Rusia publica el último informe sobre biolaboratorios financiados por Estados Unidos en Ucrania

0
Compartir

Las instalaciones continúan operando con patógenos peligrosos, afirma el Ministerio de Defensa en Moscú.

Los laboratorios de investigación biológica financiados por Estados Unidos continúan operando en Ucrania a pesar de las declaraciones oficiales que indican que habían sido «desactivados», dijo el Ministerio de Defensa ruso en un informe del viernes sobre los programas internacionales de investigación de patógenos de Washington.

Según el comandante de las Fuerzas de Defensa Nuclear, Biológica y Química de Rusia, el teniente general Igor Kirillov, Moscú ha obtenido documentos que sugieren que Kiev ha seguido coordinando con el Pentágono en el campo biológico militar, incluida la transferencia de biomateriales patógenos.

Kirillov señaló un llamamiento oficial de ‘ch2m-hill’, un contratista clave del Pentágono, a las empresas ucranianas que participan en un «programa para contrarrestar patógenos particularmente peligrosos en Ucrania». 

El documento informa sobre la continuación del programa biológico de la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) en Ucrania y describe las tareas futuras, como la consolidación de colecciones de patógenos peligrosos y el despliegue de sistemas para gestionar los riesgos biológicos y monitorear la situación epidemiológica.

Kirillov también declaró que, en enero de 2023, el gobierno de Ucrania publicó un nuevo conjunto de requisitos para la «contabilidad, almacenamiento, transporte y destrucción» de varios patógenos, que incluía instrucciones para el transporte internacional por aire de sustancias con la clase de peligro más alta. Señaló que las plantillas de documentos de transporte proporcionadas en las directrices solo presentaban ejemplos de laboratorios estadounidenses como receptores o remitentes de los biomateriales peligrosos.

El teniente general advirtió que Kiev y Washington podrían usar su investigación para llevar a cabo «provocaciones con patógenos peligrosos», que luego culparían a Rusia.

En su informe, Kirillov reiteró las preocupaciones de Rusia con los riesgos potenciales asociados con los programas de «doble uso» que Estados Unidos implementa en su propio territorio y en el extranjero.

Señaló que el trabajo de los biolaboratorios estadounidenses sobre patógenos peligrosos «parece ser el colmo de la imprudencia» en el contexto de brotes virales como el ántrax y el cólera en varias partes del mundo y el aumento de enfermedades animales como la peste porcina africana, la gripe aviar y la fiebre aftosa.

El comandante también llamó la atención sobre los intentos de la industria farmacéutica estadounidense de asegurar «ganancias ilimitadas» mediante la realización de investigaciones de «evolución dirigida» sobre el virus Covid-19, con el fin de «desarrollar proactivamente nuevas vacunas», que el director de investigación y desarrollo de Pfizer, Jordan Walker, admitió en una exposición del Proyecto Veritas.

Kirillov también reiteró la posición de Rusia de que el objetivo principal de los programas biológicos de Estados Unidos en todo el mundo era «establecer un control biológico global» degradando los sistemas nacionales de salud de otros países y subvirtiendo las disposiciones de la Convención sobre Armas Biológicas y Toxínicas (CABT) con sus propias reglas, que se desarrollaron para servir a los intereses de Washington y sus aliados.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo