29 febrero, 2024

Seis riesgos para la salud de usar su teléfono en el inodoro

0
Compartir

Teléfonos móviles en el inodoro: esto no solo es antihigiénico. Según los médicos, este hábito moderno conlleva muchos otros peligros además de la infestación bacteriana.

La mayoría de ellos leen mensajes en el baño (44 por ciento), revisan sus correos electrónicos u otros mensajes del trabajo (33.3 por ciento) o planifican su día (14.8 por ciento).

Lo que a primera vista parece ahorrar tiempo, sin embargo, pone en peligro nuestra salud, advierten los médicos. Según ellos, el uso de teléfonos móviles en el inodoro no solo es antihigiénico, sino que también plantea riesgos para la salud de los intestinos, el sistema cardiovascular, los ojos y la columna vertebral. A continuación se enumeran seis riesgos.

1. Infestación bacteriana y viral

Los inodoros son un caldo de cultivo para varias bacterias y virus causantes de enfermedades como estreptococos, Escherichia coli (E. coli), salmonella, moho y norovirus. Si usa su teléfono mientras va al baño o tira de la cadena del inodoro, estas bacterias y virus se adhieren a la superficie del teléfono.

Mientras nos lavamos las manos antes de salir del baño, el teléfono que tenemos en nuestras manos limpias puede continuar contaminado con patógenos que pueden causar diarrea, asma y otras enfermedades.

Un estudio estonio de 2017 analizó 27 teléfonos móviles de estudiantes de entre 16 y 18 años. Todos estaban muy infestados de bacterias potencialmente patógenas. Los investigadores encontraron más de 17,000 copias de genes bacterianos en cada teléfono. No hubo diferencias entre los sexos o los tipos de teléfonos celulares. El estudio fue publicado en la revista GERMS.

Además, los científicos de la Universidad de Arizona descubrieron que hay diez veces más bacterias en los teléfonos móviles que en la mayoría de los asientos de inodoro.

Investigadores de la Escuela de Salud y Medicina Tropical de Londres y Queen Mary de la Universidad de Londres examinaron 390 muestras de doce ciudades del Reino Unido. Estos fueron tomados tanto de teléfonos móviles como de manos.

Encontró que el 92 por ciento de los teléfonos celulares de los participantes y el 82 por ciento de las manos de los participantes contenían bacterias. Y esto a pesar del hecho de que el 95 por ciento declaró que se lava las manos con jabón con la mayor frecuencia posible.

También es preocupante que el 16 por ciento de los teléfonos celulares de los participantes y el 16 por ciento de las manos de las manos estuvieran contaminados con E. coli. E. coli es una bacteria que proviene de heces infectadas y puede causar molestias gastrointestinales, así como casos graves y potencialmente fatales de intoxicación alimentaria.

Además, los teléfonos móviles pueden calentarse hasta 43 grados centígrados al hacer llamadas, jugar juegos o navegar. Esto favorece la infestación bacteriana, dijo Huang Xuan, especialista en medicina torácica y de cuidados intensivos en el Hospital Taichung Tzu Chi en Taiwán.

Para eliminar bacterias y virus, los teléfonos móviles deben desinfectarse regularmente y las manos deben lavarse bien después de cada visita al baño. Sin embargo, para no estar expuesto a los patógenos mencionados anteriormente, es mejor no llevar el teléfono móvil al baño en primer lugar.

2. Mareos, hinchazón y náuseas

Si te sientas en el inodoro y usas tu teléfono móvil, puedes, sin darte cuenta, extender el tiempo que pasas en el inodoro. Sentarse durante mucho tiempo hace que la sangre fluya hacia abajo en el cuerpo y el cerebro puede no ser suministrado adecuadamente con sangre. Si se levanta repentinamente, pueden causar mareos y náuseas.

En Chongqing, China, por ejemplo, un hombre de 24 años se desplomó después de ponerse en cuclillas en el inodoro durante 30 minutos mientras jugaba en su teléfono.

El médico de emergencias local dijo que la larga posición en cuclillas en el inodoro probablemente había obstaculizado la circulación sanguínea normal. Además, el hombre estuvo durante mucho tiempo en un baño estrecho, cerrado y sin ventilación. Todo esto aumentó el riesgo de desmayos.

3. Estreñimiento y hemorroides

Estar sentado durante mucho tiempo en el inodoro, así como el estreñimiento crónico y la tensión durante las deposiciones, pueden afectar el flujo sanguíneo. Los vasos sanguíneos en el recto se dilatan y se hinchan, lo que puede provocar hemorroides.

Por lo tanto, debe limitar el tiempo que pasa en el baño a menos de diez a quince minutos. El Dr. Gregory Thorkelson, psiquiatra del departamento de gastroenterología, hepatología y nutrición de la Universidad de Pittsburgh, le dijo a Men’s Health en 2016. 

Normalmente, los músculos intestinales transportan las heces con movimientos ondulatorios al recto y, por lo tanto, desencadenan la necesidad de defecar. En la jerga médica, este proceso se llama peristalsis. Si la evacuación intestinal no puede ocurrir en este momento, hay un movimiento de onda inversa de los músculos intestinales, lo que causa una acumulación en el colon. Esto puede provocar estreñimiento y dificultar la defecación posterior. 

Si la necesidad de ir al baño ha disminuido, Thorkelson recomienda dejar el inodoro en lugar de sentarse y esperar.

4. Mala fluidez al corazón y al cerebro

Un artículo de la Clínica Qixin de Taiwán afirma que durante las deposiciones, la pared abdominal y el diafragma se contraen fuertemente. Esto aumenta la presión en el abdomen.

El aumento de la presión en el abdomen aumenta la presión arterial en las arterias y el consumo de oxígeno del corazón. Esto puede conducir a un estrechamiento de los vasos sanguíneos del corazón (angina de pecho), aumentar el riesgo de un ataque cardíaco y causar arritmias cardíacas. En casos severos, se producen hemorragias cerebrales y muerte súbita.

A medida que la circulación empeora en las personas de mediana edad y mayores, algunas personas experimentan accidentes cerebrovasculares temporales, náuseas y trastornos de la circulación cerebral cuando se ponen de pie después de sentarse en el inodoro durante largos períodos de tiempo, escribió la clínica. Cualquier persona que tenga estos síntomas debe consultar a un médico, ya que pueden ser un precursor de un derrame cerebral.

5. Hernia discal en el cuello o región lumbar

La cabeza de una persona pesa hasta cinco kilogramos, según la organización EUROSPINE. Además, mirar hacia abajo a los dispositivos electrónicos como los teléfonos móviles tensa el cuello. Eso conduce a dolor de hombro y cuello, rigidez y dolores de cabeza que pueden empeorar con el tiempo, según la organización, que se dedica a investigar, prevenir y tratar los trastornos de la columna vertebral.

Según Qixin Clinik de Taiwán, las personas a menudo inconscientemente inclinan sus cuerpos hacia adelante cuando están sentadas en el inodoro. Como resultado, la columna lumbar no está suficientemente apoyada; La curvatura natural cambia. Si aumenta la presión sobre los discos intervertebrales, aumenta el riesgo de hernia de disco en la región lumbar.

Además, con el uso prolongado del teléfono móvil en el inodoro, la curvatura anterior natural de la columna cervical cambia. Con el tiempo, esto puede conducir a quejas como una hernia de disco de la columna cervical.

6. Ojos secos

Mirar fijamente las pantallas cuando permanece en el inodoro durante mucho tiempo también puede provocar sequedad en las superficies de los ojos. Según un estudio de 2021 publicado en la revista Clinical Ophthalmology, la duración intensa de la pantalla hace que la frecuencia y la integridad del parpadeo disminuyan. Esto causa sequedad en los ojos.

Los síntomas típicos incluyen ardor, sensibilidad a la luz, visión borrosa, picazón, enrojecimiento de la conjuntiva. Esto puede conducir a problemas de visión más graves y afectar la calidad de vida.

Para no desarrollar todas las quejas mencionadas anteriormente, podría valer la pena prohibir todas las pantallas del lugar tranquilo.

Fuente EpochTimes

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo