22 febrero, 2024

Arzobispo Viganò: La élite de Davos está motivada por el odio de Satanás, no solo por la riqueza y el poder

0
Compartir

No olvidemos que, si nuestro enemigo globalista se sirve de la ayuda de los espíritus infernales, tenemos de nuestro lado al Señor Dios de los ejércitos desplegados – Dominus Deus Sabaoth – y a todas las huestes de Ángeles y Santos, infinitamente más poderosas.

Estimado Dr. Frost, queridos amigos,

Al comienzo de este nuevo año, permítanme dirigirles a todos mis mejores deseos. Agradezco tener esta oportunidad de compartir con ustedes algunas reflexiones sobre la situación actual.

Durante los últimos cuatro años, hemos sido testigos de la implementación de un plan criminal de despoblación mundial, logrado a través de la creación de una falsa pandemia y la imposición de una falsa vacuna, que ahora sabemos que es un arma biológica de destrucción masiva, diseñada con el objetivo de destruir el sistema inmunológico de toda la población, causando esterilidad y la aparición de enfermedades mortales. Muchos de nuestros amigos y conocidos han muerto o han sido gravemente dañados por los efectos adversos de este suero genético experimental. Muchos han descubierto, demasiado tarde, que han sido víctimas de un plan global con un solo guión bajo una sola dirección.

Lo que es aún más grave es que este proyecto neomalthusiano de exterminio masivo, al que se suma la voluntad de controlarnos a cada uno de nosotros a través de nanoestructuras de óxido de grafeno, nos ha sido anunciado desde hace tiempo por quienes en la Organización Mundial de la Salud y el Foro Económico Mundial lo concibieron y ejecutaron. Los gobernantes de todos los estados occidentales, rehenes de Bill Gates y Klaus Schwab, se han convertido en cómplices de este crimen, demostrando su malicia y premeditación con su comportamiento: falsificando datos sobre supuestos contagios, manipulando estadísticas que atribuyen muertes y efectos adversos al COVID-19 pero no al suero genético, prohibiendo tratamientos efectivos, imponiendo protocolos dañinos que no tienen base científica, prohibir las autopsias, e impedir o frustrar informes precisos a las autoridades sanitarias.

En este ataque, sin precedentes en la historia de la humanidad, hemos sido testigos de la complicidad de todas las instituciones nacionales e internacionales, de toda la profesión médica y de los medios de comunicación. Se ha llevado a cabo una operación de ingeniería social para manipular el consenso a través del terror, las amenazas, el chantaje y la violación de los derechos fundamentales más sacrosantos de los ciudadanos. El poder judicial ha guardado silencio, las fuerzas armadas han mirado para otro lado y los maestros y sacerdotes han cooperado celosamente.

Conocemos bien a los autores de este crimen contra Dios y contra la humanidad. Por supuesto, las corporaciones farmacéuticas multinacionales se han beneficiado desproporcionadamente de la vacunación masiva, y ahora se preparan para acumular aún más miles de millones de dólares con la venta de tratamientos contra el turbocáncer que sus sueros han causado. Quienes venden la vacuna se han beneficiado de la administración de estos venenos a mujeres embarazadas, niños y ancianos. Han financiado a los autodenominados expertos, pagándoles para que hagan propaganda de una falsa eficacia y seguridad en los principales medios de comunicación. Las multinacionales se han beneficiado y, debido a los confinamientos, han ocupado el lugar de las pequeñas empresas, los restaurantes y las tiendas locales. Los proveedores de energía se han beneficiado y siguen beneficiándose, y gracias a la crisis creada por el sistema, han obtenido enormes beneficios, mientras que los costes de la electricidad y el gas están obligando a las empresas a subir los precios y cerrar. Los que aprovecharon las restricciones para trabajar desde casa, los que vendieron mascarillas que no solo eran inútiles sino realmente dañinas, los que proporcionaron barreras de plexiglás y desinfectante de manos, y los que gestionaron la medición de la fiebre en lugares públicos también se llevaron su parte de las ganancias. Muchos de ellos, que entendían perfectamente lo que estaba pasando, prefirieron guardar silencio para no perder la oportunidad de ganar dinero con la vida y la salud del resto de nosotros.

Pero no es solo el dinero el motivo de este crimen. Detrás de la sed de enriquecimiento que motiva a muchos está la voluntad de poder de la élite subversiva de Davos, que tiene como objetivo establecer el Nuevo Orden Mundial. La psicopandemia ha sido un ensayo general para el ataque que ahora están haciendo contra la economía, el tejido social y, de hecho, la vida misma de la humanidad. Las ciudades de quince minutos, la identidad digital, el dinero electrónico y la destrucción de la agricultura y la ganadería sirven al mismo propósito, declarado en la Agenda 2030 y en el proyecto «Great Reset» de la Fundación Rockefeller. Las guerras en Ucrania y Palestina también tienen el mismo propósito: desestabilizar el orden internacional, crear crisis permanentes y alimentar conflictos que empobrecerán a las naciones individuales y alimentarán al leviatán globalista. Los enormes yacimientos petrolíferos de Gaza son objetivos tentadores para quienes quieren apropiarse de ellos con el fin de mantener a Europa y Estados Unidos bajo chantaje, especialmente cuando las mismas personas están imponiendo políticas energéticas insensatas en nombre de una falsa emergencia climática.

Hoy, los autores de estos crímenes tienen un nombre y un rostro. Sus cómplices en gobiernos e instituciones, culpables de alta traición y gravísimos delitos, provienen todos del Foro Económico Mundial y fueron alumnos de su programa llamado «Jóvenes Líderes Globales para el Mañana». Otros, como George Soros, los apoyan por medio de fundaciones filantrópicas que alimentan los conflictos sociales, las guerras civiles y las revoluciones de colores en todo el mundo.

Este golpe de Estado global debe ser denunciado, y los responsables deben ser juzgados y juzgados por un tribunal internacional. Pero, sobre todo, es necesario que todos entendamos que esta guerra total contra la humanidad no está motivada solo por el ansia de riqueza y poder, sino principalmente por un motivo religioso, una razón teológica. Esta razón es el odio de Satanás: odio a Dios, odio a la Creación de Dios y odio al hombre, que ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Bill Gates, Klaus Schwab, George Soros y los cientos de sirvientes a los que chantajean en los gobiernos odian a Dios. Odian la vida, que solo Dios puede dar. Odian el amor, que solo viene de Dios. Odian la paz, que sólo puede reinar donde Cristo reina. Como dijo Tucker Carlson hace unos días, estamos frente a personas que sirven a Satanás y a los demonios del infierno, así como la gente normal adora y sirve a Dios.

Se trata, pues, de una batalla en la que el cuerpo y el alma, la materia y el espíritu son objeto de un ataque mortal por parte de los hombres y de los poderes espirituales. Pero no olvidemos que, si nuestro enemigo se sirve de la ayuda de los espíritus infernales, tenemos de nuestro lado al Señor Dios de los ejércitos dispuestos, Dominus Deus Sabaoth, y a todas las huestes de ángeles y santos, infinitamente más poderosas. Dios es Todopoderoso: no lo olvidemos nunca. Y Él es Padre: Él no abandona a Sus hijos en tiempos de prueba.

Por eso, queridos amigos, os exhorto a librar esta batalla con las armas espirituales que Dios pone a vuestra disposición: la oración, la confianza en el Señor y la conciencia de que este enemigo no será derrotado allí donde está más organizado y temible, sino hiriéndolo allí donde es débil. Esta debilidad proviene de su corrupción, de su subordinación al mal, de los pecados execrables que ha cometido y sigue cometiendo contra los niños pequeños de Dios. Porque les digo que los hombres y mujeres que en estos cuatro años se han sometido y soportado encierros, violaciones a sus derechos, privación laboral y segregación social no están dispuestos a tolerar los crímenes que esta maldita red de pervertidos y pedófilos comete contra los niños. Por lo tanto, saca a la luz y denuncia con valentía la red de complicidades y crímenes de políticos, banqueros, actores, periodistas, prelados y personajes famosos que están unidos por su pacto de sangre, y todo el castillo de mentiras y engaños que han urdido se derrumbará, arrastrando consigo todo el plan globalista, la ideología woke, la teoría de género, la falsa emergencia climática, el fraude sanitario y la moneda digital. Simul stabunt, simul cadent, dice la máxima latina: así como están juntos, así también se derrumbarán juntos.

Manténganse fuertes, por lo tanto, bajo el estandarte de Cristo y en el ejército de Dios, que es Todopoderoso, y que en la cruz ya ha ganado la guerra que ahora está entrando en sus etapas finales. Reúnanse alrededor del Señor, invoquen Su Santo Nombre, y Él dará ímpetu a su batalla. Recordad las palabras de san Pablo: «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Flp 4, 13).

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

2 de enero de 2024
Santísimo Nombre de Jesús

Fuente LifeSites

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo