyó, a partir del Concilio Vaticano II, cuando los «vientos protestantes» invadieron finalmente el cuerpo católico.

Este episodio muy reciente es sólo el último de una serie interminable de pequeños pasos, de aquiescencia silenciosa, de guiños cómplices con los que los mismos líderes de la jerarquía conciliar hicieron posible el paso «de los teoremas de la teología neoescolástica» -es decir, de la formulación clara e inequívoca de los dogmas- a la apostasía actual.

Nos encontramos en la situación surrealista en la que una jerarquía se llama a sí misma católica y, por lo tanto, exige obediencia al cuerpo eclesial, mientras que al mismo tiempo profesa doctrinas que antes del concilio la Iglesia había condenado; y al mismo tiempo condenando como heréticas doctrinas que hasta entonces habían sido enseñadas por todos los papas.

Esto sucede cuando lo absoluto se aleja de la verdad y se relativiza adaptándolo al espíritu del mundo. ¿Cómo habrían actuado hoy los pontífices de los últimos siglos? ¿Me juzgarían culpable de cisma, o más bien condenarían al que dice ser su sucesor? Junto conmigo, el Sanedrín modernista juzga y condena a todos los papas católicos, porque la fe que ellos defendieron es la mía; y los errores que defiende Bergoglio son los que ellos, sin excepción, condenaron. Las palabras del mártir jesuita Edmund Campion en respuesta al veredicto que lo declaró culpable de traición en 1581 se aplican al Vaticano actual no menos de lo que lo hicieron entonces con el feulán de la fe: «Al condenarnos, condenáis a todos vuestros propios antepasados».

Hermenéutica de la ruptura

Me pregunto, entonces: ¿qué continuidad se puede dar entre dos realidades que se oponen y se contradicen? ¿Entre la Iglesia conciliar y sinodal de Bergoglio y la «bloqueada por el miedo a la contrarreforma» de la que se aleja ostentosamente? ¿Y de qué «iglesia» estaría yo en estado de cisma, si la que dice ser católica difiere de la verdadera Iglesia precisamente en su predicación de lo que Ella condenó y en su condena de lo que Ella predicó?

Los adeptos de la «iglesia conciliar» responderán que esto se debe a la evolución del cuerpo eclesial en una «renovación necesaria», mientras que el Magisterio católico nos enseña que la verdad es inmutable y que la doctrina de la evolución de los dogmas es herética. Dos iglesias, ciertamente: cada una con sus propias doctrinas, liturgias y santos; pero mientras que para el creyente católico la Iglesia es Una, Santa, Católica y Apostólica, para Bergoglio la Iglesia es conciliar, ecuménica, sinodal, inclusiva, inmigracionista, eco-sostenible y gay-friendly.

La autoeliminación de la jerarquía conciliar

¿Es posible, entonces, que la Iglesia haya comenzado a enseñar el error? ¿Podemos creer que la única Arca de la Salvación es al mismo tiempo también un instrumento de perdición para las almas? ¿Que el Cuerpo Místico se separa de su Divina Cabeza, Jesucristo, haciendo fracasar la promesa del Salvador? Esto, por supuesto, no puede ser admisible, y los que apoyan tal idea caen en herejía y cisma.

La Iglesia no puede enseñar el error, ni su Cabeza, el Romano Pontífice, puede ser al mismo tiempo hereje y ortodoxo, Pedro y Judas, en comunión con todos sus predecesores y al mismo tiempo en cisma con ellos. La única respuesta teológicamente posible es que la jerarquía conciliar, que se proclama católica pero abraza una fe diferente de la que la Iglesia católica enseña constantemente desde hace 2.000 años, pertenece a otra entidad y, por lo tanto, no representa a la verdadera Iglesia de Cristo.

A los que me recuerdan que Monseñor Marcel Lefebvre nunca llegó a cuestionar la legitimidad del Romano Pontífice, reconociendo la herejía e incluso la apostasía de los Papas conciliares, como cuando exclamó: «¡Roma ha perdido la fe! ¡Roma está en apostasía!» – Les recuerdo que en los últimos 50 años la situación ha empeorado dramáticamente y que, con toda probabilidad, este gran pastor de hoy actuaría con la misma firmeza, repitiendo públicamente lo que dijo entonces sólo a sus clérigos:

En este concilio pastoral, el espíritu del error y de la mentira ha podido trabajar a sus anchas, colocando bombas de relojería por doquier que harán saltar por los aires las instituciones a su debido tiempo. (Principes et directives, 1977).

Y de nuevo:

El que está sentado en el trono de Pedro participa en la adoración de dioses falsos. ¿Qué conclusión debemos sacar, tal vez dentro de unos meses, frente a estos repetidos actos de comunicación con sectas falsas? No sé. Me pregunto. Pero es posible que nos veamos obligados a creer que el Papa no es el Papa. Porque a primera vista me parece -todavía no quiero decirlo de manera solemne y pública- que es imposible que alguien que es hereje sea pública y formalmente Papa (30 de marzo de 1986).

¿Qué nos hace entender que la «Iglesia sinodal» y su jefe Bergoglio no profesan la fe católica? Es la adhesión total e incondicional de todos sus miembros a una multiplicidad de errores y herejías ya condenados por el Magisterio infalible de la Iglesia Católica y por el rechazo ostentoso de cualquier doctrina, precepto moral, acto de culto y práctica religiosa que no sea sancionado por «su» concilio. Ninguno de los dos puede suscribir en conciencia la Profesión de Fe Tridentina y el Juramento Antimodernista, porque lo que ambos expresan es exactamente lo contrario de lo que el Vaticano II y el llamado «magisterio conciliar» insinúan y enseñan.

Puesto que no es teológicamente sostenible que la Iglesia y el papado sean instrumentos de perdición y no de salvación, debemos concluir necesariamente que las enseñanzas heterodoxas transmitidas por la llamada «Iglesia conciliar» y los «Papas del Concilio» desde Pablo VI en adelante constituyen una anomalía que pone seriamente en tela de juicio la legitimidad de su autoridad magisterial y gobernante.

El uso subversivo de la autoridad

Es decir, debemos entender que el uso subversivo de la autoridad en la Iglesia dirigido a su destrucción (o a su transformación en una iglesia distinta de la querida y fundada por Cristo) constituye en sí mismo un elemento suficiente para hacer nula y sin valor la autoridad de este nuevo sujeto que se ha superpuesto maliciosamente a la Iglesia de Cristo. usurpación del poder. Por eso no reconozco la legitimidad del dicasterio que me está juzgando.

La forma en que se llevó a cabo la acción hostil contra la Iglesia católica confirma que fue planeada e intencionada, porque de lo contrario los que la denunciaron habrían sido escuchados y los que cooperaron en ella se habrían detenido inmediatamente. Ciertamente, a los ojos de la época y de la formación tradicional de la mayoría de los cardenales, obispos y clérigos, el «escándalo» de una jerarquía que se contradecía a sí misma aparecía como una enormidad tal que inducía a muchos prelados y clérigos a no creer que fuera posible que los principios revolucionarios y masónicos pudieran encontrar aceptación y promoción en la Iglesia.

Pero este fue precisamente el «golpe maestro de Satanás» -como lo llamó Monseñor Lefebvre- que supo servirse del respeto natural y del amor filial de los católicos por la sagrada autoridad de los pastores para inducirlos a anteponer la obediencia a la verdad, tal vez con la esperanza de que un futuro Papa pudiera sanar de alguna manera el desastre que se había consumado y cuyos resultados explosivos ya se podían adivinar. Esto no sucedió, a pesar de que algunos habían hecho sonar valientemente la alarma. Y también me cuento entre los que, en esa fase turbulenta, no se atrevieron a oponerse a errores y desviaciones que aún no se habían manifestado plenamente en su valor destructivo. No quiero decir que no tuviera la menor idea de lo que estaba ocurriendo, sino que no encontré, a causa del intenso trabajo y de las tareas omnicomprensivas de carácter burocrático y administrativo al servicio de la Santa Sede, las condiciones adecuadas que me hubieran permitido comprender la gravedad sin precedentes de lo que estaba ocurriendo ante nuestros ojos.

El choque

La ocasión que me llevó a chocar con mis superiores eclesiásticos comenzó cuando fui delegado para las Representaciones Pontificias, luego como Secretario General de la Gobernación y finalmente como Nuncio Apostólico en los Estados Unidos. Mi guerra contra la corrupción moral y financiera desató la furia del entonces Secretario de Estado, el Cardenal Tarcisio Bertone, cuando, de acuerdo con mis responsabilidades como delegado para las Representaciones Pontificias, denuncié la corrupción del Cardenal McCarrick y me opuse a que promoviera candidatos corruptos e indignos para el episcopado presentados por el Secretario de Estado, quien me hizo trasladar a la Gobernación porque «le impedí hacer los obispos que quería».

Siempre fue Bertone, con la complicidad del cardenal Giovanni Lajolo, quien obstaculizó mi trabajo destinado a combatir la corrupción generalizada en la Gobernación, donde ya había obtenido importantes resultados más allá de todas las expectativas. También fueron Bertone y Lajolo quienes convencieron al Papa Benedicto XVI para que me expulsara del Vaticano y me enviara a Estados Unidos. Allí me encontré teniendo que enfrentarme a los viles acontecimientos del cardenal McCarrick, incluidas sus peligrosas relaciones con representantes políticos de la administración Obama-Biden y también a nivel internacional, que no dudé en informar al secretario de Estado Pietro Parolin, quien no lo tuvo en cuenta.

Esto me llevó a considerar de otra manera muchos acontecimientos de los que había sido testigo durante mi carrera diplomática y pastoral, y a comprender su coherencia con un único proyecto que, por su naturaleza, no podía ser ni exclusivamente político ni exclusivamente religioso, ya que incluía un ataque global a la sociedad tradicional basado en los aspectos doctrinales, morales y litúrgicos de la Iglesia.

La corrupción como instrumento de chantaje

Es por eso que de haber sido un estimado nuncio apostólico -por lo que hace pocos días el mismo cardenal Parolin me reconoció por mi ejemplar lealtad, honestidad, corrección y eficiencia- ahora me he convertido en un arzobispo incómodo, no solo porque he pedido justicia en los procesos canónicos emprendidos contra prelados corruptos, sino también y sobre todo por haber proporcionado una clave interpretativa que muestra cómo la corrupción dentro de la jerarquía era una premisa necesaria para controlarlo, manipularlo y coaccionarlo con chantajes para que actúe contra Dios, contra la Iglesia y contra las almas.

Este modus operandi -que la masonería había descrito en detalle antes de infiltrarse en el cuerpo eclesial- refleja el adoptado en las instituciones civiles, donde los representantes del pueblo, especialmente en los niveles más altos, son en gran medida chantajeables porque son corruptos y pervertidos. Su obediencia a los delirios de la élite globalista lleva a los pueblos a la ruina, la destrucción, la enfermedad y la muerte, la muerte no solo del cuerpo, sino también del alma. Porque el verdadero proyecto del Nuevo Orden Mundial -al que Bergoglio está esclavizado y del que extrae su propia legitimidad de los poderosos del mundo- es un proyecto esencialmente satánico, en el que se odia la obra de la creación del Padre, la redención del Hijo y la santificación del Espíritu Santo. borrado y falsificado por la simia Dei y sus sirvientes.

Si no hablas, las mismas piedras gritarán

Ser testigos de la subversión total del orden divino y de la propagación del caos infernal con la celosa colaboración de los líderes del Vaticano y del episcopado nos hace comprender cuán terribles son las palabras de la Virgen María en La Salette – «Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo» – y qué odiosa traición constituye la apostasía de los pastores, y por la traición aún más inaudita de quien se sienta en el trono del Santísimo Pedro.

Si yo callara ante esta traición -que se consuma con la terrible complicidad de muchos, demasiados prelados que se resisten a reconocer en el Concilio Vaticano II la causa principal de la actual revolución y de la adulteración de la Misa católica como origen de la disolución espiritual y moral de los fieles-, rompería el juramento prestado el día de mi ordenación y renovado el ocasión de mi consagración episcopal. Como sucesor de los apóstoles, no puedo ni aceptaré ser testigo de la demolición sistemática de la Santa Iglesia y de la condenación de tantas almas sin intentar por todos los medios oponerme a todo esto. Tampoco puedo considerar preferible un silencio cobarde en aras de una vida tranquila a dar testimonio del Evangelio y defender la verdad católica.

Una secta cismática me acusa de cisma: esto debería ser suficiente para demostrar la subversión que se está produciendo. Imagínense la imparcialidad de juicio que podrá ejercer un juez cuando dependa de aquel a quien acuso de usurpador. Pero precisamente porque este acontecimiento es emblemático, quiero que los fieles -que no están obligados a conocer el funcionamiento de los tribunales eclesiásticos- comprendan que el crimen de cisma no se comete cuando existen razones fundadas para considerar dudosa la elección del Papa, tanto por el consenso vitium como por las irregularidades o violaciones de las normas que rigen el cónclave (cf. Wernz-Vidal, Ius Canonicum, Roma, Pont. Univ. Greg., 1937, vol. VII, pág. 439).

La bula Cum ex apostolatus officio de Pablo IV establecía a perpetuidad la nulidad del nombramiento o elección de cualquier prelado -incluido el Papa- que hubiera caído en herejía antes de su promoción a cardenal o elevación a Romano Pontífice. Define la promoción o elevación como nulla, irrita, et inanis – nula, inválida y sin ningún valor – «aunque se haya realizado con el acuerdo y el consentimiento unánime de todos los cardenales; ni puede decirse que sea validada por la recepción del oficio, consagración o posesión […], o por la supuesta entronización […] del mismo Romano Pontífice, o por la obediencia que le han dado todos y por el transcurso de cualquier tiempo en el dicho ejercicio de su oficio».

Pablo IV añade que todos los actos realizados por esta persona deben considerarse igualmente nulos, y que sus súbditos, tanto clérigos como laicos, están libres de obediencia con respecto a él, «sin perjuicio, sin embargo, por parte de estas mismas personas sometidas, de la obligación de fidelidad y obediencia que se debe dar a los futuros obispos, arzobispos, patriarcas, primados, cardenales y pontífices romanos que están canónicamente instalados». Pablo IV concluye:

Y para mayor confusión de los así promovidos y elevados, donde pretenden continuar su administración, es lícito solicitar la ayuda del brazo secular; ni por esta razón los que se apartan de la lealtad y obediencia hacia los que han sido promovidos y elevados de la manera ya mencionada, están sujetos a ninguna de las censuras y castigos impuestos a los que quisieran rasgar la túnica del Señor.

Por esta razón, con serenidad de conciencia, sostengo que los errores y herejías a los que Bergoglio se adhirió antes, durante y después de su elección, junto con la intención que sostuvo en su aparente aceptación del papado, hacen que su elevación al trono sea nula y sin valor.

Si todos los actos de gobierno y enseñanza de Jorge Mario Bergoglio, en contenido y forma, resultan extraños e incluso en conflicto con lo que constituye la acción de cualquiera de los papas; si incluso un simple creyente y no católico entiende la anomalía del papel que Bergoglio está jugando en el proyecto globalista y anticristiano llevado a cabo por el Foro Económico Mundial, las agencias de la ONU, la Comisión Trilateral, el Grupo Bilderberg, el Banco Mundial y por todas las demás ramas en expansión de la élite globalista, esto no demuestra ni siquiera un poco que deseo el cisma al resaltar y denunciar esta anomalía.

Sin embargo, soy atacado y procesado porque hay quienes se engañan a sí mismos pensando que al condenarme y excomulgarme, mi denuncia del golpe de Estado perderá de alguna manera su coherencia y consistencia. Este intento de silenciar a todos no resuelve nada; De hecho, hace aún más culpables y cómplices a quienes tratan de ocultar o minimizar la metástasis que está destruyendo el cuerpo eclesial.

La ‘deminutio’ del papado sinodal

A todo esto hay que añadir el documento de estudio El Obispo de Roma, publicado recientemente por el Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y la degradación del papado que se teoriza en él, en aplicación de la encíclica Ut Unum Sint de Juan Pablo II, que a su vez se refiere a la constitución Lumen Gentium del Vaticano II.

Parece enteramente legítimo -y obediente, en nombre de la primacía de la verdad católica sancionada en los documentos infalibles del Magisterio papal- preguntarse si la elección deliberada de Bergoglio de abolir el título apostólico de Vicario de Cristo y elegir definirse simpliciter como Obispo de Roma no constituye de alguna manera una deminutio del papado mismo. un ataque contra la constitución divina de la Iglesia, y una traición al Munus petrinum. Y si se examina más de cerca, el paso anterior fue dado por Benedicto XVI, quien inventó -junto con la «hermenéutica» de una «continuidad» imposible entre dos entidades totalmente extrañas- el monstruo de un «papado colegial» ejercido simultáneamente por el jesuita y el emérito.

No es casualidad que el documento de estudio cite una frase de Pablo VI: «El Papa […] es, sin duda, el obstáculo más grave en el camino del ecumenismo» (Discurso al Secretario para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, 28 de abril de 1967).

Montini había comenzado a preparar el terreno cuatro años antes, cuando dejó de lado la tiara de forma dramática. Si esta es la premisa de un texto que pretende servir para hacer «compatible» el papado romano con la negación del primado de Pedro que los herejes y cismáticos rechazan; y si el mismo Bergoglio se presenta a sí mismo como mero primus inter pares en medio de la asamblea de sectas y confesiones cristianas que no están en comunión con la Sede Apostólica, no proclamando la doctrina católica sobre el papado definida solemne e infaliblemente por el Concilio Vaticano I, ¿cómo no pensar que el ejercicio del papado, y, de hecho, la intención misma de aceptarlo, se ha visto afectada por un defecto de consentimiento (aquí y aquí), como para hacer nula o al menos muy dudosa la legitimidad del «Papa Francisco»?

¿De qué «iglesia» podría separarme, qué «papa» me negaría a reconocer, si la primera se define a sí misma como la «iglesia conciliar y sinodal» en antítesis de la «iglesia preconciliar» – es decir, la Iglesia de Cristo – y la segunda demuestra que considera el papado como su propia prerrogativa personal de la que hay que disponer modificándola y alterándola a voluntad, siempre en coherencia con los errores doctrinales implícitos en el Vaticano II y en el «magisterio» postconciliar?

Si el papado romano –el papado, para ser claros, de Pío IX, León XIII, Pío X, Pío XI, Pío XII– es considerado como un obstáculo para el diálogo ecuménico, y el diálogo ecuménico se persigue como la prioridad absoluta de la «Iglesia sinodal», representada por Bergoglio, ¿qué mejor manera podría implementarse este diálogo que eliminando aquellos elementos que hacen que el papado sea incompatible con él? y, por lo tanto, manipularlo de una manera completamente ilegítima e inválida?

El conflicto de tantos hermanos obispos y fieles

Estoy convencido de que entre los obispos y sacerdotes hay muchos que han experimentado y viven aún hoy el insoportable conflicto interno de encontrarse divididos entre lo que Cristo pontífice les pide —y lo saben bien— y lo que el que se presenta como Obispo de Roma impone con la fuerza, con el chantaje. y con amenazas.

Hoy es más necesario que nunca que los pastores despertemos de nuestro letargo: Hora est iam nos de somno surgere (Rm 13,11). Nuestra responsabilidad ante Dios, la Iglesia y las almas nos exige denunciar inequívocamente todos los errores y desviaciones que hemos tolerado durante demasiado tiempo, porque no seremos juzgados ni por Bergoglio ni por el mundo, sino por Nuestro Señor Jesucristo. Le daremos cuenta de cada alma perdida por nuestra negligencia, de cada pecado cometido por cada alma por nuestra culpa, de cada escándalo ante el cual hemos permanecido en silencio por falsa prudencia, por un deseo de vivir tranquilo, por complicidad.

El día en que debía presentarme para defenderme ante el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, he decidido hacer pública esta declaración mía, a la que añado una denuncia de mis acusadores, de su «consejo» y de su «Papa». Pido a los santos apóstoles Pedro y Pablo, que consagraron con su propia sangre el suelo del Alma Urbe, que intercedan ante el trono de la Divina Majestad, para que obtengan para la Santa Iglesia que finalmente sea liberada del asedio que la eclipsa y de los usurpadores que la humillan, haciendo de la Domina gentium la servidora del plan anticrístico del Nuevo Orden Mundial.

En defensa de la Iglesia

Por lo tanto, mi defensa no es personal, sino más bien una defensa de la Santa Iglesia de Cristo, en la que he sido constituido obispo y sucesor de los apóstoles, con el mandato preciso de custodiar el depósito de la fe y predicar la Palabra, insistiendo oportunamente importune -a tiempo y a destiempo- reprendiéndole, reprobando, reprobando, exhortando con toda paciencia y doctrina (2 Tim 4:2).

Rechazo enérgicamente la acusación de haber rasgado el manto sin costuras del Salvador y de haber dejado de estar bajo la autoridad suprema del Vicario de Cristo: para separarme de la comunión eclesial con Jorge Mario Bergoglio, tendría que haber estado primero en comunión con él, lo que no es posible ya que el mismo Bergoglio no puede ser considerado miembro de la Iglesia. debido a sus múltiples herejías y a su manifiesta extrañeza e incompatibilidad con el papel que desempeña de manera inválida e ilícita.

Mis acusaciones contra Jorge Maria Bergoglio

Ante mis hermanos en el episcopado y ante todo el cuerpo eclesial, acuso de herejía y cisma a Jorge Mario Bergoglio, y pido que sea juzgado como hereje y cismático y removido del trono que ocupa indignamente desde hace más de 11 años. Esto no contradice en modo alguno el adagio Prima Sedes a nemine judicatur, porque es evidente que, puesto que un hereje no puede asumir el papado, no está por encima de los prelados que le juzgan.

También acuso a Jorge Mario Bergoglio de haber causado – por el prestigio y la autoridad de la Sede Apostólica que él usurpa – graves efectos adversos, esterilidad y muerte en los millones de fieles que siguieron su insistente invitación a someterse a la inoculación de un suero genético experimental producido con fetos abortados, hasta el punto de emitir una «Nota» formal declarando que el uso de la vacuna es moralmente permisible (aquí y aquí) Tendrá que responder ante el tribunal de Dios por este crimen contra la humanidad.

Por último, denuncio el acuerdo secreto entre la Santa Sede y la dictadura comunista china, por el cual la Iglesia ha sido humillada y obligada a aceptar el nombramiento de obispos por parte del gobierno, el control de las celebraciones litúrgicas y las limitaciones a su libertad de predicación, mientras que los católicos leales a la Sede Apostólica son perseguidos impunemente por el gobierno de Pekín con el silencio cómplice del Sanedrín Romano.

El rechazo de los errores del Vaticano II

Considero un honor ser «acusado» de rechazar los errores y desviaciones implicados por el llamado Concilio Ecuménico Vaticano II, que considero completamente desprovisto de autoridad magisterial por su heterogeneidad en comparación con todos los verdaderos concilios de la Iglesia, que reconozco y acepto plenamente, así como reconozco y acepto plenamente todos los actos magisteriales de los Romanos Pontífices.

Rechazo con convicción las doctrinas heterodoxas contenidas en los documentos del Vaticano II y que han sido condenadas por los Papas hasta Pío XII, o que contradicen de alguna manera el Magisterio católico. Me parece desconcertante, por decir lo menos, que los que me juzgan por cisma sean los que abrazan la doctrina heterodoxa según la cual existe un vínculo de unión «con los que, bautizados, son honrados con el nombre de cristianos, aunque no profesen la fe en su totalidad o no conserven la unidad de comunión con el sucesor de Pedro» (LG 15).

Me pregunto con qué facilidad se puede desafiar a un obispo por la falta de comunión que también se afirma que existe con herejes y cismáticos.

Condeno, rechazo y rechazo igualmente las doctrinas heterodoxas expresadas en el llamado «magisterio postconciliar» que se originó con el Vaticano II, así como las recientes herejías relacionadas con la «Iglesia sinodal», la reformulación del papado en clave ecuménica, la admisión de concubinarias a los sacramentos y la promoción de la sodomía y la ideología de «género».

También condeno la adhesión de Bergoglio al fraude climático, una loca superstición neomaltusiana engendrada por quienes, odiando al Creador, no pueden evitar detestar también la creación, y con ella al hombre, que está hecho a imagen y semejanza de Dios.

Conclusión

A los fieles católicos, que hoy se escandalizan y desorientan por los vientos de novedad y las falsas doctrinas que promueven e imponen una jerarquía rebelde contra el Divino Maestro, les pido que oren y ofrezcan sus sacrificios y ayunos pro libertate et exaltatione Sanctæ Matris Ecclesiæ, para que la Santa Madre Iglesia encuentre su libertad y triunfe con Cristo, después de este tiempo de pasión.

Que los que han tenido la gracia de ser incorporados a Ella en el bautismo no abandonen a su Madre que hoy yace postrada y sufriendo: tempora bona veniant, pax Christi veniat, regnum Christi veniat.

Dado en Viterbo, el día 28 del mes de junio, en el Año del Señor 2024, la Vigilia de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo