Un ateo designado por el Vaticano dice que los objetivos de la ONU a favor del aborto deben formar la base del «bien común»

0
Compartir

Mariana Mazzucato, miembro de la Pontificia Academia para la Vida, sugirió un «marco» redefinido para el bien común, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y haciéndose eco de los sentimientos globalistas expresados por el Papa Francisco.

La controvertida miembro de la Pontificia Academia para la Vida, Mariana Mazzucato, dijo ayer a la academia que el «bien común» de la sociedad debe basarse en los Objetivos de Desarrollo Sostenible pro-aborto de las Naciones Unidas y que la enseñanza del cristianismo contribuyó al «cambio climático».

Las impactantes declaraciones de Mazzucato se produjeron durante su presentación el 12 de febrero en la asamblea anual de la Pontificia Academia para la Vida (PAV), de la que es miembro ordinario desde 2022. Al pronunciar una breve charla sobre el «bien común», Mazzucato presentó una visión del bien común como totalmente divorciada de cualquier principio de religión, o del fin sobrenatural del hombre, al tiempo que atacó la enseñanza del cristianismo en términos de un impacto percibido en el clima.

El «bien común» definido por los objetivos de desarrollo de la ONU

Consultada sobre cómo la sociedad debería ponerse de acuerdo sobre lo que es el bien común, para construir el nuevo «marco» que proponía Mazzucato, señaló los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU como base.

«Empecemos por los ODS», afirmó. El «principio de subsidiariedad es clave», añadió, antes de continuar. «La primera respuesta a la pregunta son los ODS, y deberíamos tomarlos tan en serio como la guerra», cuando se hace o se encuentra dinero, dijo.

Al emplear temas y palabras extraídos de la doctrina social católica, como el «bien común» y la «subsidiariedad», Mazzucato reorientó estos conceptos de una manera nueva, basada enteramente en una base irreligiosa y en los principios de moralidad establecidos por la ONU.

Los ODS de la ONU, que comprenden 17 objetivos y 169 metas, están vinculados con la Agenda 2030 y son fundamentalmente pro-anticoncepción y pro-aborto. El Objetivo #5.6 es el objetivo de «lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas», e incluye el siguiente objetivo: «Garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y a los derechos reproductivos», una fraseología comúnmente utilizada para referirse al aborto y la anticoncepción.

Tal apoyo a los ODS no es sorprendente. Mazzucato está a favor del aborto y, además, formó parte del Comité de Políticas de Desarrollo de la ONU de 2019 a 2021. Su alineamiento con estas entidades globalistas es parte de sus operaciones normales, siendo colaboradora habitual del Foro Económico Mundial (WEF).

Además, Mazzucato no es el único en el Vaticano que cita los ODS como base de una nueva estructura global. En los últimos años, el Papa Francisco ha promovido repetidamente los ODS, incluso ha pedido a las religiones del mundo que orienten su trabajo hacia la promoción de los ODS.

Francisco también ha lanzado su propia iniciativa con la ONU. y con las corporaciones globalistas para promover un nuevo «sistema económico» del capitalismo y asegurar el logro de los ODS. De hecho, sus discursos y escritos sobre economía se han basado en las propias obras de Mazzucato. 

Entre otros aspectos, las alianzas del Papa promueven «estilos de vida sostenibles», «igualdad de género» y «ciudadanía global», mientras que los propios ODS promueven «servicios de salud sexual y reproductiva». El nuevo «Consejo para el Capitalismo Inclusivo con el Vaticano» está fundamentalmente comprometido a promover «medidas ambientales, sociales y de gobernanza» para «alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas».

Esta profundización de los lazos con las corporaciones y los líderes globalistas da más credibilidad a las creencias de que el Papa Francisco está alineado con el llamado a un «Gran Reinicio». Se ha referido a un «bien común supranacional» y ha dicho que «es necesaria una autoridad especial legalmente constituida capaz de facilitar su implementación».

¿El cristianismo contribuye al cambio climático?

La última pregunta de la asamblea de la APV tras la intervención de Mazzucato fue una línea de preguntas tan sorprendente como sorprendente fue su respuesta. «¿Contribuyó el cristianismo al cambio climático al predicar nuestra superioridad sobre los animales?», se le preguntó.

Mazzucato respondió: «No creo que sea solo el cristianismo, creo que a nivel mundial simplemente nos equivocamos al poner ese bien común en el centro», dijo. 

La autodenominada atea citó un taller reciente en el que participó, junto con destacados políticos internacionales, en el que examinaron «cómo se vería si no solo la gente estuviera en la asamblea general de la ONU, sino también los ríos, los bosques, las plantas y los animales».

Después de haber señalado que «todas las crisis están interconectadas», Mazzucato volvió a hacer un llamado a un «marco diferente» internacional basado en su descripción del bien común como nacido de los ODS, que describió como esencial si la sociedad desea «hacerlo mejor».

Santo Tomás sobre el bien común

Mientras que los textos católicos modernos sobre el bien común han tendido a retratar el bien común como algo similar a una forma irreligiosa de justicia social, incluso como se presenta en el catecismo moderno, la tradición de la Iglesia presenta una enseñanza diferente. 

Escribiendo en De Regno, Santo Tomás de Aquino señala que el bien común de la sociedad no puede divorciarse de, o rechazar rotundamente, el aspecto sobrenatural de la vida:

Sin embargo, está claro que el fin de una multitud reunida es vivir virtuosamente. Porque los hombres forman un grupo con el propósito de vivir bien juntos, cosa que el hombre individual que vive solo no podría alcanzar. Ahora bien, la vida buena es una vida virtuosa; Por lo tanto, la vida virtuosa es el fin por el cual los hombres se reúnen… Sin embargo, a través de la vida virtuosa se ordena el hombre a un fin superior, que consiste en el goce de Dios, como hemos dicho anteriormente. Por consiguiente, puesto que la sociedad debe tener el mismo fin que el hombre individual, no es el fin último de una multitud reunida vivir virtuosamente, sino alcanzar la posesión de Dios a través de una vida virtuosa. 

Tanto en la conferencia de prensa vaticana como en su propio discurso para la APV, las palabras de Mazzucato parecieron hacerse eco de las del Papa Francisco, el Papa que, como dijo más de una vez ayer, le sirve de inspiración. A su vez, las palabras de Francisco siguen de cerca los sentimientos expresados por el globalista clave y fundador del FEM, Klaus Schwab, cuya propuesta anticatólica del «Gran Reinicio» se basa en un enfoque en una agenda financiera «verde», ya que menciona la «retirada de los subsidios a los combustibles fósiles» y un nuevo sistema financiero basado en «inversiones» que promuevan la «igualdad y la sostenibilidad», y la construcción de una infraestructura urbana «‘verde'».

Francisco ha señalado su intimidad con Schwab al enviar un discurso al Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) cinco veces en sus 10 años de pontificado, y permitiendo una mesa redonda anual en el Vaticano en la conferencia anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) con sede en Davos.

Fuente LifeSites

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo