22 febrero, 2024

El Pentágono guarda secretos sobre las toxinas que causan cáncer

0
Compartir

Grupos que representan a veteranos militares estadounidenses han demandado para exigir información sobre materiales peligrosos en la base K2 en Uzbekistán

El Pentágono ha ocultado información sobre uranio, gas nervioso y otros materiales peligrosos que supuestamente causaron que las tropas estadounidenses se enfermaran mientras estaban estacionadas en una base militar uzbeka en los primeros años de la guerra en Afganistán, afirmaron grupos que representan a ex soldados en una demanda.

La demanda de la corte federal fue presentada el lunes en Connecticut, exigiendo que el Pentágono entregue sus registros sobre las toxinas a las que estuvieron expuestas las tropas en la Base Aérea Karshi-Khanabad, conocida como «K2», durante las operaciones estadounidenses allí de 2001 a 2005. Al menos 15.777 miembros del servicio estadounidense fueron desplegados en la base, desde la cual se organizaron transportes de tropas estadounidenses y ataques aéreos contra objetivos en Afganistán.

«Estas víctimas de K2 han estado viviendo con esta verdad dentro de sus cuerpos durante más de 20 años, y muchos murieron cuando esa verdad tóxica los llevó a sus primeras tumbas». Kim Brooks, miembro de la junta directiva de la Fundación Stronghold Freedom, dijo el lunes en una conferencia de prensa en New Haven, Connecticut. «Sin embargo, todavía no sabemos exactamente qué acechaba en el aire, el agua y la tierra en K2. No lo sabemos porque el gobierno se niega a divulgar los registros de las toxinas encontradas en K2».

El esposo de Brooks, el teniente coronel del ejército estadounidense Timothy Brooks, murió de un tumor cerebral a los 36 años en 2004, menos de tres años después de estar estacionado en K2. Un estudio preliminar realizado por el Ejército de los Estados Unidos encontró en 2015 que los veteranos de K2 tenían cinco veces más probabilidades que otras tropas de desarrollar cáncer. Los contaminantes supuestamente incluían charcos de «sustancia viscosa negra» que causaron que las tropas se desmayaran.

Un portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos contactado por ABC News el lunes se negó a comentar sobre la demanda. El Pentágono ha afirmado que está haciendo una investigación más profunda porque el estudio de 2015 fue demasiado limitado para mostrar un vínculo definitivo entre K2 y enfermedades graves.

El senador estadounidense Richard Blumenthal, un demócrata de Connecticut que se unió a los grupos demandantes en la conferencia de prensa del lunes, dijo que la demanda muestra la «negligencia y desprecio del gobierno hacia nuestros veteranos». Agregó que la lista de materiales peligrosos a los que las tropas estuvieron expuestas en K2 es «asombrosa, y la negligencia es impresionante».

La demanda marca solo la última controversia sobre la exposición de los miembros del servicio estadounidense a carcinógenos y otras toxinas. El Pentágono reconoció el mes pasado que los pilotos militares estadounidenses y los miembros de la tripulación de tierra han contraído varios tipos de cáncer a tasas anormalmente altas. En febrero, la Fuerza Aérea de Estados Unidos amplió su investigación sobre los riesgos de cáncer para las tropas estacionadas en las bases de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) del país. Los veteranos han reclamado altas tasas de cáncer, incluido el linfoma no Hodgkin, entre las personas que trabajaron en las bases de ICBM.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo