Insectos en los alimentos: ¿nutritivos o dañinos?

0
Compartir

Después de la aprobación en toda Europa de los insectos en los alimentos, el debate sobre el consumo de bichos espeluznantes ha vuelto a estallar. Mientras que algunos clasifican a los insectos como muy «nutritivos», otros temen las reacciones alérgicas y ven riesgos para la salud con el consumo regular. La tolerabilidad de la quitina es sólo uno de los puntos discutidos.

Mientras que en varias partes del mundo, como Asia o África, el consumo de insectos no es infrecuente, los escarabajos de la harina recientemente aprobados, las langostas migratorias, los grillos domésticos y los escarabajos del moho de los cereales son un nuevo territorio culinario en Europa.

Hasta 2016, incluso estaba prohibido en la UE alimentar a los animales cuya leche o carne era consumida posteriormente por humanos. Ahora la harina de insectos y otros componentes de insectos están oficialmente aprobados para alimentos. Entre otras cosas, los productos horneados, la pasta, las galletas, el chocolate, la mantequilla de maní, los cereales para el desayuno, el suero en polvo, la sopa en polvo, las bebidas similares a la cerveza y varias comidas preparadas pueden contener hasta un diez por ciento de componentes de insectos, según el centro del consumidor.

Ver también

Discusión sobre los insectos como «nuevos alimentos»

Los alimentos que contengan insectos deben estar claramente etiquetados. Los componentes de insectos se enumeran actualmente en los envases de alimentos de la siguiente manera:

  • Escarabajo doméstico (Tenebrio molitor), secado en la etapa larval.
  • Locusta migratoria, congelada/seca/pulverizada.
  • Grillo doméstico (Acheta domesticus), congelado/seco/pulverizado.
  • Grillo doméstico (Acheta domesticus), polvo parcialmente desgrasado.
  • Escarabajo del moho de grano o gusano búfalo (Alphitobius diaperinus), congelado/pastoso/seco/en polvo.

Menos claras que el etiquetado, sin embargo, son las opiniones sobre los insectos en los alimentos. Las discusiones sobre los bichos espeluznantes clasificados por la UE como «nuevos alimentos» están en pleno apogeo, tanto en el ámbito privado como en el científico. Y este ha sido el caso durante años.

Para algunos es una «fuente de proteína respetuosa con el medio ambiente», para otros «una imposición espantosa». En el campo de las ciencias de la salud, sin embargo, la pregunta esencial es: ¿Comer insectos regularmente es nutritivo o potencialmente dañino?

¿»Carne del futuro» o desencadenante de «enfermedades del futuro»?

Si bien la Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania describe a los insectos como candidatos para la «carne del futuro», según varios estudios científicos, los efectos en los humanos con el consumo regular de insectos no se comprenden completamente.

  • Un estudio [1] publicado en el «Journal of Functional Foods» en 2021 indica que los insectos son tan saludables como los camarones relacionados. Contienen un contenido similar de aminoácidos, así como importantes vitaminas B y tienen un efecto positivo en la salud intestinal. Claramente, los estudios [2] también muestran que los insectos, como fuente de nutrientes ricos en proteínas en países con escasez de alimentos, pueden ayudar a reducir el problema de la desnutrición y los síntomas de deficiencia.

Sin embargo, no se ha estudiado en detalle si son adecuados para el consumo regular en grandes cantidades. Ambos estudios indican que aún están pendientes estudios clínicos exhaustivos «in vivo», es decir, en humanos.

Un equipo de investigación liderado por el nutricionista Prof. Carlos Alonso Calleja de la Universidad de León (Sapnia) también advierte [3] que el consumo de insectos «podría suponer riesgos para la salud». En su opinión, «se necesita más investigación […] antes de que la inclusión de insectos en la cadena alimentaria se convierta en la norma».

  • Entre otras cosas, los efectos de los fitatos (ácido fítico) y oxalatos, los llamados agentes quelantes, en insectos deben investigarse en detalle. Entre otras cosas, estos reducen la absorción de minerales vitales como calcio, zinc, manganeso, hierro y magnesio en el cuerpo humano.

Las deficiencias de estos minerales pueden desencadenar calambres musculares, pérdida de cabello, inmunodeficiencia, disminución de la fertilidad, fatiga o mareos.

Alto potencial de alergia: advertencia para las personas alérgicas

Actualmente, se conocen más de 250 proteínas alergénicas individuales de artrópodos, como insectos o crustáceos, los llamados artrópodos. Especialmente si alguien ya tiene otras alergias, tenga cuidado directamente.

  • «Cualquier persona que tenga una alergia existente a los mariscos y crustáceos, moluscos o ácaros del polvo debe tener cuidado al comer insectos comestibles», dice Sabine Holzäpfel del centro de consumo Baden-Württemberg. Los insectos también podrían ser problemáticos para las personas alérgicas debido a la alimentación. Cualquier persona que sea alérgica a la soya o al trigo puede no tolerar los alimentos que se mezclan con los bichos espeluznantes, según el centro del consumidor.

Los síntomas más comunes de tal alergia son erupciones cutáneas, hinchazón en la boca y los ojos, dificultad para respirar, ataques de tos, náuseas y dolor abdominal.

En su declaración [3], los investigadores españoles también señalan el potencial alérgico de los insectos.

Muchos artrópodos pueden causar reacciones alérgicas en individuos susceptibles, causadas principalmente por la presencia de tropomiosina, arginina quinasa, gliceraldehído-3-fosfato deshidrogenasa o hemocianina. Aunque no están bien estudiadas, se han observado reacciones cruzadas, por ejemplo, entre crustáceos, cucarachas y ácaros. Los síntomas de la alergia a los insectos varían ampliamente, desde la urticaria simple hasta el shock anafiláctico», escriben los investigadores.

  • Según los científicos españoles, se puede suponer que al principio «la mayoría de las personas tienen un bajo riesgo de reacciones alérgicas al consumo de insectos». Sin embargo, el consumo repetido podría aumentar el riesgo de alergias.

Sin embargo, dado que la exposición repetida a un alérgeno potencial aumenta el riesgo, los insectos deben consumirse con precaución al incluirlos en la dieta», dijeron los investigadores.

Además, los investigadores advierten contra el consumo de insectos ‘criptotóxicos’. Tales insectos contienen hormonas esteroides, como la testosterona. El consumo permanente de estos insectos puede provocar retraso en el crecimiento, hipofertilidad, masculinización en las mujeres, edema, ictericia y cáncer de hígado. Sin embargo, los «insectos criptotóxicos» incluyen ciertas especies de escarabajos y mariposas que actualmente no están aprobadas para el consumo en la UE.

Chitina – Desencadenante de alergia indigerible?

El polisacárido quitina también está en el centro de muchos debates. Esta sustancia natural proviene de las conchas de insectos y mariscos y también se encuentra en algunos hongos.

  • En farmacia y medicina, la quitina ha sido ampliamente utilizada desde su primer aislamiento en 1811. La quitina y sus derivados, como el quitosano, tienen muchas propiedades medicinales positivas. Según estudios exhaustivos [4], tiene un efecto antioxidante, hipotensor, antiinflamatorio, anticoagulante, antimicrobiano, reductor del colesterol, antidiabético en diversas aplicaciones externas e internas y protege la flora intestinal.

Sin embargo, de acuerdo con el estado actual de la ciencia, la quitina es indigerible por los humanos. Esto por sí solo no es necesariamente un aspecto negativo. Incluso la celulosa, un componente de casi todas las plantas, no es digerida por el cuerpo. Sin embargo, la celulosa sirve como una fibra importante en una dieta equilibrada.

Una revisión [5] de 2020 también muestra que, aparte de la quitina, el cuerpo puede absorber un gran porcentaje de componentes de insectos. Muchos nutrientes son biodisponibles, por lo que también se utilizan en el cuerpo. Aunque el autor de la Universidad Jomo Kenyatta en Kenia clasifica el consumo de insectos como «beneficioso», también ve que se necesita más investigación.

La literatura científica sobre los aspectos de inocuidad alimentaria de los insectos comestibles es limitada. Por lo tanto, se necesita más investigación para comprender los riesgos asociados con el consumo de insectos y para proteger la salud del consumidor», concluye su artículo.

Al mismo tiempo, según un estudio [6] en la revista «Trends in Immunology», la quitina juega un papel como desencadenante de alergias. Sin embargo, la conclusión en este estudio es que hay muy pocos estudios en humanos y la mayoría de los resultados de las pruebas provienen de modelos animales.

Resultado

Los insectos contienen muchos nutrientes y pueden ser un apoyo rico en proteínas contra la desnutrición y la desnutrición. Sin embargo, aún no se ha investigado claramente si es saludable para los humanos integrar componentes de insectos en la dieta en grandes cantidades.

Además, los alimentos que contienen insectos deben estar claramente etiquetados en la UE. Esta información no es solo para personas alérgicas, a quienes se les aconseja tener especial cuidado. Incluso aquellos que quieren probar el «nuevo alimento» rico en insectos lo saben. – Al igual que aquellos que quieren evitar el «gran rastreo» en su dieta.

Fuentes y literatura:

[1] Mishyna, Glumac (2021); doi.org/10.1016/j.jff.2020.104316

[2] Adámková et al. (2017); doi.org/10.3390/ijerph14050521

[3]  Calleja et al. (2022); theconversation.com/el-consumo-de-insectos-tambien-tiene-riesgos-para-la-salud-hace-falta-mas-investigacion-175479

[4] Park, Kim. (2010); doi.org/10.3390/ijms11125152

[5] Samuel Imathiu (2020); doi.org/10.1016/j.nfs.2019.11.002

[6] Burton, Zaccone (2007) doi.org/10.1016/j.it.2007.08.005

Fuente EpochTimes

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo