29 febrero, 2024

El caso contra la teoría de la fuga de laboratorio de COVID-19 está en su punto más fuerte

0
Compartir

La verdadera conspiración es que los malos actores quieren fabricar consentimiento para el conflicto con China.

La semana pasada se produjo otro enfrentamiento en el Congreso en torno a la «teoría de la fuga de laboratorio» de COVID-19, lo que sugiere que el SARS-CoV-2 se originó en un laboratorio de Wuhan y se propagó globalmente desde allí. Esta teoría implica una posible mala conducta por parte del gobierno chino, ya que asume que trabajaron con virus peligrosos sin protocolos de seguridad adecuados. Curiosamente, un par de encuestas de marzo, incluidas las realizadas por la Universidad de Quinnipiac y Economist / YouGov, indican que el 64 y el 66 por ciento de los estadounidenses, respectivamente, apoyan esta noción.

Independientemente de si una creencia es ampliamente sostenida a pesar de ser poco probable que sea cierta, es esencial que aquellos que son conscientes de esto informen responsablemente al público. Los estadounidenses creen ampliamente muchas cosas que no son ciertas y nosotros, comentaristas y expertos, debemos trabajar para eliminar estas percepciones. Desafortunadamente, los medios internacionales, independientemente de sus inclinaciones políticas, están desinformando cada vez más a la gente y alimentando la teoría de la fuga de laboratorio.

Por ejemplo, en mayo, la BBC informó que un importante científico chino había sugerido que una fuga de laboratorio podría haber iniciado la pandemia. Sin embargo, en realidad, el científico llamado Gao Fu negó haber participado en ningún evento de la BBC y aclaró que lo que dijo en realidad fue que «desde una perspectiva científica, no descartamos ninguna posibilidad, pero cualquier posibilidad requiere evidencia. Actualmente no hay evidencia que apoye la teoría de una fuga de laboratorio».

Vale la pena señalar que no son solo los sospechosos habituales, como los medios corporativos y las emisoras financiadas por el estado, quienes impulsan esta teoría. Algunos autoproclamados progresistas en los Estados Unidos, como Ryan Grim, jefe de la oficina de DC para The Intercept, y Briahna Joy Gray, podcaster y ex secretaria de prensa del senador Bernie Sanders, también han adoptado la teoría de la fuga de laboratorio.

El podcast de Grim ha sugerido que la teoría de la fuga de laboratorio, previamente reconocida como una teoría de conspiración xenófoba de extrema derecha, está ganando credibilidad día a día. Sin embargo, no presenta evidencia concreta para apoyar esta afirmación e irónicamente admite en su podcast que ni él ni sus invitados son virólogos y carecen de experiencia en el tema.

Personalmente, intenté ofrecer un contrapunto a la investigación de Grim sobre los orígenes de COVID-19 para The Intercept. Sin embargo, me informaron que a menos que tuviera noticias frescas o un «doctorado mínimo en biología», no podría ofrecer ningún análisis para su salida. Una clara ironía surge del hecho de que el propio Grim no presenta ninguna noticia ni posee un título relevante, además de su historial documentado de jugar rápido y suelto con métodos de análisis más allá de su experiencia. (Vea su crítica infundada al modelo electoral de FiveThirtyEight en 2016, que fue el único pronosticador convencional que incluso sugirió que Donald Trump tenía una oportunidad viable de ganar, como referencia).

Dejando de lado estos temas, el punto crucial que deseo traer a la audiencia de Grim y a cualquiera que preste atención es este: el caso contra la teoría de la fuga de laboratorio ha alcanzado su cenit, y a pesar de que el discurso público se vuelve irreconocible, sigue siendo crucial defender los principios de la ciencia.

Una pieza significativa de evidencia que respalda esta perspectiva es el informe de inteligencia más reciente sobre los orígenes de COVID-19 publicado por las agencias estadounidenses a fines del mes pasado. En el informe se indica que no existe consenso entre esos organismos. Se esperaba que este informe fuera la evidencia definitiva para los defensores de las fugas de laboratorio, pero resultó no ser concluyente. Afirma explícitamente que «no hay evidencia» que sugiera que los laboratorios chinos estuvieran trabajando con virus relacionados con el SARS-CoV-2 o que cualquier «incidente específico relacionado con la investigación» ocurrió en un laboratorio.

A pesar de esto, los defensores de la teoría de la fuga de laboratorio se aferran a otras pruebas. Por ejemplo, destacan el cambio del Departamento de Energía en su evaluación de inteligencia, concluyendo que el SARS-CoV-2 «probablemente surgió de una fuga de laboratorio». También citan informes de los medios de comunicación, que circulan afirmaciones de fuentes de inteligencia anónimas de que un científico financiado por Estados Unidos fue una de las tres personas que trabajan en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) que se enfermó con una enfermedad no especificada en noviembre de 2019.

Sin embargo, estas afirmaciones tienen varios problemas. Como informó CNN en ese momento, tres personas familiarizadas con los hallazgos del Departamento de Energía declararon: «El cambio del Departamento de Energía se basó en parte en información sobre la investigación que se estaba llevando a cabo en los Centros Chinos para el Control de Enfermedades en Wuhan, China, que estaba estudiando una variante de coronavirus en el momento del brote». Esta descripción es problemática porque el CDC chino nunca ha estado implicado en la teoría de la fuga de laboratorio y no se dedica a la investigación de ganancia de función. Además, el último informe desclasificado contradice la afirmación de que las personas en el WIV se enfermaron con una enfermedad similar a COVID-19.

Con toda la evidencia disponible a mano, Grim cuestiona por qué su Partido Demócrata no quiere seguir adelante con la teoría de la fuga de laboratorio. La razón es evidente: ningún experto creíble apoya esta teoría, y aquellos que están de acuerdo con ella tienen una agenda política destinada a culpar a China y su pueblo por COVID-19. El Partido Republicano, que está dando crédito a esta hipótesis, es más propenso a estas actitudes. También está bien documentado que la teoría se originó a partir de malos actores impulsados por la agenda. Por lo tanto, el hecho de que la mayoría de los estadounidenses crean en la teoría de la fuga de laboratorio es, en mi opinión, uno de los fracasos más significativos de los medios occidentales en la historia reciente.

Si bien puedo entender el atractivo de la noción de que una de las pandemias más devastadoras de la historia se originó a partir de un proyecto de gobierno clandestino, es importante reconocer que tal escenario es altamente improbable. Aunque puede haber una tendencia dentro de nosotros a sospechar lo peor de nuestro gobierno, la realidad probablemente esté lejos de esta especulación sensacionalista.

 Pero sí creo que hay una agenda nefasta en juego, y yo diría que la verdadera conspiración está en otra parte. Por un lado, el estado de seguridad nacional de Estados Unidos percibe el ascenso de China como una amenaza a su dominio global. Para mantener su hegemonía y contrarrestar el ascenso de China, Estados Unidos busca contener a China por cualquier medio necesario, incluso recurriendo potencialmente a la guerra. Culpar a China por la pandemia de COVID-19, una prueba profunda y angustiante para la humanidad, es un esfuerzo deliberado para fabricar apoyo público para tal guerra. Esta es la razón por la cual la teoría de la fuga de laboratorio ha sido elogiada por los principales halcones de China de Washington.

La externalización de la culpa a China también absuelve al gobierno de los Estados Unidos de la culpabilidad por permitir que más de un millón de estadounidenses mueran innecesariamente y someter a millones más a una discapacidad prolongada o permanente, subvirtiendo así la ira justificada de la clase trabajadora contra los ricos y los empleadores. La pandemia de COVID-19 y sus abundantes injusticias fueron el punto de ruptura más obvio para la contradicción de clase, pero esto pierde relevancia clave si los estadounidenses señalan con el dedo a una potencia extranjera.

En conclusión, una fuga de laboratorio es teóricamente posible, pero es muy poco probable. La ciencia no descarta ninguna posibilidad, pero de acuerdo con algunos de los defensores científicos iniciales de la teoría de la fuga de laboratorio que más tarde cambiaron su postura después de estudiar el virus, una explicación de origen natural es mucho más probable. En cuanto a por qué aún no hemos descubierto la evidencia definitiva de la hipótesis más plausible, vale la pena considerar que se necesitaron 29 años para identificar la fuente del ébola, 26 años para el VIH y 15 años para el primer SARS. Por lo tanto, si la historia sirve de guía, puede tomar al menos otra década determinar el origen del virus.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo