22 febrero, 2024
Compartir

Las autoridades dijeron que la falta de médicos dispuestos a evaluar a los pacientes significa que el proceso aún no estará disponible para los enfermos mentales

  • Canadá ha congelado un plan para ampliar su programa de suicidio asistido para incluir a personas que sufren enfermedades mentales, según han anunciado el ministro de Sanidad, Mark Holland, y el ministro de Justicia, Arif Virani.

Entre las razones del aplazamiento, citaron la falta de profesionales médicos, especialmente psiquiatras, dispuestos a evaluar a los pacientes antes de una inyección letal.

Canadá legalizó la eutanasia después de que la Corte Suprema dictaminara en 2015 que exigir a las personas que hicieran frente a un sufrimiento intolerable equivalía a violar sus derechos básicos. En 2021, el Tribunal Superior de Quebec exigió que el gobierno ampliara los criterios a quienes padecían afecciones «graves e irremediables», como depresión y otros problemas de salud mental.

Las disposiciones separadas de la ley para las personas con enfermedades mentales se pospusieron originalmente por dos años.

En declaraciones a los periodistas el lunes después de una sesión de un comité parlamentario especial que analiza el tema, Holland explicó: «Está claro por las conversaciones que hemos tenido que el sistema no está listo y necesitamos más tiempo».

El jueves, el Ministerio de Salud de Canadá emitió un comunicado en el que aclaraba que la expansión originalmente programada para el 17 de marzo de este año se había pospuesto hasta 2027. Se espera que para entonces, los proveedores regionales de atención médica estén mejor preparados para administrar la eutanasia a los enfermos mentales, con pautas claras desarrolladas mientras tanto, agregó el documento.

Canadá ya se encuentra entre los países con leyes más liberales en materia de eutanasia y suicidio asistido, con el procedimiento disponible para personas con enfermedades terminales y crónicas.

Sin embargo, los planes para extender la práctica a los enfermos mentales han resultado controvertidos, ya que miembros del opositor Partido Conservador acusan al gobierno del primer ministro Justin Trudeau de promover una «cultura de la muerte». 

Algunos críticos de la izquierda también han argumentado que las autoridades deberían centrarse en mejorar la atención psiquiátrica, que se dice que está crónicamente infrafinanciada.

Varios psiquiatras, por su parte, han expresado su preocupación de que los pacientes puedan abandonar los planes de tratamiento que no proporcionan un alivio inmediato y optar por la salida fácil.

Según un informe publicado por el Ministerio de Salud canadiense el pasado mes de octubre, en 2022 se produjo un aumento del 31,2% en el número de casos relacionados con lo que se denomina en el país como asistencia médica para morir (MAID) en comparación con 2021.

En 2022, un total de 13.241 personas optaron por poner fin a sus vidas de esta manera, de las cuales 463 eran «personas cuyas muertes naturales no eran razonablemente previsibles».

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo