29 febrero, 2024

El Vaticano considera el «rito maya» de la misa después de que los obispos mexicanos la aprobaran abrumadoramente

0
Compartir

El «rito maya» contiene varios elementos paganos y nuevos oficios litúrgicos, incluyendo un «director» y un «censor» que asumen roles de sacerdote.

Una forma de inciensamiento maya durante una misa católica en la diócesis de San Cristóbal Seminario Conciliar De San Cristóbal

Los obispos católicos de México han aprobado abrumadoramente y enviado a Roma sus propuestas para un rito maya de la Misa, que incorpora el liderazgo laico y elementos aparentes de idolatría. LifeSite ha recibido una copia del texto que ahora está siendo examinado por el Vaticano, y presenta elementos del mismo a continuación.

ACI Prensa informó el 25 de julio que la Conferencia Episcopal Mexicana ha presentado sus propuestas para una adaptación litúrgica «indígena» de la Misa a la Congregación del Vaticano (ahora Dicasterio) para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (CDW).

El obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, el cardenal Felipe Arizmendi, describió el rito propuesto como «avanzar en el progreso de la inculturación de la Iglesia en los pueblos originarios y de asumir la responsabilidad de la celebración de la Santa Misa con algunos elementos de estas culturas».

Arizmendi es uno de los principales defensores de la iniciativa y, según ha informado la Dra. Maike Hickson de LifeSite, el historial de Arizmendi de supervisar la ordenación de diáconos femeninos y formular un rito indígena de la Misa ha recibido un apoyo notable del Papa Francisco.

Agregó que «los creadores de estas iniciativas son los mismos indígenas de San Cristóbal de Las Casas». 

Arizmendi dijo a ACI Prensa que él tenía la responsabilidad de escribir el texto y presentarlo a los obispos antes de que votaran para aprobarlo. 

Los cambios litúrgicos propuestos fueron aprobados casi unánimemente por el obispo de México, quien votó 103-2 a favor durante la asamblea plenaria de abril de 2023. Arizmendi también afirmó que los obispos del país extendieron las propuestas a «todos los pueblos originarios del país», en lugar de solo a los de la diócesis de San Cristóbal.

Junto a Arizmendi para promover el esfuerzo a los otros obispos mexicanos estaba el sucesor del cardenal en la Diócesis de San Cristóbal: el obispo Rodrigo Aguilar. Aguilar también se unió a Arizmendi para presentar las propuestas al Papa y al CDW, afirmando que el Vaticano había recibido las propuestas «favorablemente» cuando fueron entregadas al CDW en junio. 

LifeSiteNews contactó al CDW pidiendo más información sobre la decisión del Vaticano y cuándo podría esperarse, pero no recibió una respuesta al momento de la publicación. 

La presentación de la propuesta a Roma se produce poco después de que los obispos mexicanos realizaran su visita ad limina al Vaticano en febrero, reuniéndose con el Papa Francisco y los diversos prefectos departamentales curiales. En ese momento, los obispos anunciaron que deseaban enviar una propuesta de tal nuevo rito en mayo a Roma para su aprobación. 

Maike Hickson ha informado extensamente sobre los desarrollos del rito «maya» propuesto de la Misa. (Ver AQUÍ y AQUÍ). Señaló que ya se ha practicado un rito maya en la Diócesis de San Cristóbal, ya que ha sido aprobado por la Conferencia Episcopal Mexicana. Al igual que con el rito amazónico, el Papa Francisco ha señalado su apoyo a los cambios litúrgicos, señaló el Dr. Hickson.

En marzo, el cardenal Arizmendi proporcionó a LifeSite una copia del borrador oficial del nuevo rito maya de misa que se presentó a la conferencia episcopal. El Dr. Hickson informó extensamente sobre el texto.

Como informó Hickson, las propuestas incluyen numerosos elementos de promoción laica en la liturgia, incluidos los dos oficios litúrgicos de un «director» y un «censor». Por lo tanto, un esquema rúbrico del rito maya propuesto se proporciona en la imagen de abajo, con el «principal» y el «censor» tomando prominencia clave, y el «principal» a veces aparece de igual o mayor importancia que el sacerdote. 

Captura de pantalla de la liturgia propuesta

Detalles del «principal» del texto examinado por el Vaticano

Arizmendi ha sido lo suficientemente amable como para proporcionar a LifeSite la versión oficial que se ha presentado al Vaticano, señalando que «ahora esperamos la respuesta del Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Esperamos que todo lo propuesto sea aprobado en Roma».

Las propuestas no difieren demasiado de las enviadas a LifeSite en marzo, aunque han sido ligeramente resumidas para la lectura del CDW. El texto se centra en las acciones litúrgicas precisas que implicarían las nuevas oficinas laicales, en lugar de dar los detalles más amplios y las explicaciones de estilo teológico sobre los nuevos roles que están contenidos en la versión más amplia escrita en marzo.

Curiosamente, en la versión ahora presentada a Roma, los deberes del «principal» siguen siendo los mismos que en la versión que LifeSite vio en marzo y que los obispos mexicanos aprobaron, pero el proceso de resumir los detalles para la lectura del CDW ha eliminado de esta versión la descripción de que el «director» será masculino o femenino. En cambio, no se da ninguna estipulación sobre el sexo del director. 

El sacerdote que celebra sirve como el que presenta al «director» laico a la congregación. La fórmula propuesta es «Hermanos, con corazones bien dispuestos, guiados por el Principal, oremos juntos a Dios».

La traducción de LifeSite del texto se proporciona en la imagen de abajo, que detalla los deberes litúrgicos del «director». 

Deberes del obligado principal

Los detalles proporcionados en la versión más expansiva de marzo del texto señalan la gran importancia dada al «principal». Tal persona se describe de la siguiente manera:

El oficio litúrgico de director se confiere a la persona, hombre o mujer, que es una autoridad moral en la comunidad, que guía a su pueblo en la oración y la fe. Él es quien guía y da consejos sobre la vida de fe, las tradiciones religiosas y también se ocupa del buen desempeño del trabajo de aquellos que tienen un ministerio de servicio en la comunidad cristiana. Dentro de las celebraciones litúrgicas su función es guiar al pueblo, por invitación de quien preside la celebración, en momentos de oración comunitaria.

El texto de marzo también señaló que el papel del «director» «será aún más relevante durante el período de ausencia del clero en nuestra diócesis».

El «director» puede ser hombre o mujer y sería elegido por la parroquia, antes de ser confirmado por el obispo local.

No photo description available.
Una mujer bendice a un nuevo sacerdote en la diócesis de San Cristóbal

Censor asumiendo el papel de sacerdote

Si bien el papel del «censor» puede sonar similar al papel del thurifer, es de hecho una combinación de los roles del thurifer, el diácono y el sacerdote celebrante.   

Como tal, el «censor» no solo sostendrá el thurible, sino que será responsable de inciensar la cruz, el altar y las imágenes sagradas, una acción que es propia del sacerdote o un diácono si un diácono está ayudando al sacerdote en una misa solemne. 

En particular, el «censor» asume nuevamente los deberes del sacerdote (o diácono en una misa solemne) al inciensar el libro del Evangelio, así como el incienso del ofertorio, que incluye incensar «las ofrendas, el altar, la cruz, el sacerdote y el pueblo».

La traducción de LifeSite del texto se proporciona en la siguiente imagen:

Papel del «censor» en la liturgia propuesta

«Danza ritual» litúrgica

Como ya destacó el Dr. Hickson, el nuevo rito maya incluye una forma de «danza ritual» que se describe como una «acción de gracias después de la Comunión», aunque se puede hacer «como una oración de los fieles o como una ofrenda de ofertorio», señala el texto.

El sacerdote presenta la danza, que «se realiza con una danza ritual (movimientos ligeros del cuerpo), acompañada de música instrumental local». Sin embargo, después de introducir el baile, el sacerdote una vez más cede su terreno al «director», quien llama a los músicos para dirigir la música. 

«La comunidad reza bailando con ligeros movimientos del cuerpo», señala el texto.

Al final del baile, el sacerdote emite la oración final habitual y la bendición para la Misa.

Lo que no está presente en el texto enviado al Vaticano

En marzo, el cardenal Arizmendi dijo que «en los ritos mayas que proponemos en la Misa, no hay nada de animismo, politeísmo, etc., de los antiguos mayas. Los ritos que proponemos tienen una base católica, pero desarrollada por estos nuevos pueblos, que tienen orígenes mayas, pero que se han distanciado de los antiguos mayas».

Cdl. Arizmendi

Si bien gran parte de la esencia del borrador de marzo de 2023 permanece en el texto que ahora está siendo examinado por el dicasterio del cardenal Arthur Roche, ciertos elementos están notablemente ausentes: como ya se mencionó, el borrador actual enviado al Vaticano no contiene ninguna de las explicaciones o el lenguaje de estilo teológico utilizado en el borrador de marzo

Pero también faltan otros aspectos, como la sugerencia de que el «principal» podría participar en la práctica pagana de orar en las cuatro direcciones de la tierra. «En ocasiones especiales», dice el borrador de marzo, «esta oración puede ser realineada invocando a Dios desde los cuatro puntos cardinales». Invocar a Dios desde los cuatro puntos cardinales implica en la tradición maya politeísmo: las cuatro direcciones de la tierra -norte, oeste, sur, este- están tradicionalmente conectadas con dioses.

Si bien estas líneas no se mencionan en la versión del Vaticano, lo que está contenido es la nota de que las velas utilizadas durante la oración «pueden ser del mismo color blanco, o de diferentes colores, según las direcciones del universo».

De hecho, ampliamente alejadas del texto actual están las descripciones abiertamente paganas de muchas de las acciones que, sin embargo, todavía se están realizando. La «danza ritual», por ejemplo, fue referenciada en el texto de marzo así: «los pies acarician el rostro de la Madre Tierra, haciendo movimientos ligeros. El rostro de Dios es saludado moviéndose hacia las cuatro direcciones del universo».

Tales líneas no estaban presentes en el texto actual enviado a LifeSite.

Sin embargo, debe plantearse la cuestión de por qué no existen tales líneas. Si los obispos de México desean crear un rito maya de estilo pagano, entonces eliminar cualquier lenguaje problemático del texto enviado al Vaticano sería muy recomendable en términos de lograr su objetivo. 

Suponiendo que la CDW realmente apruebe la liturgia propuesta, entonces las acciones litúrgicas, basadas en, y extraídas de, acciones paganas, seguirán estando presentes en la liturgia, independientemente de si la CDW ha examinado el lenguaje teológico de estilo pagano en el borrador de marzo o no. Tal liturgia estaría entonces en libertad del clérigo individual involucrado, que se sentiría a gusto incorporando los aspectos paganos más amplios y acompañantes de los rituales que el Vaticano habría aprobado.

Si bien no se ha dado una fecha para la decisión del Vaticano sobre el documento, su aprobación no debería ser inesperada. El subsecretario de la CDW, el obispo Aurelio García Macías, estuvo muy involucrado en la elaboración del rito. 

Dijo a los medios locales en marzo que el proceso fue «un enriquecimiento personal para mí porque creo que la experiencia local de San Cristóbal de Las Casas ha discernido, ha podido estudiar, reflexionar y puede enriquecerse con la experiencia universal de la Iglesia Católica».

Fuente LifeSites

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo