Zajárova: «Kiev esconde el sangriento negocio de la trasplantología negra y lo alienta»

0
Compartir

Ucrania se convirtió en uno de los líderes mundiales de la trasplantología negra, Kiev oculta el sangriento negocio y lo favorece, declaró la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova.

«Hace tiempo que se sabe que Ucrania se ha convertido en uno de los líderes mundiales de la trasplantología negra. Los escándalos relacionados con la extracción ilegal de órganos de los cuerpos de personas fallecidas comenzaron a aparecer ya a finales de la década de 1990, lo que fue causado por el deterioro de la situación socioeconómica en el país», aseguró Zajárova en un artículo para el periódico Rossiyskaya Gazeta.

Desde principios de la década de 2000, continuó Zajárova, este problema comenzó a intensificarse. El golpe de Estado armado en Kiev en febrero de 2014 y el posterior conflicto en Donbás dieron un impulso adicional a este proceso.

«En 2014, la OSCE observó que se habían encontrado cadáveres con órganos internos extirpados en fosas comunes en zonas de hostilidades, muy probablemente víctimas de trasplantadores ilegales», expresó.

La portavoz de la Cancillería rusa precisó que la trasplantología negra se extendió aún más tras el inicio de la operación militar especial rusa en Ucrania, lo que se vio facilitado por la adopción por parte del régimen de Kiev de una legislación que facilita al máximo la actividad de los trasplantólogos en el país.

En concreto, el 16 de diciembre de 2021, la Rada Suprema aprobó la ley n.º 5831 Sobre la regulación de la cuestión del trasplante de material anatómico humano, de acuerdo con la cual ya no es necesario autenticar ante notario el consentimiento escrito de un donante vivo o de sus familiares para el trasplante. Tampoco se exigirá la autentificación de las firmas.

De hecho, se ha permitido extraer órganos también de niños.

Se ha simplificado considerablemente el procedimiento de extracción de órganos de personas fallecidas que no dieron su consentimiento en vida para donar sus órganos tras la muerte. El permiso para extraer materiales biológicos o anatómicos del cuerpo de una persona fallecida puede obtenerse de la persona responsable de enterrar a la persona fallecida.

Por ejemplo, del médico jefe de un hospital o del jefe de una unidad militar. El derecho a realizar trasplantes se concedió no solo a las clínicas públicas, sino también a las privadas.

El 14 de abril de 2022, la Rada Suprema aprobó la Ley n.º 5610 Sobre modificaciones del Código Fiscal, que eximía del IVA las operaciones de trasplante de órganos. Este «trato de nación más favorecida» es utilizado activamente por los delincuentes, el comercio de órganos se realiza no solo en la red oscura.

Zajárova puntualizó que, como escribieron los medios de comunicación, órganos de soldados muertos de las FFAA ucranianas aparecieron «en el surtido» de una de las mayores tiendas de la darknet: Corazones, hígados, riñones y otras partes del cuerpo se ofrecían a partir de 5.000 euros la pieza.

«Es imposible creerlo, pero según las palabras del vendedor, un corazón por 25.000 euros y riñones por 12.000 euros pueden ser entregados rápidamente bajo pedido. Se señala que la entrega se realiza ‘solo en los países de la UE en una caja médica en 48-60 horas’ o se puede dejar en un lugar previamente acordado con la condición del pago completo por adelantado», destacó.

«Si la entrega se hace en persona, se necesita un pago por adelantado del 35%, una copia del pasaporte, enlaces a redes sociales y una foto en un lugar determinado con objetos previamente acordados. Y esta no es una lista completa de los servicios de las cuentas.

Zajárova aseguró que hay indicios de que los implicados en el Ejército de Liberación de Kosovo, uno de cuyos líderes está siendo juzgado por tráfico de órganos de soldados serbios muertos, civiles y otros disidentes durante la guerra de Yugoslavia, pueden ser propietarios de la tienda o al menos cooperar con ella.

«El propio Ejército de Liberación de Kosovo sigue funcionando, pero con otro nombre, y puede estar presente en Ucrania como mercenarios», denunció.

Añadió que en junio de 2023 fue detenido en la frontera entre Ucrania y Eslovaquia un hombre que, como empleado de cierta organización benéfica, se dedicaba a traficar con niños ucranianos en el extranjero, incluso para trasplantes de órganos.

En sus palabras, la fianza que el tribunal fijó para el delincuente ascendía solo a un millón de grivnas (unos 25.000 euros), y tras pagarla, el acusado del grave delito quedó libre y se perdió su rastro. Zajárova subrayó que, al mismo tiempo, para el vicario del Monasterio de las Cuevas de Kiev, el metropolita Pável, se fijó como fianza la astronómica cantidad de 33 millones de grivnas (820.000 euros).

«Esto demuestra claramente que el Estado ucraniano esconde el sangriento negocio y lo alienta. También hay datos que indican la implicación del entorno de [presidente ucraniano] Volodímir Zelenski», afirmó.

La diplomática señaló que en Ucrania se comercia con órganos «no solo en negro online, sino también offline«.

«Hay pruebas de que en junio de 2023, representantes del Ministerio de Sanidad de uno de los países de la OTAN acordaron con la parte ucraniana la entrega de un vagón refrigerado con órganos humanos y partes del cuerpo que se utilizan con mayor frecuencia en la trasplantología. Se trata de córneas oculares, algunos huesos, tejidos conjuntivos, corazones e hígados», explicó Zajárova.

Añadió que «empresarios individuales» colaboraron con la parte ucraniana con ayuda de personas también del Ministerio de Sanidad de ese país y de la oficina del presidente.

«Si alguien grita ahora: esto no puede ser, le recuerdo: en Ucrania se ha legalizado la donación postmortem y la venta de órganos al extranjero. Lo extraño es que los miembros del equipo de Zelenski no estén interesados en hacer pública esta información, a pesar de que ellos mismos tomaron esta decisión», concluyó la portavoz.

Agregó que los expertos lo atribuyen al hecho de que los empresarios ucranianos en la mayoría de los casos no pueden explicar el origen exacto del biomaterial que se prevé entregar.

«Creen que gran parte procede de trasplantólogos que extraen ilegalmente órganos de los cadáveres de combatientes muertos, cuyos restos no reclamados se queman después sin más. Estas conclusiones se ven confirmadas por la elevada tasa de mortalidad y el importante número de militares ucranianos desaparecidos, así como por la falta de especialistas y reactivos para examinar los cuerpos de los fallecidos en el territorio bajo control del régimen de Kiev», apuntó.

Zajárova concluyó que esto permite a los criminales esconder sus huellas y trasladar órganos y partes del cuerpo utilizados en trasplantología a las regiones occidentales de Ucrania, donde ya se están preparando para su envío al extranjero.

El pasado 31 de julio, el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolái Pátrushev, señaló que Kiev estaba utilizando a sus militares heridos como biomaterial, extrayéndoles en secreto sus órganos para trasplantes. Resaltó que no es casualidad que en 2022 Zelenski firmara una ley relacionada que prevé el trasplante de órganos humanos sin consentimiento del donante.

Fuente Sputnik

Deja un comentario

Descubre más desde PREVENCIA

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo