Instar al Congreso de los Estados Unidos a desclasificar y prohibir el uso de armas neurológicas y la experimentación humana

0
Compartir

Una inquietante variedad de neuroarmas son ciertamente «viables, si no ya adoptadas» por la defensa estadounidense. Los estadounidenses tienen derecho a saber: ¿Quiénes han sido los sujetos de los experimentos necesarios para desarrollarlos?

La creciente nube de humo después de que las autoridades liberaron sustancias químicas del descarrilamiento de un tren en febrero, visto desde el suelo en un vecindario cercano en East Palestine, Ohio.RJ Bobin.


¿Cuál te aventurarías a que es el arma más diabólica que podría ser empuñada contra un ser humano?

  • ¿Productos químicos tóxicos como el cloruro de vinilo liberado durante el descarrilamiento del tren de Ohio que causan fatiga, nerviosismo, desorientación e incluso pérdida de memoria cuando se inhalan? ¿Fluoruro en el suministro de agua que reduce el coeficiente intelectual? ¿Unaenfermedad neurodegenerativa fatal de progresión de rap id que podría ser causada por una «vacuna» de ARNm?

Lo que todos estos agentes dañinos, y armas potenciales, tienen en común es que no tienen como objetivo matar de inmediato, son invisibles a simple vista y perjudican el funcionamiento mental y físico.

Si los agentes químicos y biológicos pueden afectar el cerebro, ¿es posible que estos y otros medios puedan ser utilizados como armas para atacar con mayor precisión nuestros propios pensamientos, nuestra percepción, nuestras emociones, algunas de las partes más preciosas e íntimas de nosotros mismos, de manera que puedan impulsar poderosamente las decisiones y, por lo tanto, amenazar, al menos a los ojos de quienes manejan tales armas? ¿La sede misma de nuestra autonomía, nuestra voluntad?

Este mismo escenario no es mera ciencia ficción, sino que es un «hecho científico», según el asesor principal del Pentágono, el Dr. James Giordano.

Giordano admitió en 2021 que una inquietante variedad de neuroarmas, que van desde tecnologías de escaneo cerebral hasta neurotoxinas y dispositivos eléctricos, son «viables si no ya adoptadas» por la defensa estadounidense. Tales neuroarmas, explicó, se pueden dividir en dos grandes categorías: tecnologías que pueden «evaluar» o «leer» el cerebro, y aquellas que «intervienen» en los procesos del cerebro.

Impedir que el asesor del Pentágono, el profesor Giordano, siga desarrollando armas neurológicas.

Como ejemplo de una especie de logro supremo de tales tecnologías, Giordano describió cómo la recopilación de «datos neurobiológicos» junto con la inteligencia artificial (IA) no solo puede evaluar lo que está sucediendo en su cerebro, sino que puede convertir «inmediatamente» esa evaluación «en efecto». En otras palabras, la neurotecnología puede ajustar su influencia en su cerebro de acuerdo con su estado cerebral dado.

También aludió a la tecnología que normalmente utiliza bobinas magnéticas para influir en la actividad eléctrica del cerebro, y dispositivos implantables «no invasivos o mínimamente invasivos» para «crear modulación neuronal de próxima generación» y permite «acceso en tiempo real para leer desde el cerebro vivo … de forma remota».

Aún más inquietante es la sugerencia de Giordano de que la autonomía individual, tal como la conocemos, está siendo cuestionada por estas armas. Eufemísticamente describe influir en el cerebro como «manipular los datos», yendo tan lejos como para afirmar que «manipulando los datos a gran escala puede ser posible pintar literalmente una nueva realidad de lo que es un individuo. «

¿Esto realmente significa «control mental»? Hay una advertencia importante para tales afirmaciones. Creo que la razón por la que Giordano dice que tal tecnología puede «quizás controlar pensamientos, emociones y comportamientos de forma remota» es porque si bien es posible que la neurotecnología puedainfluir en nuestras emociones e incluso en nuestros pensamientos, nuestra voluntad no es sinónimo de nuestros pensamientos y sentimientos.

De hecho, no es nada nuevo para los seres humanos tener pensamientos «intrusivos» y sentimientos no deseados. Yo diría que, si bien puede ser posible coaccionar ciertas decisiones si un efecto en el cerebro es lo suficientemente fuerte y persistente, no obstante, el núcleo de nuestra voluntad, que es esencialmente lo que nos hace un individuo, siempre permanecerá independiente, seguirá siendo nuestro, al menos con la gracia de Dios.

  • Que tales armas sean utilizadas contra potencias extranjeras, o por potencias extranjeras contra ciudadanos estadounidenses, es bastante inquietante. Las neuroarmas de energía dirigida han sido reconocidas por los principales medios de comunicación durante años, después de que los médicos testificaron que era la fuente más probable de síntomas neurológicos agudos de inicio repentino, denominados «Síndrome de La Habana», que afligieron al menos a 25 funcionarios estadounidenses en Cuba, así como a otros funcionarios estadounidenses en terrenos de la Casa Blanca más adelante. De hecho, ha habido más de 1.000 incidentes de este tipo que se han reportado desde los episodios cubanos, que inicialmente fueron descartados en un informe del FBI como histeria masiva.

Esto plantea la pregunta crítica: ¿Quiénes son los sujetos de la experimentación necesaria para desarrollar tales neuroarmas y garantizar su efectividad?

¿Debemos creer que los sujetos humanos dieron su consentimiento para recibir neurotoxinas, energía dirigida destinada a debilitarlas o deshabilitarlas (seríamos ingenuos si pensáramos que no estamos en posesión de la tecnología utilizada por Cuba) y otras formas de neuroarmas con una gama potencialmente amplia de efectos que van desde la confusión y el deterioro de la memoria hasta los trastornos psicológicos inducidos? ¿Debemos creer que tales experimentos se llevaron a cabo, digamos, solo en animales?

Estas preguntas exigen respuestas de nuestras agencias de inteligencia.

  • Los Estados Unidos y sus instituciones ciertamente no están por encima de experimentar con nuestros propios ciudadanos. El Dr. Henry Beecher, quien escribió un estudio «explosivo» publicado en 1966 sobre el daño de la investigación médica en sujetos que no consintieron, dijo que sus hallazgos indicaban que «poco ético… los procedimientos no son infrecuentes» en los Estados Unidos.

Beecher había descubierto, entre una muestra de 22 ejemplos que describió, la infección deliberada de niños con hepatitis bajo la apariencia de un programa de vacunación; la retención de penicilina a los soldados con fiebre reumática; y el trasplante de un tumor de melanoma de un paciente a otro. Segúnlos informes, citó «cientos» de otros ejemplos de tales estudios poco éticos en su texto.

Luego estaban los «varios miles» de experimentos de radiación llevados a cabo en ciudadanos estadounidenses a partir de 1945 y continuando al menos hasta la década de 1970, la mayoría de los cuales fueron encubiertos por el gobierno de los Estados Unidos hasta 1993. Estos experimentos a menudo explotaron a los más vulnerables, incluidos los niños discapacitados y las mujeres embarazadas y pobres.

No fue hasta que la reportera Eileen Welsome escribió una serie sobre estos experimentos para The Albuquerque Tribune que el presidente Bill Clinton ordenó un Comité Asesor sobre Experimentos de Radiación Humana, que culminó en un débil y controvertido informe de 1995. A veces, el informe parecía minimizar la gravedad de los males cometidos, afirmando, por ejemplo, que «los errores fueron cometidos por personas muy decentes que estaban en condiciones de saber que un aspecto específico de sus interacciones con los demás debería mejorarse».

El comité, además, afirmó que los médicos eran «menos culpables» por no obtener el consentimiento «en la medida en que tales experimentos se llevaron a cabo dentro del entorno moral de la relación médico-paciente», cuando el médico determinó que «era en el mejor interés del paciente inscribirse en la investigación».

  • Tal gimnasia moral, así como la división del comité sobre si emitir una disculpa pública, debilitan seriamente sus otras protestas de que se cometieron experimentos inmorales. Más bien refuerzan la impresión de que los científicos, los médicos y los funcionarios del gobierno siempre encontrarán excusas para explotar a los seres humanos, incluso en riesgo de daños graves, para sus supuestos «propósitos mayores».

Esta tendencia común a subordinar los derechos humanos a objetivos estatales «mayores» está bien resumida en la referencia del comité a otros experimentos humanos patrocinados por el estado, como los que involucran LSD como parte del Proyecto MK Ultra, que estaba orientado al control mental:

«En su informe sobre los experimentos psicoquímicos de la CIA y el Ejército, el Senado de los Estados Unidos encontró que en las pruebas del Ejército, como con las de la CIA, los derechos individuales eran… subordinado a consideraciones de seguridad nacional; El consentimiento informado y los exámenes de seguimiento de los sujetos se descuidaron en los esfuerzos por mantener el secreto de las pruebas», observó el Comité asesor.

Con todas sus debilidades, el comité asesor tenía una idea importante que deberíamos tomar en serio hoy: «La mejor salvaguarda para el futuro es una ciudadanía informada y activa».

  • Necesitamos contactar a nuestros congresistas e instarlos a exigir respuestas de nuestras agencias de inteligencia: ¿Cómo se están probando y desarrollando nuestras neuroarmas? ¿Ha habido sujetos no consentidos de estos experimentos, ya sea en nuestro país o en el extranjero? ¿Cómo podemos confiar en las garantías de que este no es el caso, a la luz de la historia de experimentación médica de nuestro país?

Hay otra pregunta legítima que viene a la mente con respecto a las neuroarmas. Si concedemos la posibilidad de que el gobierno pueda experimentar con sus propios ciudadanos, entonces no es un salto demasiado grande especular que los ciudadanos estadounidenses también podrían ser blanco de neuroarmas completamente desarrolladas con fines de «seguridad nacional».

Las posibilidades sobre cómo se pueden elegir e influir en los objetivos se perciben mejor cuando consideramos la historia de intentos de interferencia política y cultural del Estado de Seguridad Nacional, ya que esto arroja luz sobre sus objetivos.

Tomemos, por ejemplo, Big Tech, que está inundada de ex empleados de las agencias de inteligencia de Estados Unidos, que a su vez han intentado controlar la plataforma de Big Tech para información relacionada con las elecciones, lo que demuestra que los gigantes de las redes sociales son esencialmente una extensión del Estado de Seguridad Nacional. Dado que este es evidentemente el caso, tenemos algunas pistas sobre los objetivos de las agencias de inteligencia basadas en el arco de censura política de Big Tech.

Big Tech tiene una historia de «desimpulsar» a conservadores como Mike Cernovich, Steven Crowder y el Daily Caller, según un denunciante, sin censura comparable de contenido políticamente liberal. Del mismo modo, ha surgido evidencia de que Google ha manipulado los resultados de búsqueda para cambiar potencialmente millones de votos a Hillary Clinton y Joe Biden, según el psicólogo investigador formado en Harvard y votante demócrata Robert Epstein.

También ha habido un patrón de censura de Big Tech que trasciende las líneas partidistas y sugiere objetivos más específicos del Estado de Seguridad Nacional, como el control de la población. El contenido pro-vida ha sido blanco de Facebook, por ejemplo. En febrero, YouTube eliminó una entrevista realizada por el editor en jefe de LifeSiteNews, John-Henry Westen, con el Dr. Wahome Ngare, un ginecólogo obstetra de Kenia que compartió cómo se usó una vacuna contra el tétanos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para esterilizar a mujeres jóvenes en edad fértil en Kenia.

Sólo podemos especular en este punto sobre lo que es posible. Pero esta es la razón por la que los ciudadanos estadounidenses necesitan respuestas.

Fuente LifeSites

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: