Estrechos vínculos de la OMS con Gates hacen que el Tratado sobre la Pandemia sea una amenaza para nuestra soberanía nacional

0
Compartir

Con la intención de formar parte del derecho internacional, los preparativos para la creación de un Tratado sobre Pandemias o Acuerdo sobre Pandemias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzaron en 2001.

Lejos de reforzar la prevención, la preparación y la respuesta a futuras pandemias, como afirma el último borrador del texto, su aplicación podría socavar gravemente la democracia al limitar la capacidad de los parlamentos nacionales para tomar decisiones sanitarias cruciales en el mejor interés de sus ciudadanos.

Con la ayuda de las enmiendas propuestas al Reglamento Sanitario Internacional de 2005, el Tratado amenaza con transformar a la OMS en una dictadura sanitaria mundial.

El Tratado de la OMS sobre pandemias y las enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional: Posibilitar una dictadura sanitaria mundial

Por Paul Anthony Taylor, publicado en Dr. Rath Health Foundation

La amplia influencia ejercida por la OMS durante la pandemia de COVID-19 fue el resultado de la revisión del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) aprobado en una reunión de la Asamblea Mundial de la Salud en 2005. Las reuniones de la Asamblea Mundial de la Salud, órgano decisorio de la OMS, se celebran anualmente en Ginebra (Suiza) y a ellas asisten delegaciones de los 194 Estados Miembros de la OMS.

Antes de 2005, la OMS había actuado principalmente como coordinadora, asistente o colaboradora de los servicios de salud pública y las autoridades reguladoras de medicamentos de sus Estados Miembros. Sin embargo, con la aprobación del RSI revisado, la OMS asumió nuevos poderes sin precedentes en el ámbito de la salud mundial. Básicamente, le permiten decidir cuándo existe una emergencia de salud pública de importancia internacional y tomar decisiones clave sobre qué medidas deben implementarse en respuesta. Según las regulaciones, las acciones recomendadas por la OMS pueden incluir la vacunación, la cuarentena, el aislamiento, el tratamiento farmacológico y el rastreo de contactos, entre otras.

Ahora, sin embargo, a raíz de la pandemia de covid-19, se está preparando el camino para que los ya considerables poderes de la OMS se amplíen aún más. Lo más preocupante es que el último borrador de las enmiendas propuestas a los reglamentos muestra que se están reformulando las cláusulas que anteriormente hacían que sus disposiciones no fueran vinculantes, haciéndolas obligatorias en la práctica y otorgando a la OMS poderes reales de toma de decisiones sobre sus Estados Miembros. Como tal, las afirmaciones de que el Tratado sobre Pandemias previsto no socavará la soberanía nacional son, en el mejor de los casos, falsas, ya que su texto debe considerarse a la luz de la mayor autoridad que, si se aprueba, se otorgará a la OMS en virtud del RSI enmendado.

La OMS cree que tienes «demasiada información»

La creciente preocupación por el Tratado de la OMS sobre la Pandemia no es simplemente que pueda socavar la democracia al impedir que los parlamentos nacionales puedan tomar decisiones sanitarias cruciales en el mejor interés de sus ciudadanos. A través de la introducción del término «infodemia«, el tratado parece estar tratando de evitar la difusión de información veraz sobre enfoques de salud natural basados en la ciencia y vacunas experimentales peligrosas. Sin citar ninguna evidencia, el texto afirma que tener «demasiada información» disponible durante un brote de enfermedad causa «confusión y comportamientos de riesgo que pueden dañar la salud». Al sugerir a quién beneficia principalmente esta redacción, es decir, a la propia OMS, el texto afirma que tener demasiada información aparentemente «conduce a la desconfianza en las autoridades sanitarias». Para contrarrestar esto, se propone una «gestión de la infodemia, a nivel local, nacional, regional e internacional».

El tratado sobre la pandemia también amplía drásticamente las áreas de interés de la OMS. A través de lo que denomina un «enfoque de Una sola salud», el organismo mundial pretende ahora poder tomar decisiones en asuntos de salud relacionados con los animales, los ecosistemas y el medio ambiente. El tratado se refiere específicamente a «tomar medidas sobre el cambio climático», por ejemplo. Varios observadores han sugerido que, con estos poderes ampliados, la OMS podría declarar una emergencia ambiental o climática y hacer cumplir los confinamientos.

Dados los estrechos vínculos del organismo mundial con Bill Gates y la industria farmacéutica y los cientos de millones de dólares en fondos anuales que recibe de ellos, existe un creciente reconocimiento mundial de que esta inminente toma de poder representa una amenaza fundamental para la democracia. Como mínimo, la creciente transferencia de poderes a la OMS plantea importantes cuestiones relativas a la soberanía nacional y la libertad personal.

[Relacionado: ‘One Health‘ le dará al dictador general de la OMS el poder de iniciar confinamientos climáticos y El loco y peligroso culto One Health que considera a los humanos como contaminantes y Peter Daszak, Jeffrey Sachs y Anthony Fauci han estado difundiendo la nefasta ideología de «One Health»]

En última instancia, si su gestión de la pandemia de covid-19 nos ha enseñado algo, es que la OMS ha vendido su alma a los intereses corporativos y no se puede confiar en ella para tomar decisiones importantes sobre la salud mundial. Sin duda, redunda en interés de todos exigir que nuestros legisladores nacionales no renuncien a la soberanía que busca la OMS.

[Relacionado: El gobierno del Reino Unido no pondrá fin a la membresía de la OMS, dice el Departamento de Salud y Asistencia Social]

Sobre el autor

Paul Anthony Taylor es el director de la Fundación de Salud Dr. Rath y uno de los coautores del libro de la Fundación, ‘Las raíces nazis de la ‘UE de Bruselas». La Fundación Dr. Rath Health es una organización sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la salud humana a escala global a través de la investigación, la educación y la defensa de los derechos de los pacientes a elegir terapias naturales para la salud.

Taylor es también el experto de la Fundación en la Comisión del Codex Alimentarius («CAC») y ha tenido experiencia como testigo ocular, como delegado observador oficial, en sus reuniones.

El CAC es una organización internacional dirigida conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Elabora y adopta normas alimentarias que sirven de referencia para el comercio internacional de alimentos y coordina toda la labor en materia de normas alimentarias realizada por las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales.

Imagen de portada: ¿Es el director de la OMS, Tedros, un terrorista? Vínculos globales con Bill Gates, la Fundación Clinton, el Dr. Fauci, China y el genocidio, Muxigo

Fuente Expose

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo