Comerciar con la muerte de forma responsable: los fondos ‘woke’ canalizan 5 billones de dólares a la industria armamentística

0
Compartir

Los fondos ESG, que alguna vez fueron campeones de causas ambientales, han planteado preocupaciones éticas después de invertir fuertemente en acciones de defensa

Russian Market es un proyecto de un bloguero financiero, periodista suizo y comentarista político con sede en Zúrich. Síguelo en X @runews

En el despiadado mundo de la gestión de activos, mi trabajo como banquero de inversión en el principal local suizo de Zúrich fue un paseo por la cuerda floja entre el desafío y la monotonía. La elaboración de carteras para los grandes apostadores del mayor banco suizo requería una delicada combinación de precisión y estrategia. La rutina diaria de resumir, apilar y dar forma a las carteras de los ricos no era solo una habilidad; Fue un ejercicio meticuloso en el que la estabilidad financiera fue el objetivo y la recompensa.

En la doctrina establecida de al__cpLocation de activos 60-40, un principio fundamental en la gestión de patrimonios, el objetivo era sencillo: asignar el 60% a las acciones y el 40% a los bonos. Esta directriz implícita, perfeccionada a través de la sabiduría del mercado, proporcionó a los clientes una protección contra la naturaleza impredecible de las acciones individuales. Sin embargo, las complejidades de mi función se extendían más allá de los aspectos numéricos de la al__cpLocation de activos. Poner énfasis en asegurar un valor crediticio resiliente para las carteras se volvió primordial, evolucionando más allá de una mera métrica para convertirse en un componente vital arraigado en la estrategia de inversión de cada cliente.

En medio de las turbulencias financieras, la selección de valores cobró mayor importancia y, en los últimos años, la atención se centró en los fondos ESG.

¿Qué es la inversión ESG?

ESG (o inversión ambiental, social y de gobernanza) proporciona un marco para invertir en fondos que tienen en cuenta factores ambientales, sociales y de gobernanza. A menudo se utiliza indistintamente con términos como «inversión socialmente responsable (ISR)» e «inversión sostenible». Las inversiones ESG, que se engloban dentro de la inversión socialmente responsable, analizan el impacto social de una empresa en función de tres factores principales:

Ambiental (E): Este aspecto se concentra en las iniciativas de una empresa para la preservación del medio ambiente, la gestión de la contaminación, el manejo responsable de residuos, las prácticas sostenibles de la tierra y los esfuerzos para reducir la huella de carbono.

Social (S): Esta dimensión profundiza en el compromiso de una empresa con las condiciones laborales justas, la igualdad de oportunidades de empleo y el apoyo a las organizaciones comunitarias.

Gobernanza (G): Esta faceta se relaciona con las normas que rigen el gobierno corporativo, que abarcan la conducta empresarial ética, la diversidad de género dentro de la junta, la compensación equitativa de los empleados y la transparencia general en las operaciones corporativas.

El aroma del dinero en efectivo

Pero entonces, donde reside el toque humano falible, el olor de la corrupción detecta el aroma del dinero en efectivo, un giro que ni siquiera los inversores experimentados podrían haber predicho.

Sorprendentemente, estos fondos, célebres por sus fundamentos éticos, han canalizado la asombrosa cantidad de 5 billones de dólares a la industria armamentística. Esta bomba fue lanzada por Bloomberg esta semana.

A partir del tercer trimestre de 3, más de 2023.1 fondos ESG, comprometidos a mantener los estándares ambientales, sociales y de gobernanza, poseen colectivamente acciones por valor de alrededor de 200 billones de dólares en el sector de defensa. Esta inesperada inmersión en las inversiones en defensa en el marco ESG ha desencadenado acalorados debates.

Las preguntas giran en torno a las líneas borrosas entre «defensa» y «agresión» y por qué los gestores de fondos ESG no están luchando contra estas inversiones que parecen incompatibles con los ideales ESG o de sostenibilidad. La industria financiera, que alguna vez elogió el enfoque ético de ESG, ahora se enfrenta a un golpe de realidad a medida que las inversiones se acercan a una industria inherentemente en desacuerdo con esos valores.

Seamos claros: todos los inversores en fondos ESG tienen motivos para emprender acciones legales contra el gestor de fondos que canaliza dinero hacia acciones de armas y defensa. Estas inversiones violan los principios éticos básicos de los fondos ESG, lo que abre la puerta para que los clientes consideren la posibilidad de recurrir a la justicia.

A pesar de la ética que levanta las cejas, los fondos que se sumergen en el sector de la defensa se están riendo hasta el banco. En particular, el fondo Goldman Sachs Group Inc., que juega el juego de la defensa europea, se ha disparado casi un 90% desde febrero de 2022 y un 13% desde octubre de 2023.

Los mandamases de los fondos de EE. UU. y el Reino Unido eluden los obstáculos regulatorios que impiden que los gestores ESG se sumerjan en los activos de defensa. Hacen hincapié en la necesidad de informes transparentes y de primer nivel por parte de estos fondos, argumentando que las inversiones en empresas de defensa específicas pueden coincidir con la inversión responsable, siempre y cuando no estén produciendo armas prohibidas o suministrando armas a países incompletos.

Inversión responsable en la máquina de guerra, todo perfectamente empaquetado con el sello ESG: ¡qué puntazo!

Mairead McGuinness, comisaria de Mercados Financieros de la Comisión Europea, explica cómo la defensa es «crucial para la sostenibilidad y la seguridad» de la UE, y contribuye a la «paz y la sostenibilidad social». La intersección de la inversión ética y los coqueteos de la industria de defensa pone un gran signo de interrogación en el núcleo mismo de los movimientos financieros responsables. El encuentro no planificado de los fondos ESG con la industria armamentística teje una narrativa enmarañada, planteando preguntas profundas sobre si la inteligencia financiera puede alinearse con los principios de inversión ética.

De hecho, hemos llegado a un punto en el que los políticos que abogan por permitir que los niños elijan su género ahora están dictando términos a los fondos de cobertura en el ámbito ambiental y social. Incluso respaldan las inversiones en guerras y armas, calificándolas como «cruciales para la sostenibilidad».

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo