22 febrero, 2024

El aborto mató a 44,6 millones de personas en todo el mundo en 2023, más que cualquier otra causa de muerte

0
Compartir

La anulación de Roe v. Wade hizo mella en las cifras, pero el número total de muertos sigue siendo abrumador.

El aborto siguió siendo la principal causa de muerte en el mundo por quinto año consecutivo en 2023, a pesar de que la anulación en 2022 de Roe v. Wade hizo mella en la contribución de Estados Unidos a esos totales.

El año pasado se cometieron más de 44,6 millones de abortos en todo el planeta, según Worldometer, un recurso no partidista que rastrea y estima estadísticas en tiempo real sobre una amplia variedad de temas, basándose en datos de fuentes como las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y más.

Ese total es mayor que el número de muertes atribuidas a las siguientes siete causas de muerte: enfermedades transmisibles, cáncer, tabaquismo, consumo de alcohol, VIH/SIDA, accidentes de tráfico y suicidio, combinadas.

«El Worldometer midió el total de muertes en 2023 en más de 60,6 millones», señala el Christian Post. «Sin embargo, esa cifra no incluye el aborto como forma de muerte. Si los abortos se contaran como muertes en las estadísticas, las muertes del año pasado habrían superado los 100 millones, y los abortos habrían representado más del 40% de ellas».

En Estados Unidos, 14 estados prohíben actualmente todos o la mayoría de los abortos, y los datos disponibles hasta ahora indican que las leyes provida ahora aplicables podrían eliminar efectivamente unos 200.000 abortos al año.

En respuesta, los aliados del aborto persiguen una variedad de tácticas para preservar el «acceso» al aborto, como consagrar los «derechos» al aborto en las constituciones estatales, el fácil acceso a las píldoras abortivas, la protección legal y el apoyo financiero de los viajes interestatales para el aborto, la construcción de nuevas instalaciones de aborto cerca de las fronteras compartidas por los estados provida y proaborto, y Hacer de los Estados liberales santuarios para aquellos que quieren evadir o violar las leyes de vecinos más pro-vida.

El presidente Joe Biden ha pedido al Congreso que codifique el «derecho» al aborto en la ley federal, lo que no solo restauraría sino que ampliaría el statu quo de Roe al hacer ilegal que los estados aprueben prácticamente cualquier ley provida. Las elecciones de 2024 determinarán si los demócratas retienen la Casa Blanca y mantienen o ganan suficientes escaños en el Congreso para que eso suceda.

En los EE. UU., obtener una idea exacta de la escala y los detalles del uso del aborto se ha visto limitado durante mucho tiempo por la falta de estándares uniformes de un estado a otro. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) reconocen que solo recopilan datos sobre abortos presentados voluntariamente por los estados, cuyos requisitos de información (si los tienen) varían significativamente. Históricamente, California, Maryland y New Hampshire —tres estados muy poblados y significativamente a favor del aborto— no han presentado ningún tipo de datos, lo que limita aún más la comprensión del público sobre la frecuencia de cosas como el aborto tardío y las complicaciones del aborto.

Hasta el 9 de enero, el mundo ya ha visto más de un millón de abortos en 2024, según Worldometer.

Fuente LifeSites

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo