29 febrero, 2024

Los accidentes de biolab en EE.UU. no se denuncian – The Intercept

0
Compartir

Según los informes, algunos han involucrado patógenos mortales, y cientos de casos se han mantenido fuera de la vista del público.

Los directores de los biolaboratorios de Estados Unidos han admitido cientos de accidentes peligrosos en las últimas dos décadas, pero incluso los incidentes relacionados con la exposición a virus mortales se han mantenido fuera de la vista del público, reveló una investigación de The Intercept.

«La gente tiene en mente que los accidentes de laboratorio son muy, muy raros, y si ocurren, ocurren solo en los laboratorios extranjeros menos bien administrados». El biólogo molecular de la Universidad de Rutgers, Richard Ebright, dijo al medio de comunicación«Eso simplemente no es cierto».

La percepción pública errónea podría deberse al hecho de que, como descubrió The Intercept, los estadounidenses no oyen hablar de los accidentes de biolaboratorio en Estados Unidos. El medio obtuvo más de 5.500 páginas de informes de incidentes de laboratorio de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH), lo que obligó a la agencia a divulgar los documentos a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información.

  • Muchos percances de laboratorio se informan a los NIH, el mayor financiador mundial de investigación biomédica, pero la agencia no transmite la información al público, incluso en casos que involucran biolaboratorios de Nivel 3 y Nivel 4.

Uno de esos incidentes ocurrió en 2016, cuando una estudiante graduada de la Universidad de Washington en St. Louis se pinchó accidentalmente el dedo con una aguja después de inyectar a un ratón una cepa recombinante del virus Chikungunya, dijo The Intercept. La estudiante no le contó a su supervisor sobre el accidente hasta después de enfermarse y buscar tratamiento en la sala de emergencias de un hospital local.

La universidad reveló el accidente y la infección a los NIH, donde el informe se mantuvo en secreto hasta que The Intercept llamó seis años después.

  • «Esa no es una buena situación», dijo Scott Weaver, inmunólogo de la Universidad de Texas y experto en Chikungunya. «Si esa persona sabía que tenía un pinchazo de aguja y que estaba trabajando con Chikungunya, debería haberlo informado de inmediato. Y luego, cualquier cosa que la gente de atención médica los viera, debería haber reconocido que había un riesgo muy pequeño, pero no nulo, de que transmitieran el virus».

Chikungunya, que se identificó por primera vez en Tanzania en la década de 1950, es un virus debilitante y potencialmente mortal que puede conducir a la artritis crónica. En el idioma local Makonde, su nombre significa «inclinado por el dolor». Se reportaron brotes del virus en Italia y Estados Unidos entre 2007 y 2017.

  • La investigación de The Intercept encontró una amplia gama de otros accidentes de biolaboratorio durante un período que abarca 18 años. Por ejemplo, en 2018, un investigador de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos en Maryland contrajo MRSA después de trabajar con las bacterias resistentes a los antibióticos. La Universidad de Carolina del Norte reportó cinco escapes de ratones de laboratorio en 2013 y 2014. Al menos uno de los roedores había sido infectado con SARS.

El incidente de Chikungunya de la Universidad de Washington fue una de las cinco lesiones con agujas reportadas por la escuela, a pesar de que su laboratorio es una instalación de Nivel 3 donde los investigadores usan doble capa de equipo de protección, incluidos dos pares de guantes.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo