«Siervo de la masonería»: Viganò reprende al obispo que aprobó el ritual pagano antes de la misa en la catedral

0
Compartir

El arzobispo dijo que una «ceremonia chamánica» «profana la Catedral de la Diócesis de Superior (WI) el mismo día en que se consagra el Santo Crisma».

El arzobispo Carlo Maria Viganò emitió una dura reprimenda a un obispo estadounidense que permitió que se realizara un ritual pagano dentro de su catedral a principios de este mes.

En un post publicado el viernes pasado, Viganò condenó la ceremonia como un «acto sacrílego». Se refirió al prelado que lo permitió como un «escuálido funcionario de la religión ecuménica».

«La ceremonia chamánica… constituye un acto sacrílego que profana la Catedral de la Diócesis de Superior (WI) el mismo día en que se consagra el Santo Crisma», declaró Su Excelencia.

«Esto hace responsable al obispo (James) Powers, presente en el rito, de un sacrilegio muy grave y del escándalo causado a los presentes. Este no es un Sucesor de los Apóstoles, sino un servidor de la Francmasonería».

Viganò es el ex Nuncio Apostólico en los Estados Unidos. Sus comentarios valientes y agudos sobre el Vaticano y los asuntos internacionales le han granjeado muchos admiradores en los últimos años, incluso no católicos. Recientemente abrió una casa de formación en Italia para los aspirantes al sacerdocio para que no sean «sometidos al chantaje de tener que aceptar los errores del Vaticano II o las desviaciones de Bergoglio para ejercer su ministerio».

En su publicación X, Viganò no se contuvo en sus críticas a Powers, quien fue elegido para dirigir la diócesis, ubicada en el noroeste de Michigan, por el papa Francisco en 2015.

«La forma en que celebra la Misa revela su total alienación de los Misterios Divinos», comentó Su Excelencia. «Lo que es ‘reconfortante’, por así decirlo, es ver que los participantes en las profanaciones de la secta bergogliano son casi todos de edad avanzada (especialmente los chamanes, que son verdaderamente patéticos). La generación del Vaticano II, estéril y senescente, se encamina hacia el ocaso».

Powers se desempeñó anteriormente como administrador diocesano bajo el obispo Peter Christensen, quien había estado supervisando la diócesis desde 2007 hasta que fue reasignado a Boise, Idaho. En 2020, Christensen prohibió a los sacerdotes ofrecer misa frente al tabernáculo. También prohibió las barandillas de la comunión.

En diciembre de 2023, Powers, de 70 años, emitió una declaración en apoyo total de Fiducia Supplicans, el documento del Vaticano que pide bendiciones para las parejas homosexuales. «La bendición es simplemente un estímulo para los involucrados para que puedan estar abiertos al amor de Dios y encontrar gozo en su llamado a la santidad», afirmó engañosamente.

Durante la ceremonia, cuatro mujeres vestidas con atuendos nativos americanos se pararon alrededor del altar y simultáneamente giraron hacia el norte, el este, el sur y el oeste mientras una persona en el púlpito imploraba ayuda del «creador» para que les otorgara «fuerza y coraje… para percibir la sacralidad de la vida, de la madre tierra y de toda la creación».

LifeSite se puso en contacto con la diócesis Superior para obtener claridad sobre el evento. LifeSite quería saber quiénes eran las mujeres, cuáles eran sus creencias religiosas y qué decían.

LifeSite también buscó una explicación de cómo el ritual no violaba el Código de Derecho Canónico de 1983, que sostiene que un altar «debe reservarse solo para el culto divino, con exclusión absoluta de cualquier uso profano». También enseña que «los lugares sagrados son violados por acciones gravemente injuriosas hechas en ellos con escándalo para los fieles».

El lunes, Dan Blank, director de servicios administrativos, informó a LifeSite que las oficinas diocesanas tuvieron un «día de nieve» debido al mal tiempo. Dijo que consultaría con aquellos que fueron copiados en el correo electrónico para «determinar una respuesta, si la hubiera». LifeSite incluyó al obispo Powers, al padre Adam Laski, quien se desempeña como administrador parroquial/vicario judicial adjunto, y varios otros empleados de la diócesis en el correo electrónico. LifeSite no ha recibido una respuesta de la diócesis al momento de la publicación de esta historia.

Cientos de católicos asistieron a la liturgia, oficialmente conocida como la Misa Crismal, donde los santos óleos son ungidos por el obispo para que los sacerdotes los usen para los sacramentos. La misa se celebró el 19 de marzo, fiesta de San José. La evidencia de video sugiere que la mayoría de los sacerdotes de la diócesis estuvieron presentes. También asistieron miembros de Caballeros de Colón y muchos jóvenes. No se sabe fácilmente si las mujeres que realizan el ritual lo llevan a cabo todos los años, si fueron invitadas este año solas, o si son un elemento habitual en otras iglesias de la diócesis.

El editor en jefe de Catholic Family News, Matt Gapers, expresó su indignación por la ceremonia en una publicación de X. «El obispo James Powers invitó a los presentes a ‘arrepentirse de sus pecados y disponerse’ para recibir la Bendición Apostólica, después de permitir un ritual no cristiano en el santuario», dijo.

El diácono Nick Donnelly, de Inglaterra, también comentó: «La herejía del bergoglianismo en seis palabras: se prohíbe la misa en latín; Se fomentan los rituales paganos».


Un sacerdote que reside en la diócesis y ofrece la misa en latín habló exclusivamente con LifeSite bajo condición de anonimato. Dijo que el ritual era «trágico» en el sentido de que era una «abominación desoladora» que efectivamente convierte a Powers en un «ministro de Satanás».

«Invocaban a deidades extranjeras con extraños emblemas, danzas y encantamientos para consagrar el altar a la Pachamama y a las fuerzas de las tinieblas. Es un acto de fornicación espiritual llevado a cabo por los representantes del Cuerpo Místico de Cristo, convirtiéndolo en un pecado grave», dijo el sacerdote.

«El obispo contaminó su alma y esta diócesis al obligar a sus sacerdotes, que permanecieron en silencio, a aprobarlo. Han vuelto a consagrar colectivamente esta diócesis a Satanás por un acto de apostasía de consentimiento unánime que ahora permite que los demonios entren y salgan a su antojo donde quieran, incluso en las iglesias. Han engañado a sus ovejas, presentando el mal como bien, y han profanado el altar y la Catedral misma, que ahora requiere un exorcismo».

El sacerdote señaló además que «los óleos que fueron ‘santificados’ en esta liturgia indigna fueron aprobados por todo un grupo de clérigos en estado de pecado mortal. Estos mismos aceites se usarán en todos los sacramentos durante el próximo año, contaminando a todos los que los reciban. Nunca nadie ha oído hablar de un pecado tan indescriptible como el que ocurrió, y debido a que el Vaticano ha estado alentando esto en todo el mundo, la gente piensa que es solo un gesto ecuménico de misericordia. La verdad es que no hay nada en la tierra tan despiadado como condenar al fuego eterno a todo tu cuerpo de clérigos y a todas tus ovejas. Esto los convierte en ministros de Satanás y, como él, asesinos de almas».

Fuente LifeSites

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo