El Reino Unido se enfrenta a una creciente presión por la venta de armas a Israel

0
Compartir

El asesinato de trabajadores humanitarios extranjeros en Gaza ha reavivado los llamamientos para que se detenga el suministro de armamento británico

El Reino Unido se enfrenta a nuevos llamamientos para que deje de exportar armas a Israel, tras el mortífero bombardeo por parte del ejército del país contra un convoy humanitario en Gaza, según informan los medios de comunicación.

El lunes, siete trabajadores humanitarios de World Central Kitchen (WCK), en su mayoría extranjeros y entre ellos tres ciudadanos británicos, murieron en ataques aéreos israelíes que supuestamente tenían como objetivo a un militante de Hamas. El incidente ha provocado la condena internacional.

Peter Ricketts, ex asesor de seguridad nacional del entonces primer ministro, ahora secretario de Relaciones Exteriores David Cameron, declaró el miércoles en comentarios sobre el incidente que Gran Bretaña había llegado a ese punto. Instó al Reino Unido a enviar una «señal» a Israel de que no se ha tomado lo suficientemente en serio sus obligaciones en virtud del derecho internacional.

«A veces, en un conflicto, hay un momento en el que hay tanta indignación global que cristaliza la sensación de que las cosas no pueden seguir así. Espero que este horrible incidente sirva para ese propósito», dijo Ricketts a la BBC.

Los principales partidos de la oposición británica exigieron el miércoles que el gobierno conservador publique el asesoramiento legal que ha recibido sobre si Israel ha violado el derecho internacional humanitario durante la guerra en Gaza.

David Lammy, portavoz de Asuntos Exteriores del opositor Partido Laborista, dijo que «hay acusaciones muy serias de que Israel ha violado el derecho internacional».

Pidió al gobierno que «publique el asesoramiento legal ahora», alegando que «si dice que existe un riesgo claro de que las armas del Reino Unido puedan ser utilizadas en una violación grave del derecho internacional humanitario, es hora de suspender la venta de esas armas». 

El primer ministro británico, Rishi Sunak, no se comprometió a publicar el asesoramiento legal, pero dijo que Londres siguió un estricto «conjunto de reglas, regulaciones y procedimientos» sobre la concesión de licencias para la exportación de armas.

Los ministros del Reino Unido dicen que las ventas de defensa a Israel tuvieron un valor de alrededor de 42 millones de libras esterlinas (53 millones de dólares) en 2022. Según la Campaña contra el Comercio de Armas, un grupo que presiona para poner fin a la venta de armas, el Reino Unido ha aprobado al menos 474 millones de libras esterlinas (560 millones de dólares) en exportaciones a Israel desde 2015.

Según se informa, esas exportaciones incluyen piezas para misiles, tanques y aviones de combate, incluidos neumáticos, asientos eyectables, hélices de ventiladores y equipos de puntería láser para aviones que se utilizan en Gaza.

Gran Bretaña también está involucrada en la fabricación de piezas para aviones de combate F-35 de fabricación estadounidense que son utilizados por la fuerza aérea israelí, según el experto en control de armas Roy Isbister del grupo de campaña Saferworld.

«El Reino Unido produce el 15% de cada F-35, por lo que si el Reino Unido dice ‘no’ a las exportaciones, eso se convierte en algo significativo, y en un problema para las capacidades israelíes que correría el riesgo de molestar a los estadounidenses». Isbister le dijo a The National.

Fuente: RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo