29 febrero, 2024

Los alemanes advierten sobre la escasez de gas

0
Compartir

Los consumidores deben continuar los esfuerzos para conservar energía antes del próximo invierno, según el regulador nacional de servicios públicos.

Las empresas y los hogares alemanes pueden necesitar reducir aún más su consumo de gas natural para evitar una crisis energética el próximo invierno, advirtió Klaus Mueller, jefe de la Agencia Federal de Redes de Alemania.

En una entrevista con el Financial Times el jueves, Mueller habló sobre el riesgo de una posible escasez de gas, advirtiendo que la crisis energética de Alemania «no ha terminado» y mucho depende de si el próximo invierno es más frío que el anterior.

Según el funcionario, la situación también depende en gran medida de si el gobierno continúa limitando el uso de gas y asegurando suministros diversificados.

Señaló que el invierno de 2023-24 será el primero que Alemania experimente «sin ningún gas de gasoducto ruso», mientras que el suministro mundial de gas natural licuado (GNL) «no se espera que aumente significativamente este año o el próximo».

La industria alemana utilizó un 20% menos de gas este invierno como resultado del drástico ahorro de energía de las empresas y los hogares, pero es posible que tenga que ir aún más lejos, agregó Mueller.

«Tuvimos mucha suerte de haber tenido un invierno muy suave en Europa [en 2022-23]», dijo a FT. «Pero ves el grave impacto que tiene el clima, ves cuánto gas se tiene que quemar para calentar los hogares cuando hace frío».

El jefe del organismo de control de energía también advirtió que la recuperación económica de China podría conducir a una mayor demanda de gas que tendría «consecuencias en términos de precio».

Alemania, junto con otros estados de la UE, ha estado reduciendo gradualmente su dependencia de los suministros de energía rusos. Si bien la UE no prohibió las importaciones rusas de gas por gasoducto, sus flujos disminuyeron significativamente debido a las sanciones relacionadas con Ucrania y tras el sabotaje que deshabilitó el gasoducto Nord Stream 1, que era una de las principales rutas para el gas ruso a Europa. Como resultado, Alemania ya no recibe gas ruso directamente y, según Mueller, los precios de la energía ya no serán tan bajos como lo eran cuando lo hacía.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo