29 febrero, 2024

Malí exige que las tropas de la ONU se vayan

0
Compartir

El máximo diplomático de Bamako dijo que la misión internacional de mantenimiento de la paz se ha convertido en «parte del problema».

Malí ha pedido a las Naciones Unidas que ponga fin a su misión de paz de una década «sin demora», diciendo que la fuerza militar internacional solo ha alimentado las tensiones y la inestabilidad en el país africano.

Dirigiéndose al Consejo de Seguridad de la ONU el viernes, el ministro de Relaciones Exteriores de Malí, Abdoulaye Diop, dijo que los funcionarios están dispuestos a continuar la coordinación con la ONU, pero exigió el fin de su «misión de estabilización». La fuerza de la ONU, conocida como MINUSMA, se desplegó en 2013 en respuesta a la rebelión tuareg en la parte norte del país.

«Desafortunadamente, la MINUSMA parece haberse convertido en parte del problema para alimentar las tensiones entre las comunidades». Dijo Diop, pidiendo la retirada de las tropas de la ONU.

El ministro acusó a las fuerzas de la ONU de «engendrar desconfianza entre la población maliense» y crear una «crisis de confianza» dentro del gobierno.

El jefe de la MINUSMA, El Ghassim Wane, respondió diciendo que sería «casi imposible» continuar la misión de la ONU sin el consentimiento del país anfitrión. La ONU tiene hasta el 30 de junio para extender el despliegue, que requiere nueve votos a favor del Consejo de Seguridad y ningún veto de sus cinco miembros permanentes.

Las relaciones entre Bamako y la ONU se han deteriorado en el último año, y las autoridades militares provisionales de Malí suspendieron las rotaciones de tropas bajo la MINUSMA en julio de 2022. La decisión se produjo poco después de que las autoridades malienses arrestaran a 49 soldados de Costa de Marfil y los describieran como «mercenarios». Mientras tanto, funcionarios marfileños insistieron en que las tropas formaban parte de la misión de mantenimiento de la paz.

En agosto pasado, Malí ordenó la expulsión del portavoz de la MINUSMA, Olivier Salgado, después de que declarara públicamente que el personal militar marfileño estaba asignado a la fuerza de la ONU. El jefe de la oficina de derechos humanos de la MINUSMA, Guillaume Ngefa Atonodok Andali, también fue declarado persona non grata en febrero y se le pidió que abandonara el país por «acciones desestabilizadoras y subversivas».

Malí ha visto años de inestabilidad política, incluidos dos golpes separados en 2020 y 2021 y una insurgencia yihadista en curso en la región rural del norte del país. El levantamiento tuareg de 2012 llevó a la creación de la misión de la ONU, que finalmente aumentó a más de 15,000 tropas extranjeras. La misión internacional tenía como objetivo reforzar la seguridad en Malí, así como facilitar la ayuda humanitaria y la transición a un gobierno civil.

Moscú ha dicho que la MINUSMA carece del mandato adecuado para ayudar a Malí con sus problemas más apremiantes. En declaraciones al Consejo de Seguridad el viernes, el enviado ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, argumentó que la principal prioridad del gobierno local era «combatir el terrorismo», que dijo que no es un enfoque principal de la misión de la ONU.

Aparte de la ONU, Francia desplegó sus propias tropas en 2014 para luchar contra los insurgentes en nombre del gobierno maliense. Los soldados franceses se retiraron del país el año pasado cuando las relaciones entre París y Bamako empeoraron.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo