Un equipo de rescate aumenta la esperanza de que haya supervivientes en una mina de Zambia donde más de 30 personas han estado enterradas durante días

0
Compartir

Investigadores japoneses dijeron que encontraron evidencia de daño cardiaco a largo plazo en personas que recibieron vacunas contra la COVID-19, incluso en pacientes asintomáticos. Los hallazgos contradicen las afirmaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de que la mayoría de las personas que desarrollan miocarditis después de las vacunas contra el COVID-19 experimentan síntomas pero «se sienten mejor rápidamente».

(Defensa de la Salud de los Niños) — Investigadores japoneses dijeron que encontraron evidencia de daño cardíaco a largo plazo en personas que recibieron vacunas contra el COVID-19, incluso en pacientes asintomáticos, a pesar de que se pensaba que la miocarditis inducida por la vacuna era rara, transitoria y se limitaba a sujetos que experimentaban síntomas cardíacos.

Independientemente de la edad o el sexo, los pacientes que recibieron su segunda vacuna hasta 180 días antes de la obtención de imágenes mostraron una absorción un 47 por ciento mayor en los tejidos cardíacos de fluorodesoxiglucosa (FDG) con flúor-18, un agente de imágenes, que los sujetos no vacunados.

La FDG es idéntica a la glucosa, un azúcar que es la principal fuente de energía del cuerpo, pero contiene flúor-18, una forma radiactiva de flúor que permite obtener imágenes de los órganos y tejidos donde se acumula la FDG.

Las células estresadas o dañadas, un sello distintivo de la miocarditis, absorben más glucosa que las células sanas.

Los investigadores dirigidos por Takehiro Nakahara, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Keio, utilizaron un diseño de estudio retrospectivo para comparar las exploraciones de tomografía por emisión de positrones/tomografía computarizada (PET/CT) entre pacientes que se sometieron a imágenes antes de que las vacunas contra la COVID-19 estuvieran disponibles (del 1 de noviembre de 2020 al 16 de febrero de 2021) con las exploraciones de otros sujetos después del lanzamiento de la vacuna (del 17 de febrero de 2021 al 31 de marzo de 2022). <>).

Los 1.003 sujetos -700 vacunados contra el SARS-CoV-2 y 303 no vacunados- se agruparon por edad (menores de 40, 41-60 años y mayores de 60), sexo y tiempo entre la vacunación y la PET/TC.

De los sujetos vacunados, el 78 por ciento recibió el producto BNT162b2 de Pfizer-BioNTech, mientras que el 21 por ciento recibió la vacuna de ARNm de Moderna. No se observaron diferencias en la absorción de FDG en los pacientes que tomaron ninguno de los dos productos.

Los sujetos que recibieron la inyección de AstraZeneca, o una de las otras vacunas menos comunes, fueron excluidos porque sus bajos números habrían introducido incertidumbre en el análisis.

Para capturar las señales de seguridad solo de los sujetos asintomáticos, los investigadores eligieron a los sujetos que fueron escaneados en busca de problemas no relacionados con el corazón. La mayoría de las exploraciones fueron para diagnósticos de cáncer.

También se observó una mayor captación de FDG en los tejidos fuera del corazón, incluidos el hígado, el bazo y todo el cuerpo, y particularmente en los ganglios linfáticos axiales (axilas). Estudios anteriores afirmaron que estos efectos desaparecen después de 2-3 semanas, pero Nakahara demostró que duran hasta seis meses.

Veinticinco sujetos se sometieron a más de una exploración durante uno o ambos períodos de estudio, y 16 se sometieron a una prueba PET/CT en los períodos previos y posteriores a la vacunación. Dentro de este pequeño subgrupo, los sujetos vacunados mostraron una captación significativamente mayor de FDG tanto en el corazón como en los ganglios linfáticos axiales.

Aunque la miocarditis persistió más de 120 días, su aparición no fue estadísticamente significativa más allá de ese momento.

La miocarditis se presenta en la población general a tasas de 6,1 y 4,4 por 100.000 hombres y mujeres, respectivamente. Los síntomas incluyen dolor en el pecho, dificultad para respirar y palpitaciones cardíacas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), «la mayoría de los pacientes con miocarditis o pericarditis después de la vacunación contra el COVID-19 respondieron bien a los medicamentos y al reposo y se sintieron mejor rápidamente».

El tratamiento para la miocarditis implica reposo, analgésicos, medicamentos antiinflamatorios y, en algunos casos, hospitalización.

Los autores señalaron tres limitaciones en el estudio

Nakahara y sus coautores enumeraron tres limitaciones de su análisis.

  • En primer lugar, dado que se trataba de un estudio retrospectivo de un solo hospital con una capacidad limitada para controlar el estado de salud y el metabolismo de un sujeto, su poder para predecir la miocarditis era limitado. Esto llevó a los autores del estudio a concluir: «Se necesitaría un estudio prospectivo para validar los hallazgos de este estudio, incluidas las comparaciones con los niveles de enzimas cardíacas, la función cardíaca y la vacunación sin ARNm».
  • En segundo lugar, dado que los resultados de la exploración procedían de registros históricos, los investigadores no pudieron preparar a los sujetos de forma adecuada para un estudio cardiaco de FDG. La FDG se acumula y se metaboliza de manera similar al azúcar de mesa, por lo que los sujetos que se someten a imágenes de FDG generalmente se someten a una dieta rápida o especializada antes de la prueba. Nakahara no podía controlar la preparación previa a la exploración.

En tercer lugar, las pruebas de FDG no se realizaron específicamente para evaluar la miocarditis.

En una crítica editorial que aparece en la misma edición de la misma revista, el Dr. David Bluemke, Ph.D., especialista en imágenes cardiovasculares de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, restó importancia a los hallazgos de los investigadores japoneses, señalando otras dos deficiencias que pueden haber sesgado los resultados al alza.

Bluemke describió los criterios de inclusión de los sujetos de Nakahara como una «muestra de conveniencia», hecha a medida para un resultado deseado. Argumentó que la mayor captación cardiaca de FDG podría ser normal para los pacientes con cáncer y no un resultado de la vacunación.

Pero su principal crítica se centró en las limitaciones de los escáneres cardíacos FDG. «Desafortunadamente, en la práctica clínica rutinaria, la PET/TC 18F FDG es un marcador terrible con el que evaluar la inflamación miocárdica… porque la glucosa es la fuente normal de energía para el miocardio [corazón]», escribió Bluemke. «La PET/CT de rutina no puede ayudar a identificar de manera confiable una mayor actividad debido a la inflamación en un fondo ya alto de miocardio normal».

«Casi nadie que se haya inyectado ahora mismo tiene un corazón normal»

Sin embargo, no todos los comentaristas se mostraron escépticos.

El Dr. Peter McCullough, cardiólogo y crítico de la vacunación contra la COVID-19, comentó sobre el estudio de Nakahara en una entrevista en línea con Zeee Media.

McCullough anotó las cifras récord de paros cardiacos en los jóvenes, incluidos los atletas. A pesar de los hallazgos normales de la autopsia en la mayoría de esos casos, «algo anda mal con el corazón», dijo.

McCullough le dijo a Zeee Media:

Este artículo de última hora de Nakahara y sus colegas completó muchas de las respuestas. La tomografía por emisión de positrones es una prueba que ordeno cuando busco un área enferma del corazón. Por lo general, la tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) dará positivo en una zona que no está recibiendo suficiente flujo sanguíneo o que está enferma.

McCullough explicó que el corazón humano requiere ácidos grasos libres como fuente de combustible. Las células del músculo cardíaco que cambian a preferir la glucosa señalan disfunción metabólica o enfermedad.

«Lo que Nakahara reportó fue que para casi todas las personas que se vacunaron contra la COVID-19, el corazón comenzó a preferir la glucosa a los ácidos grasos libres», dijo McCullough. Y FDG encendió sus corazones «como un árbol de Navidad. Pero las personas que no se vacunaron tuvieron tomografías por emisión de positrones normales. Nakahara tuvo pacientes hasta seis meses después de las inyecciones y los cambios [todavía] estaban ahí».

Cuando se le preguntó si el daño era permanente, McCullough dijo: «No lo sabemos. No sabemos las implicaciones, son de gran alcance, pero lo que puedo decirles hoy, parece que casi nadie que se haya vacunado en este momento tiene un corazón normal por tomografía de emisión positiva».

McCullough citó un estudio que encontró daño cardiaco nueve meses después de la vacunación, y otro trabajo que sugiere que el riesgo de daño cardiaco permanente era de alrededor del 2.5 por ciento por inyección, lo que significa que alguien que recibió dos inyecciones más un refuerzo puede tener un riesgo casi un 8 por ciento mayor de miocarditis persistente en comparación con las personas no vacunadas.

La experiencia clínica de McCullough está en línea con estos hallazgos. Informó que algunas pequeñas áreas de daño en el ventrículo izquierdo, la principal cámara de bombeo del corazón, se resuelven con el tiempo, generalmente después de más de un año de tratamiento, pero las afectaciones superiores al 15 por ciento no se resuelven.

«En general, cuando hay más del 15 por ciento del ventrículo izquierdo afectado a la miocarditis, el riesgo de paro cardiaco se dispara».

El subregistro de VAERS crea suposiciones falsas

Bluemeke basó su comentario en la suposición de que el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) de EE. UU. captura con precisión todas las lesiones relacionadas con las vacunas.

Escribió que para diciembre de 2021, VAERS «contenía 1626 casos reportados de miocarditis que ocurrieron dentro de los 7 días posteriores a la vacunación«, lo que se tradujo en una tasa de miocarditis de entre 7 y 11 casos por cada 100,000 dosis de vacunas de ARNm administradas.

Bluemke anotó que esta tasa se revisó posteriormente a entre 8 y 27 casos por cada 100,000 hombres, y un estudio de marzo de 2021 confirma esta reestimación.

Pero la capacidad del VAERS para registrar todos o incluso la mayoría de los efectos secundarios de las vacunas ha sido cuestionada. Un editorial de noviembre de 2023 en el British Medical Journal señaló que:

Se supone que VAERS es fácil de usar, receptivo y transparente. Sin embargo, las investigaciones de The BMJ han descubierto que no está cumpliendo con sus propios estándares. Los niveles de personal no solo no han podido seguir el ritmo del número sin precedentes de informes desde el lanzamiento de las vacunas contra el covid, sino que hay indicios de que el sistema está desbordado, no se está haciendo un seguimiento de los informes y se están perdiendo las señales.

Un estudio de finales de 2020 presentado en julio y presumiblemente escrito antes o al comienzo de la pandemia informó que la captura de anafilaxia por parte de VAERS, una reacción inmunitaria grave y potencialmente mortal, después de la administración de la vacuna estaba rutinariamente en el rango del 12 al 24 por ciento. En otras palabras, hasta 7 de cada 8 casos no se denuncian.

Un análisis de preimpresión de octubre de 2021 realizado por Spiro Pantazatos, Ph.D., neurocientífico que entonces trabajaba en la Universidad de Columbia, «sugiere que las muertes por VAERS se subestiman por un factor de 20, lo que es consistente con el sesgo conocido de subdeterminación de VAERS». Pantazatos concluyó que «los riesgos de las vacunas y los refuerzos contra la COVID superan los beneficios en niños, adultos jóvenes y adultos mayores con bajo riesgo ocupacional o exposición previa al coronavirus».

El estatus de Pantazatos como miembro de la facultad o del personal de Columbia no está claro, al igual que el estado de publicación de su artículo. Columbia todavía lo incluye en páginas web de neurociencia, pero un correo electrónico a su dirección columbia.edu rebotó. Más recientemente, Pantazatos se asoció con el Instituto Brownstone, que todavía enumera su principal afiliación como profesor asistente de Columbia.

Todavía el 12 de septiembre de 2023, los CDC informaron que las tasas de anafilaxia después de la vacunación contra el COVID-19 ocurrieron en solo 5 de 1 millón de dosis administradas, una tasa 50 veces menor que el número que Bluemeke citó en su editorial.

Según los últimos datos del VAERS, se notificaron 26,366 casos de miocarditis/pericarditis después de la vacunación contra el COVID-19 entre el 14 de diciembre de 2020 y el 27 de octubre de 2023. También hubo 5.385 informes de infarto de miocardio.

Este artículo fue publicado originalmente por The Defender — Children’s Health Defense’s News & Views Website bajo licencia Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0. Considere suscribirse a The Defender o donar a Children’s Health Defense.

Fuente LifeSites


Descubre más desde PREVENCIA

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo