26 febrero, 2024
Compartir

El plan, que Tokio y la ONU dicen que es seguro, fue criticado por algunos actores regionales en medio de preocupaciones públicas.

Japón ha comenzado la liberación de agua del sitio del desastre nuclear de Fukushima Daiichi, procediendo con un plan que ha provocado protestas en toda la región. Algunos de sus vecinos no están convencidos de que la descarga sea tan segura como afirma Tokio.

El vertedero, que recibió la luz verde final del gobierno japonés el miércoles, comenzó a la 1:03 pm hora local (0403 GMT) del jueves, informó el operador de la planta TEPCO. El primer lote de alrededor de 7.800 metros cúbicos se retirará al Océano Pacífico durante 17 días. Tres lanzamientos más del mismo volumen seguirán antes de marzo de 2024.

Más de 1,3 millones de metros cúbicos de agua se almacenan en la __cpLocation en más de 1.000 tanques grandes. El líquido se utilizó para enfriar los reactores nucleares dañados durante el terremoto y el desastre del tsunami de marzo de 2011, evitando que se derritieran por completo. Tokio dice que el agua debe ser liberada después del tratamiento, que elimina la mayor parte de la contaminación radiactiva, para desmantelar la planta de energía.

El proceso de tratamiento no elimina el tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno, pero el gobierno japonés ha informado que su nivel en el agua descargada sería de alrededor de 190 becquerelios por litro, muy por debajo de lo que la Organización Mundial de la Salud considera seguro.

El organismo de control nuclear de la ONU, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), aprobó el plan japonés el mes pasado, afirmando que el efecto del tritio en el medio ambiente sería «insignificante».

Sin embargo, persiste la preocupación en la región sobre las posibles consecuencias. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, criticó la decisión japonesa el martes, calificándola de «extremadamente egoísta e irresponsable».

Después de que se confirmó la liberación, Beijing prohibió los mariscos japoneses capturados en la prefectura de Fukushima y sus alrededores. En Corea del Sur ya existían restricciones similares a la importación. Seúl dijo que permanecerán en vigor, a pesar de garantizar la seguridad del curso de acción japonés.

Greenpeace acusó a Tokio de «contaminación deliberada del Océano Pacífico» y desestimó la afirmación de que el agua necesitaba ser liberada para su desmantelamiento. La opción de mantenerlo habría sido mejor, dijo el grupo ambientalista.

Fuente: RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo