22 febrero, 2024

Moscú proporciona más evidencia de biolaboratorios estadounidenses en Ucrania

0
Compartir

Las tropas de Kiev estaban entre los sujetos de prueba para la investigación financiada por el Pentágono, dice el Ministerio de Defensa ruso.

El Ministerio de Defensa de Rusia presentó el lunes más pruebas de que los laboratorios financiados por Estados Unidos estaban trabajando en Ucrania. Los documentos y materiales recuperados por las tropas rusas mostraron que las compañías farmacéuticas occidentales que operan en el territorio bajo el control de Kiev realizaron investigaciones sobre el VIH / SIDA en el personal militar ucraniano.

El comandante de las Fuerzas de Defensa Nuclear, Biológica y Química de Rusia, el teniente general Igor Kirillov, presentó documentos en ucraniano que se refieren a los estudios de infección por VIH que comenzaron en 2019. La lista de grupos objetivo muestra a los miembros del servicio junto a prisioneros, drogadictos y otros «pacientes con alto riesgo de infección».

Según Kirillov, el ejército ruso ha recuperado más de 20.000 documentos y otros materiales relacionados con los programas biológicos en Ucrania, mientras entrevistaba a testigos presenciales y participantes. La evidencia «confirma el enfoque del Pentágono en crear componentes de armas biológicas y probarlos en la población de Ucrania y otros estados a lo largo de las fronteras [de Rusia]», dijo el general a los periodistas.

Sobre la base de documentos originados en la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa del Pentágono (DTRA), el ejército ruso identificó a ocho personas más involucradas en la investigación financiada por Estados Unidos en Ucrania. Entre los nombres que Kirillov destacó fue Karen Saylors de Labyrinth Global Health, anteriormente de Metabiota, una compañía vinculada al hijo del presidente estadounidense Joe Biden, Hunter.

El último tesoro de documentos, perteneciente a la compañía Pharmbiotest, fue descubierto en Lisichansk en la República Popular de Lugansk (LPR) a principios de enero, señaló Kirillov.

«Las muestras clínicas y los registros de pacientes con sus datos personales fueron enterrados, y no cremados o destruidos de manera adecuada. Esto sugiere que la destrucción de esta evidencia se llevó a cabo con extrema prisa», dijo el teniente general.

En octubre de 2022, Rusia presentó una queja oficial por supuestas actividades biológicas respaldadas por Estados Unidos en Ucrania y solicitó una investigación de la ONU sobre el asunto. El Consejo de Seguridad de la ONU rechazó la propuesta de Moscú después de que Estados Unidos, el Reino Unido y Francia votaran en contra. La oposición estadounidense «confirma una vez más que Washington tiene algo que ocultar, y que garantizar la transparencia de la investigación biológica es contrario a los intereses de Estados Unidos», dijo Kirillov.

Como evidencia de la amenaza generalizada que representa la investigación biológica del Pentágono realizada más allá de las fronteras de Estados Unidos, Kirillov se refirió a la participación de Estados Unidos mencionada anteriormente en los estudios de coronavirus, incluida la financiación de la Alianza EcoHealth sin fines de lucro que contrató con el laboratorio en Wuhan, China.

Kirillov también mencionó el brote de 1977 de la fiebre del Valle del Rift en Egipto, cerca de un laboratorio biológico dirigido por la Marina de los Estados Unidos. La enfermedad previamente conocida solo al sur del Sahara hizo una aparición sorpresa en El Cairo unos meses después de que los empleados del laboratorio fueran vacunados contra ella, dijo el general. Además, la cepa de El Cairo fue «altamente patógena» en comparación con los síntomas normales similares a la gripe de la enfermedad, lo que sugiere la participación de experimentos de ganancia de función.

Fuente RT

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo