29 febrero, 2024

¿Los biolaboratorios ucranianos violan la prohibición de los programas de armas biológicas

0
Compartir

Se debe ofrecer una explicación de lo que realmente estaba sucediendo en los laboratorios ucranianos que trabajan con patógenos altamente peligrosos.

Scott Ritter es un ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos y autor de «Desarme en tiempos de perestroika: control de armas y el fin de la Unión Soviética». Sirvió en la Unión Soviética como inspector implementando el Tratado INF, en el personal del general Schwarzkopf durante la Guerra del Golfo, y de 1991 a 1998 como inspector de armas de la ONU.

@RealScottRitter@ScottRitter

A menos que Ucrania o Estados Unidos puedan demostrar lo contrario, la evidencia disponible apunta a que Kiev opera laboratorios biológicos que pueden haber violado la Convención de Armas Biológicas y Toxinas.

La subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, compareció ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado el 8 de marzo, testificando sobre la respuesta estadounidense e internacional al ataque de Rusia contra Ucrania. Después de pronunciar sus palabras de apertura, la veterana diplomática estadounidense respondió preguntas de los miembros del comité. Una pregunta, hecha por el senador Marco Rubio, un republicano del estado de Florida, se destacó. «¿Ucrania tiene armas químicas o biológicas?» preguntó.

Nuland respondió a la pregunta muy deliberadamente. «Ucrania tiene instalaciones de investigación biológica que, de hecho, ahora estamos bastante preocupados de que las tropas rusas, las fuerzas rusas puedan estar tratando de obtener el control, por lo que estamos trabajando con los ucranianos sobre cómo podemos evitar que cualquiera de esos materiales de investigación caiga en manos de las fuerzas rusas si se acercan», dijo.

Cabe destacar el hecho de que nada de esto se mencionó en la totalidad de su discurso de apertura. El propósito de la pregunta de Rubio no era arrinconar a Nuland, sino más bien establecer la pregunta de seguimiento, diseñada para desviar un tema muy incómodo en una oportunidad de propaganda para el gobierno de los Estados Unidos.

«Estoy seguro de que lo sabes» Rubio dijo que «los grupos de propaganda rusos ya están publicando todo tipo de información sobre cómo han descubierto un complot de los ucranianos para desatar armas biológicas en el país, y con la coordinación de la OTAN». El senador hizo una pausa antes de hacer su pregunta. «Si hay un incidente o ataque con armas biológicas o químicas dentro de Ucrania, ¿hay alguna duda en su mente de que serían los rusos al 100% los que están detrás?»

Nuland respondió a esta pregunta con más autoridad: «No hay duda en mi mente, senador. Y, de hecho, es una técnica rusa clásica culpar al otro tipo por lo que planean hacer ellos mismos».

Rubio tenía razón en una cosa: los rusos estaban teniendo un día de campo sobre las «instalaciones de investigación biológica» que Nuland era tan reticente a discutir. Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, anunció que «Nosotros [Rusia] confirmamos que, durante la operación militar especial en Ucrania, se descubrió que el régimen de Kiev había estado ocultando rastros de un programa biológico militar implementado con fondos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos».

Según Zakharova, el Ministerio de Salud de Ucrania, el 24 de febrero, el primer día de la ofensiva rusa, había ordenado a todos los laboratorios biológicos ucranianos erradicar «urgentemente» las reservas almacenadas de «patógenos altamente peligrosos de peste, ántrax, fiebre del conejo, cólera y otras enfermedades letales». Ella dijo que la documentación sobre la «erradicación urgente» de los patógenos fue «recibida de empleados de laboratorios ucranianos».

Si bien señaló que el Ministerio de Defensa ruso estaba haciendo más trabajo para evaluar completamente los documentos en cuestión, Zakharova dijo que Rusia pudo concluir «que los componentes de las armas biológicas se estaban desarrollando en laboratorios ucranianos en las proximidades directas del territorio ruso».

«La erradicación urgente de patógenos altamente peligrosos el 24 de febrero fue ordenada para evitar exponer una violación del Artículo I de la Convención sobre Armas Biológicas y Toxínicas (CABT) por parte de Ucrania y Estados Unidos», agregó.

El artículo I de la CABT establece que «Cada Estado Parte en la presente Convención se compromete a no desarrollar, producir, almacenar ni adquirir o conservar de otro modo:

  1. agentes microbianos u otros agentes biológicos, o toxinas, cualquiera que sea su origen o método de producción, de tipos y cantidades que no justifiquen fines profilácticos, protectores u otros fines pacíficos;
  2. armas, equipo o sistemas vectores diseñados para utilizar esos agentes o toxinas con fines hostiles o en conflictos armados.»

Anteriormente, la Embajada de Estados Unidos en Kiev publicó información relacionada con lo que describió como un «Programa de Reducción de Amenazas Biológicas», una colaboración entre el Departamento de Defensa de Estados Unidos y el gobierno ucraniano. Según estos datos, «El programa [de reducción de amenazas biológicas] cumple su misión de reducción de amenazas biológicas mediante el desarrollo de una cultura de gestión de riesgos biológicos; asociaciones internacionales de investigación; y la capacidad de los asociados para mejorar las medidas de bioseguridad, bioseguridad y biovigilancia». Según la Embajada de los Estados Unidos, «las prioridades del Programa de Reducción de Amenazas Biológicas en Ucrania son consolidar y asegurar patógenos y toxinas de interés para la seguridad y continuar asegurando que Ucrania pueda detectar y reportar brotes causados por patógenos peligrosos antes de que representen amenazas para la seguridad o la estabilidad».

Todo esto suena bastante inocuo y, de ser cierto, parece cumplir el criterio establecido en el artículo 1 de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas con respecto a «fines profilácticos, de protección u otros fines pacíficos».

Sin embargo, existe la sospecha de que los programas biológicos dirigidos por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa pueden tener un propósito más nefasto. La periodista de investigación búlgara, Dilyana Gaytandzhieva, ha llevado a cabo una extensa investigación sobre este tema. «El ejército de Estados Unidos produce regularmente virus, bacterias y toxinas mortales en violación directa de la Convención de la ONU sobre la prohibición de las armas biológicas. Cientos de miles de personas involuntarias están sistemáticamente expuestas a patógenos peligrosos y otras enfermedades incurables. Los científicos de guerra biológica que usan cobertura diplomática prueban virus artificiales en los laboratorios biológicos del Pentágono en 25 países de todo el mundo», afirmó.

El trabajo de Gaytandzhieva ha sido descartado por Estados Unidos como «propaganda pro-rusa». Pero el hecho ineludible es que los Estados Unidos no tienen un historial limpio en lo que respecta al cumplimiento de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas. La llamada «biodefensa» ha sido utilizada por los Estados Unidos para eludir, si no violar directamente, las disposiciones de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas en el pasado. El ejemplo más flagrante de esto fue el «Proyecto Visión Clara» dirigido por la CIA, que desde 1997 hasta 2000 buscó realizar ingeniería inversa y posteriormente probar una «bombeta» de la era soviética diseñada para dispersar agentes biológicos, incluido el ántrax. Hubo un debate dentro de la administración Clinton sobre si «Clear Vision» violó la BTWC, lo que llevó a que el programa se detuviera en 2000.

Sin embargo, no hay necesidad de preocuparse por tal malversación en los biolaboratorios en Ucrania, dijo recientemente a los periodistas el director del Programa Cooperativo de Reducción de Amenazas, Robert Pope. «Lo que tenemos hoy … son pequeñas cantidades de diversos patógenos que, en general, son cosas que se recogen de su entorno y que necesitan para la investigación para poder vigilar legítimamente la enfermedad y desarrollar vacunas contra «.

Según Pope, los ucranianos tenían «más patógenos en más lugares de los que recomendamos», y agregó que su organización había estado ayudando a los investigadores ucranianos a organizar sus colecciones de patógenos congelados con miras a preservar la información genética a través de la secuenciación antes de destruir las muestras vivas. «Todo eso, obviamente, se ha descarrilado aquí con los recientes acontecimientos», dijo.

Expresó su esperanza de que las instalaciones no fueran atacadas deliberadamente. «Creo que los rusos saben lo suficiente sobre los tipos de patógenos que se almacenan en los laboratorios de investigación biológica que no creo que se dirijan deliberadamente a un laboratorio. Pero lo que sí me preocupa es que… ser dañado accidentalmente durante esta invasión rusa».

Si bien Pope había estado pintando una imagen relativamente benigna de los tipos de patógenos almacenados en las instalaciones que supervisaba, dejó una pista sobre el potencial de algo mucho más preocupante. Si bien señaló que muchos de los biolaboratorios en Ucrania eran de nueva construcción, «otros se remontan a la era soviética y al programa de armas biológicas del país». Algunos de estos laboratorios más antiguos, dijo Pope, podrían contener cepas de patógenos que se remontan a los programas soviéticos de guerra biológica. «Siendo científicos científicos, no me sorprendería si algunas de estas colecciones de cepas en algunos de estos laboratorios todavía tienen cepas de patógenos que se remontan a los orígenes de ese programa».

Si este es el caso, entonces los laboratorios ucranianos podrían muy bien ser el depósito de Anthrax 836, una cepa extremadamente mortal de esa enfermedad desarrollada específicamente para ser entregada en ojivas montadas en misiles balísticos intercontinentales SS-18 que operan desde Ucrania.

Esto, al parecer, pondría a los laboratorios en violación directa de la Convención sobre Armas Biológicas y Toxínicas, que prohíbe la adquisición o retención de patógenos «que no tienen justificación para fines profilácticos, protectores u otros fines pacíficos».

El ántrax 836, y otras armas biológicas similares de la era soviética, ya no existen. Como tal, no hay necesidad de realizar investigaciones diseñadas para defenderse de cualquier exposición potencial a tales agentes. La única explicación posible para la retención de patógenos de guerra biológica de la era soviética sería mantenerlos para algún programa futuro de guerra biológica, o como fuente de operaciones encubiertas que buscan vincular falsamente a una nación objetivo, como Rusia, con actividades ilegales.

Si Marco Rubio hubiera estado haciendo su trabajo, en lugar de promover la propaganda antirrusa, podría haber mantenido, de hecho, debería haber mantenido los pies de Victoria Nuland en el fuego con respecto a lo que realmente estaba sucediendo en los laboratorios biológicos en Ucrania. Puede haber una respuesta inocua por ahí. Pero hasta que se proporcione, parece que Rusia hizo en Ucrania lo que Estados Unidos no pudo hacer en Irak: lanzó un ataque contra una nación que estaba en posesión de armas biológicas prohibidas.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo