22 febrero, 2024

El suministro estadounidense de municiones en racimo a Ucrania es un crimen: Putin

0
Compartir

El propio Washington ha afirmado que el uso del armamento es un potencial crimen de guerra.

Si Ucrania utiliza municiones de racimo suministradas por Estados Unidos en el campo de batalla, Moscú se reserva el derecho de tomar represalias en especie, advirtió el presidente ruso, Vladimir Putin.

En declaraciones al periodista Pavel Zarubin, Putin ofreció su opinión sobre la decisión de la administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, de proporcionar a Ucrania municiones en racimo, que están prohibidas en más de 100 países debido al riesgo que representan para los civiles.

«La propia administración estadounidense dio una evaluación de estas municiones a través de la boca de sus empleados hace algún tiempo … calificando el uso [de estas municiones] como un delito. Así es como creo que debe ser considerado», dijo, según un extracto de la entrevista publicado el domingo.

El presidente ruso aparentemente se refería a una declaración hecha por la ex secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki a fines de febrero de 2022, días después del inicio del conflicto de Ucrania, en la que dijo que el uso de las controvertidas municiones podría considerarse un crimen de guerra.

El líder ruso sugirió que Estados Unidos aprobó la medida debido a la escasez de municiones, señalando que el consumo de proyectiles de Ucrania supera con creces las reservas actuales de Occidente.

«Rusia tiene un stock suficiente de varios tipos de municiones de racimo … Hasta ahora, no los hemos utilizado. No lo hemos necesitado, a pesar del conocido déficit [de municiones] durante un cierto período de tiempo», dijo Putin.

Washington anunció la decisión de enviar municiones en racimo a Kiev a principios de este mes, y funcionarios estadounidenses confirmaron recientemente que la controvertida munición ya ha llegado a Ucrania.

Las municiones de racimo son conocidas por liberar grandes cantidades de bombetas en un área amplia cuando explotan. Las submuniciones a menudo no detonan, lo que representa una grave amenaza para los civiles durante muchos años después de que hayan terminado los combates.

Muchos de los aliados de Washington han expresado su preocupación por la medida, mientras que Moscú la ha condenado rotundamente. Anatoly Antonov, embajador de Rusia en Estados Unidos, lo calificó como un «gesto de desesperación» y un reconocimiento tácito de la mediocre actuación de Kiev en el campo de batalla. También acusó a los políticos estadounidenses de «ignorar los argumentos sobre la inhumanidad» del paso y de «hacer la vista gorda ante las víctimas civiles».

Fuente: RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo