3 mins 1 mes
Estamos siendo CENSURADOS, por Favor Comparta ESTE ARTÍCULO:
Read Time:1 Minute

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña rechazaron el llamado de Rusia para investigar las actividades «militares-biológicas» en Ucrania

El Consejo de Seguridad de la ONU rechazó el llamado de Rusia para una investigación internacional sobre las afirmaciones de que Estados Unidos utilizó laboratorios en Ucrania para desarrollar armas biológicas.

Mientras que China respaldó la propuesta de Rusia, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia votaron en contra, y los diez miembros rotativos del consejo se abstuvieron.

Rusia insiste en que Estados Unidos y Ucrania han estado violando la convención internacional de 1972 que prohíbe el desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas biológicas. Según Moscú, varios laboratorios en Ucrania estaban trabajando en un programa secreto «militar-biológico», que implicaba estudios y el almacenamiento de muestras de ántrax, cólera y otras enfermedades infecciosas.

Washington y Kiev niegan el desarrollo de armas biológicas. El presidente ucraniano, Vladimir Zelensky, dijo en marzo que los laboratorios estaban llevando a cabo «investigaciones científicas ordinarias».

Durante la votación en el Consejo de Seguridad el miércoles, la enviada de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, argumentó que la propuesta rusa de una investigación está «basada en la desinformación, la deshonestidad, la mala fe y una total falta de respeto por este organismo».

Thomas-Greenfield reiteró que las actividades bajo el programa de Reducción Cooperativa de Amenazas (CTR) del Pentágono en Ucrania y otros ex estados soviéticos «no son para fines militares».

La Misión de Estados Unidos ante las Organizaciones Internacionales en Ginebra, Suiza, dijo en abril que el objetivo del CTR en Ucrania era ayudar al país a «consolidar y asegurar patógenos y continuar asegurando que Ucrania pueda detectar y reportar brotes de enfermedades antes de que representen amenazas para la seguridad o la estabilidad».

Mientras tanto, Dmitry Polyansky, enviado adjunto de Rusia ante la ONU, dijo que estaba «profundamente decepcionado» por la votación. Dijo que «los países occidentales simplemente tienen miedo» de una investigación internacional sobre el tema.

Fuente: RT

Deja un comentario