Shell reduce sus objetivos de emisiones y dice que reducir la producción de petróleo y gas «no es saludable»

0
Compartir

El informe de la compañía menciona que su objetivo de «intensidad neta de carbono» para 2035 ha sido «retirado» debido a la «incertidumbre en el ritmo de cambio en la transición energética».

Shell, un importante proveedor de petróleo y gas en Canadá cuyo gobierno federal ha pedido abiertamente el fin de los combustibles fósiles, anunció que no cumplirá con sus objetivos de emisiones previstos para 2035.

Wael Sawan, director ejecutivo canadiense de la compañía anglo-holandesa, señaló en la última actualización de la «estrategia de transición energética» de Shell que «creemos que el mundo seguirá necesitando petróleo y gas durante muchos años».

La compañía se había fijado el objetivo de reducir su llamada «intensidad neta de carbono» al 20% para 2030, pero revisó el objetivo al 15%.

Shell dijo que «recortar la producción de petróleo y gas», el objetivo del gobierno canadiense, «no es saludable» para el sistema energético mundial.

El informe de Shell menciona que su objetivo para 2035 ha sido «retirado» debido a la «incertidumbre en el ritmo del cambio en la transición energética».

La compañía todavía dice que tiene un objetivo de cero emisiones netas para 2050, pero esto no está escrito en piedra porque «si la sociedad no es cero neta en 2050», entonces habría un «riesgo significativo de que Shell no cumpla con este objetivo».

Shell planea aumentar su producción de GNL en un 30%. «La inversión en petróleo y gas será necesaria porque se espera que la demanda de petróleo y gas caiga a un ritmo más lento que la tasa de disminución natural de los campos de petróleo y gas del mundo, que es del 4-5% al año», dijo la compañía.

Otros grandes productores de petróleo y gas, como ExxonMobil, BP y la empresa canadiense Suncor, han reducido sus propios planes de reducción de emisiones.

Frente a las realidades de un mercado impulsado por el consumidor y sin interferencia del gobierno, como reembolsos o mandatos, los estudios muestran que las personas prefieren los automóviles a gasolina a los vehículos eléctricos, que están siendo promocionados por los gobiernos como los salvadores para resolver lo que afirman que es una crisis de «cambio climático».

A pesar de ello, el ministro canadiense de Medio Ambiente, Steven Guilbeault, anunció en diciembre de 2023 el «Estándar de Disponibilidad de Vehículos Eléctricos». El plan es exigir que todos los automóviles y camiones nuevos para 2035 sean eléctricos, lo que en efecto prohibiría la venta de vehículos nuevos que solo funcionen con gasolina o diésel después de ese año.

El gobierno de Trudeau está tratando de imponer regulaciones de cero emisiones netas en todas las provincias canadienses, especialmente en la generación de electricidad, a partir de 2035. Alberta se opone rotundamente.

El gas natural y el carbón son abundantes en Canadá, especialmente en Alberta, una provincia en la que Shell tiene una presencia importante. En el nuevo año, una ola de frío extremo hizo que las temperaturas se desplomaran a casi -50 grados Celsius (-58 grados Fahrenheit) en gran parte del oeste de Canadá. Hacía tanto frío que la red eléctrica de la provincia de Alberta estuvo a punto de colapsar debido a un fallo de la energía eólica y solar.

La primera ministra de Alberta, Danielle Smith, ha sido una feroz opositora de la agenda de energía verde de Trudeau. A principios de este mes, dijo que su provincia continuará dependiendo de las fuentes de combustible basadas en el carbono para la generación de energía durante las próximas décadas después de introducir nuevas regulaciones radicales que restringen el desarrollo de la llamada generación de energía «renovable» a partir de turbinas eólicas y granjas solares, diciendo que este tipo de tecnologías no son la «bala de plata» que el gobierno federal afirma que son para la generación de energía.

El gobierno de Trudeau ha llegado a decir que no financiará nuevos proyectos de carreteras, todo en nombre del «cambio climático», como informó LifeSiteNews el mes pasado. Tanto Smith como el primer ministro de Ontario, Doug Ford, criticaron a Guilbeault después de que éste dijera que el gobierno federal ya no financiaría ningún proyecto de construcción de carreteras y, en cambio, canalizaría los ahorros a proyectos de «cambio climático» que promueven que las personas caminen en lugar de conducir.

Smith ha estado luchando contra el ministro durante los últimos meses por sus políticas extremas de cambio climático que buscan destruir el sector del petróleo y el gas de Alberta.

La reducción y eventual eliminación del uso de los llamados «combustibles fósiles» y una transición a una energía «verde» poco confiable ha sido impulsada por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), el grupo globalista detrás de la agenda socialista del «Gran Reinicio», una organización en la que están involucrados Trudeau y parte de su gabinete.

Canadá tiene las terceras reservas de petróleo y gas más grandes del mundo, la mayor parte de ellas en Alberta. Sin embargo, desde que asumió el cargo en 2015, Trudeau ha seguido impulsando su agenda ambiental radical similar a las agendas impulsadas por el «Gran Reinicio» del WEF y los «Objetivos de Desarrollo Sostenible» de las Naciones Unidas.

Fuente LifeSites

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo