29 febrero, 2024

Informe 2019 del gobierno de UK establece «aeropuertos deben cerrar en próximos 10 años, carne de res y cordero deben prohibirse y construcción de nuevos edificios debe cesar en nombre del cambio climático»

0
Compartir

Un informe producido por la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres para el Gobierno del Reino Unido revela que se ordenará el cierre de todos los aeropuertos, que se ilegalice comer carne de res y cordero y que no se permitirá la construcción de nuevos edificios para cumplir con el compromiso legal de cero emisiones para 2050.

El informe establece que todos los aeropuertos deben cerrar entre 2020 y 2029, excluyendo los aeropuertos de Heathrow, Glasgow y Belfast, que solo pueden permanecer abiertos con la condición de que los traslados hacia y desde el aeropuerto se realicen por ferrocarril.

Todos los aeropuertos restantes deben cerrar entre 2030 y 2049, ya que para cumplir con el compromiso legal de cero emisiones para 2050, todos los ciudadanos del Reino Unido deben «dejar de usar aviones» durante un período de tiempo significativo.

Además, el informe establece que para obedecer la ley de la Ley de Cambio Climático, el público deberá dejar de hacer cualquier cosa que cause emisiones, independientemente de su fuente de energía. Según el informe, esto requerirá que el público nunca vuelva a comer carne de res o cordero.

Para ello, el consumo nacional de carne de vacuno y cordero caerá un 50% entre 2020 y 2029. Luego, entre 2030 y 2049, la carne de res y cordero se «eliminará gradualmente».

El informe también confirma que la construcción de nuevos edificios debe cesar para 2050.

El punto subyacente es que cualquier activo que utilice carbono tendrá esencialmente un valor cero en 2050. Esto, a su vez, puede fomentar un mayor uso en el período previo a 2050, por ejemplo, construir nuevos edificios a un ritmo mucho más rápido durante los próximos 30 años, sabiendo que la construcción debe detenerse.

El informe fue publicado en noviembre de 2019 y fue escrito por ‘UK Fires’, una colaboración entre las Universidades de Cambridge, Oxford, Nottingham, Bath e Imperial College London, el hogar del profesor Neil Ferguson.

Titulado Absolute Zero (Descargar )

el informe es una colaboración de investigación en la que los autores revelan lo que el Reino Unido debe hacer para cumplir con su requisito legal de alcanzar emisiones netas cero para 2050, y es una lectura desgarradora.

Sin embargo, la línea de tiempo de los eventos puede acelerarse significativamente porque el Gobierno consagró un nuevo objetivo en la ley en abril de 2021 para reducir las emisiones en un 78% para el año 2035.

Los autores del informe afirman que los mensajes clave son los siguientes:

  • Además de reducir nuestra demanda de energía, la entrega de cero emisiones con las tecnologías actuales requiere la eliminación gradual de vuelo, envío, cordero y carne de res, acero de alto horno y cemento.

También afirman esto sobre los trabajos y la ubicación:

  • Hay dos implicaciones clave para la forma en que vivimos nuestras vidas: primero, los edificios se volverán mucho más caros debido a las restricciones a la construcción que generan escasez sustancial; En segundo lugar, el transporte será mucho más caro porque los límites de los viajes aéreos generarán un exceso de demanda de otras formas de transporte.

Aquellos que están comenzando la escuela secundaria ahora, en 2019, tendrán 43 años en 2050. Pensar en qué educación es apropiada para un conjunto muy diferente de industrias es una pregunta clave. ¿Deberíamos seguir entrenando pilotos de aviones? ¿O ingenieros aeronáuticos?

Y lo afirman sobre la implementación de los requisitos:

Los cambios en el comportamiento para alcanzar el Cero Absoluto son claramente sustanciales. En principio, estos cambios podrían inducirse a través de la variación de los precios y, por lo tanto, proporcionar incentivos claros para que cambie el comportamiento. La alternativa es que el gobierno prohíba ciertos tipos de comportamientos y regule los procesos de producción.

Tal vez se pregunte cómo diablos van a obtener el apoyo del público para cerrar los aeropuertos y detener el consumo de carne de res y cordero.

Bueno, podríamos argumentar que ya están en camino de garantizar el cierre de muchos aeropuertos gracias a las leyes draconianas bajo las que el pueblo británico ha estado viviendo desde marzo de 2020 en nombre de proteger el NHS y salvar vidas.

¿Es solo una coincidencia que cuatro meses después de la publicación del informe, el Gobierno del Reino Unido introdujo la ley de coronavirus e implementó un bloqueo nacional que ha diezmado la industria de viajes? Una lectura rápida del informe ciertamente sugiere que la verdadera razón del bloqueo puede haber sido para que el Gobierno pueda cumplir con su compromiso legal de reducir las emisiones.

Recibirán el apoyo al igual que obtuvieron el apoyo para implementar leyes ridículas y draconianas bajo el pretexto de detener la propagación de Covid-19. Leyes que han diezmado a las pequeñas empresas, nos han quitado nuestras libertades y han creado lo que será la mayor crisis de salud que jamás haya existido debido a la conversión del NHS en el Servicio Nacional de Covid y luego en el Servicio Nacional de Vacunación.

Lograron todo lo anterior a través de la manipulación psicológica y la coerción. Eso no es una opinión, es un hecho, y todo está documentado en documentos oficiales del Gobierno del Reino Unido que se pueden leer aquí y aquí.

Y van a utilizar exactamente las mismas tácticas para asegurarse de permitir que todos los aeropuertos cierren y nunca volver a comer carne de res o cordero, esto es lo que el informe ‘Absolute Zero’ recomienda que el Gobierno del Reino Unido implemente para lograr sus objetivos legalmente requeridos.

Normas sociales y comportamientos individuales

Existe una desalineación entre la escala de las acciones recomendadas por el gobierno (por ejemplo, la conservación de la energía) y las más comúnmente realizadas por los individuos (por ejemplo, el reciclaje). Las acciones que pueden tener un gran efecto, como un mejor aislamiento en las casas y no volar, se están ignorando en favor de acciones pequeñas y de alto perfil, como no usar pajitas de plástico. Esto permite a las personas sentirse satisfechas de que están «haciendo su parte» sin hacer realmente los cambios de estilo de vida necesarios para cumplir con el objetivo de cero emisiones. Para que el cambio social a gran escala tenga éxito, se necesita un nuevo enfoque.

Si bien la idea de que la sociedad tome medidas radicales y significativas para cumplir con los objetivos de cero emisiones podría ser criticada por ser idealista, podemos aprender de los cambios culturales históricos. No hace mucho tiempo, fumar cigarrillos se alentaba y se consideraba aceptable en los espacios públicos que frecuentaban los niños, la conducción bajo los efectos del alcohol se practicaba con tanta regularidad que mataba a 1000 personas por año en el Reino Unido, y la discriminación basada en la orientación sexual se convirtió en ley. Estos comportamientos ahora parecen reprensibles, mostrando que la sociedad es capaz de reconocer las consecuencias negativas de ciertos comportamientos y prohibir socialmente su práctica. Por lo tanto, la atención debe centrarse en acelerar la evolución de las nuevas normas sociales con la confianza de que el cambio puede ocurrir.

La evidencia de la ciencia del comportamiento, y la larga experiencia en salud pública de cambiar comportamientos en torno al tabaquismo y el alcohol, muestra que la información por sí sola no es suficiente para cambiar el comportamiento. Para realizar los tipos de cambios descritos en este informe, tendremos que pensar más ampliamente en los contextos económicos y físicos en los que los diseñadores, ingenieros y miembros del público toman decisiones que determinan las emisiones de carbono.

Al mismo tiempo, la información clara, precisa y transparente sobre los problemas y la eficacia de las soluciones propuestas es esencial para mantener el apoyo público a las intervenciones políticas. La redacción de la comunicación también es importante. Se ha descubierto que los mensajes enmarcados sobre el miedo y la crisis climática son ineficaces para motivar el cambio.

La longevidad del desafío de reducir las emisiones y la falta de consecuencias inmediatas o incluso aparentes de pequeñas acciones individuales significan que es difícil vincularlas a la crisis climática a gran escala. Esto permite a las personas tomar decisiones que contrastan con su deseo de reducir las emisiones.

La descripción científica no siempre es el medio de comunicación más eficaz, y el lenguaje utilizado para promover las emisiones cero ya no debe centrarse en un léxico «ecológico» y «verde», sino más bien en descripciones sinceras de acciones que apelan a la realización humana. La evidencia de los estudios sobre el uso del tiempo muestra que la realización humana no depende estrictamente del uso de la energía: las actividades que más disfrutamos son las que tienen los requisitos de energía más bajos.

Los consumidores pueden estar satisfechos en un panorama de cero emisiones.

Pero también obtendrán el apoyo que necesitan al condicionar y adoctrinar a sus hijos en las escuelas.

«Comenzando con las decisiones difíciles, un entorno educativo debe proporcionar un cronograma para las acciones que debe tomar la humanidad con el fin de garantizar que alcancemos nuestros objetivos de reducción de carbono para 2050. Al trabajar hacia atrás desde 2050 y calcular secuencialmente el orden y el momento en que se deben tomar medidas clave de mitigación, se puede establecer una hoja de ruta para la moderación necesaria.

En todo el sistema de educación secundaria, esta hoja de ruta es esencial para suscitar las preguntas que inevitablemente vendrán de los escolares. Esto permitirá una exploración del cambio real en la mentalidad de aquellos que necesitarán abrazar el cambio más que nunca más adelante en sus vidas.

Surgirán grandes preguntas, tales como: ¿desaparecerán los motores de combustión interna, desaparecerán los avionesdesaparecerá la agricultura cárnica y láctea, y tendremos que dejar de construir cosas? Al empoderar a los escolares para que se den cuenta de que hacer las grandes preguntas es apropiado, permitiremos que el cambio se adopte a través de la educación.

Todo esto se hará para supuestamente reducir las emisiones de carbono debido al supuesto peligro del calentamiento global.

La huella de carbono promedio por persona en el Reino Unido, por año, es de 12,7 toneladas de CO2e.

  1. Su calefacción tendría que estar funcionando a toda velocidad durante 80 días seguidos para producir 12,7 toneladas de CO2e.
  2. Necesitaría conducir 23,000 millas en el automóvil promedio para emitir 12.7 toneladas de CO2e (eso es una vez alrededor del mundo).
  3. Tendrías que comer más de 1.000 filetes de carne para producir 12,7 toneladas de CO2e.
  • En términos de emisiones globales anuales de carbono de aproximadamente 38,000 megatoneladas de CO2e, 12.7 toneladas no parece mucho. Pero cuando se considera una población de 68 millones de personas solo en el Reino Unido, cercana a los 8 mil millones en todo el mundo, de repente parece que para cumplir con un objetivo que está consagrado en la ley del Reino Unido y debe cumplirse legalmente, ¿puede ser más fácil reducir la población del Reino Unido?

Los últimos dieciséis meses han visto –

Debe leer el informe ‘Absolute Zero’, escrito por la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres, el primero inventó la vacuna AstraZeneca Covid-19, y el segundo fue fundamental para proporcionar modelos defectuosos que se utilizaron para justificar los bloqueos draconianos tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos.

Porque una vez que lo hagas, te darás cuenta de que los últimos dos años han sido parte de una agenda mucho más siniestra que no ha hecho más que empezar.

Fuente Expose

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo